La Odisea (Antonio de Gironella)/Canto Vigésimo

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La Odisea (1851) de Homero
traducción de Antonio de Gironella




CANTO VIGÉSIMO.





PREPARATIVOS.



 En los pórticos vastos del palacio
Ulises se recoge y sobre el suelo
Tienda la piel de un toro ensangrentada;
Otras encima de ella va poniendo

Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/401 Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/402 Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/403 Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/404 Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/405 Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/406 Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/407 Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/408 Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/409 Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/410 Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/411 Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/412 Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/413 Página:La Odisea (Antonio de Gironella).pdf/414

Se miran los rivales uno á otro
Y de nuevo a Telémaco aguijonan
Haciendo de sus huéspedes mil burlas;
«Telémaco, dice uno, no hay un hombre
En huéspedes cual tú tan mal hallado:
¿Quién es ese mendigo? un perdulario
Que beber y comer sabe tan solo;
Ser sin provecho alguno para el mundo.
¿Y el otro que nos lanza sus agüeros...?
Si mi consejo sigues, y por cierto
Lo mejor ha de ser, en una nave
Podrás saber en oro lo que valen.»
 Telémaco desdeña contestarle;
Mas silencioso siempre, fijo el ojo
Tiene en su padre, y el instante aguarda
En que podrán, tremendos, arrojarse
Sobre esos imprudentes detractores
Que con tan loca audacia les ultrajan.
 Sin embargo Penélope, sentada
En un rico sillon, junto á la puerta,
Estos discursos fieros ha escuchado.
 Entre tanto los viles van siguiendo
En sus risas y fútiles sarcasmos;
Mas, la Diosa y el héroe, de consuno,
Vengando tantos crímenes y audacias
Mas furibunda fiesta les preparan.