La Oración

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El Tesoro de la Juventud (1911)
El libro de la Poesía, Tomo 18
La Oración
 de Domingo Ramón Hernández

Nota: se ha conservado la ortografía original.


Domingo Ramón Hernández dirige a los niños estas sencillas estancias, incitándolos a rezar.


LA ORACIÓN

N

IÑOS, rezad: la oración

Tocan en el campanario,
Y envuelto en negro crespón,
Llega el ángel funerario
A enlutar la creación.

Las aves duermen, los vientos callan,
Su cáliz cierra la humilde flor;
Suba a los cielos vuestra plegaria,
Santo perfume del corazón.

                     II
Pronto, pronto dormiréis.
Pues la noche apareció;
Mas preciso es que recéis,
Y a la Virgen invoquéis,
Que el Arcángel saluda

Las aves duermen, los vientos callan,
Su cáliz cierra la humilde flor;
Suba a los cielos vuestra plegaria,
Santo perfume del corazón.

                        III
La humanidad se lamenta...
Rezad por el pecador;
Que en la mundana tormenta.
No hay corazón que no sienta
Las espinas del dolor.

Las aves duermen, los vientos callan.
Su cáliz cierra la humilde flor;
Suba a los cielos vuestra plegaria,
Santo perfume del corazón.

                        IV
Así cuando estéis dormidos.
En nacarada ilusión
Conversaréis sonreídos
Con los ángeles queridos
Que repiten la oración.

Las aves duermen, los vientos callan.
Su cáliz cierra la humilde flor;
Suba a los cielos vuestra plegaria,
Santo perfume del corazón.