La Sagrada Biblia (XVI)/Diccionario/A

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sumario:  A · B · C · D · E · F · G · H · I · J · K · L · M · N · O · P · Q · R · S · T · U · V · W · X · Y · Z

A

Aaron, biznieto de Leví, fue asociado por Dios á su hermano Moysés, Ex. iv. 14. 16. 30. vi. 20. vii. 1. Mich. vi. 4. Es consagrado con sus hijos para el ministerio sacerdotal, Lev. viii. Num. iii. 10. Deut. xviii. 5. Hebr. v. 4. Ornamentos sacerdotales de Aaron y de sus hijos, Ex. xxviii. 1. xl. 12. Castigo terrible de los que no quisieron reconocer su autoridad, Num, xvi. 3. 11. 30. xvii. 1. 8. Aaron bendice al pueblo, Lev. ix. 22. Le pertenecen las ofrendas y primicias, Num. xlv. 8. 26. Elogio de Aaron, Eccli. xiv. 7.

Ab ó Abba, dos voces, hebrea aquella y esta syriaca, que significan Padre. No podian usar de ellas los hijos de la esclava, y á esto aludiría S. Pablo, Rom. viii. 15.

Abdemelech, defiende á Jeremías, Jer. xxxviii. 7; y por premio le libra Dios de la espada de los châldeos, xxxix. 16.

Abdenago, llamado tambien Azarzias, es echado en un horno ardiendo, Dan, i. 7. iii'. 21.

Abdías, esconde y alimenta á los Profetas del Señor, iii Reg, xviii. 4. 13.

Abel, hijo segundo de nuestros primeros padres, es muerto por su hermano Cain, Gen, iv. 8: por su fé fue declarado justo, Hebr. xi. 4: manifestóle Dios visiblemente cuán agradable le era su ofrenda, íbid. nota. Por qué causa le mató Cain, i Joann. iii. 12: su sangre pide venganza, Hebr. xi. 4. xii. 24. A los judíos se pedirá cuenta de la sangre inocente derramada sobre la tierra desde el justo Abel, Matth, xxiii. 35. Luc. xi. 51.

Abias ó Abia, hijo de Roboam, rey de Judá, iii Reg. xiv. 31. xv. 1. 8. ii Par. xiii. 1.

Abiathar, Sumo sacerdote, escapa de las manos de Saul, i Reg, xxii. 20: se acoge á David en Ceylan, xxiii. 6: se coliga con Adonias, iii Reg. i. 7: es removido del sacerdocio, i Reg, ii. 31. iii Reg, ii. 27.

Abigail, prudente esposa del inhumano Nabal, i Reg. xxv. 3: se casa con David, xxv. 42.

Abimelech, rey de Gerara, Gen, zm. 2. xxi. 23. xavi. 3|.

Abimelech, hijo de Gedeon, mata á 70 hermanos suyos, Judic.' ix. 5. 53. ii Reg, xi. 21.

Abiron, se rebela contra Moysés: su castigo, Num. xvi, xxvi. 10. Deut. xi. 6. Ps. cv. 17. Eccli. xlv. 22.

Abisag, sunamítis, es llevada por esposa al rey David, iii Reg. i. 3. Adonías la desea por muger despues de muerto David, ii. 17.

Abiu Y Nadab, hijos de Aaron: su castigo, Lev. x. 2. xvi. Num, iii. 4. xxvi. 61.

Abiud, hijo de Zorobabel, Matth. i. 13: es llamado Hananías, i Par. iii. 19.

Abnegacion de sí mismo, Matth, xvi. 24. Luc. ix. y de todas las cosas, Gen, xii. 4. xxii, 1. 9. Deut. xxxiii'. 9. iii Reg. xix. 20. ii Mach. vi. 19. 23. Matth. xix. 21. 27. Marc. i. 18. x. 28. Luc. v. 11. xiv. 26. xviii. 22. Philip. iii. 8.

Abominacion: en la Escritura se da muchas veces este nombre á la idolatría, ó á los ìdolos, por ser su culto una cosa en sì tan abominable, y que iba casi siempre acompañado de acciones ó excesos detestables. Los egypcios tenian por cosa abominable el sacrificio de corderos, bueyes y otros animales; porque venerándolos como dioses, creian que era un crimen el sacrificarlos. Parece que la abominacion de la desolacion, de que se habla en Daniel. ix. últ., alude al idolo de Júpiter que Antiochô hizo colocar en el Templo de Jerusalem. En los Evangelios puede aludir á las banderas del ejército roma; o de Tito, ó á las figuras de sus ídolos, colocadas dentro de Jerusalem.

Abominacion de la desolacion: Matth. xxiv. 15.

Abner, capitan de las tropas de Saul, ii Reg. ii. 8. iii. 12: es muerto por Joab, ii Reg, iii. 27.

Abra, criada de Judith, Judith viii. 32. xvi. 28.

Abram, (llamado despues Abraham) hijo de Thare, Gen. xi. 29: por órden de Dios sale de su pais, xii. 4: pasa á Egypto,xii. 10: vuelve á Canaan, xiii: liberta á Lot su hermano, xiv. 14: recibe la promesa del Mesías, xv. 4. xvii. 16. xviii 10: toma por esposa secundaria á Agar, xvi. 3: otra vez le promete Dios el Mesías; y le muda el nombre en Abraham, instituyendo la circuncision, xvii. 5: ruega por los sodomitas, xviii. 23: nace Isaac, xxi. 2: le ofrece á Dios en sacrificio, xxii. 9: muere, xxv. 8: su elogio, Eccli. xliv. 20. Es llamado padre, Matth. iii. 9. Joann, viii. 39. Rom. iv, 1. de los que creen, ii. 17, ó padre de las naciones Gen. xvii. 5. Hebr. xi. 17. De él descienden los judíos, Joann. viii. 33. 39. Act. vii. 2. Apareciósele Dios en la Mesopotamia, 2: su fé, Rom. iv. Hebr. xi. 8: por ella ofreció á lsaac, l7: recibió la justificacion de pura gracia. Rom. iv. 3. Con él estarán á la mesa muchos gentiles en el reino de los cielos, Matth. viii, 11: quiénes son sus verdaderos hijos, Rom. ix. 7. Galat. iii. 7.

Absalom, hijo de David, ii Reg. iii. 3: mata á su hermano, xiii. 37: conspira contra su padre, xv. 6: es muerto por Joab, xviii.' 14.

Abstinencia de ciertos manjares, Gen. i. 29. ii. 17. iii. 11. ix. 4. Ex. xii. 9. xiii. 6. xxi. 28. etc. Lev. vi. 24. vii. 18. xi. 4. etc. Num. vi. 4. xviii. 10. Deut. xii. 16. xiv. 3. Tob. i. 12. Judith xii, 2. Dan. i. 8, ii Mach. vii. 1. Matth, xii. 4. Marc. ii. 23. Luc. vi. 1. Act. xv. 29. S. Pablo da sobre ella reglas sapientísimas, i Cor. viii. 7. 10. Rom. xiv. 20: quiere que nos abstengamos de todo lo que tiene apariencias de mal, i Thessal. v. 21, y de ciertas comidas y bebidas lícitas, para evitar el escándalo del prójimo, Rom, xiv. 20 i Cor. viii. 13. Los gentiles convertidos debian abstenerse de manjares inmolados á los ídolos, de sangre y de animal sofocado, Act. xv. 29.

Acción de gracias. Véase Gracias.

Aceite. Oleum. Véase Uncion.

Acepcion de personas: jamás la hace Dios, Lev. xix. 15. Deut. i. 17, x. 17. xvii. 10. i Reg. xvi. 7. ii Par. xix. 7. Sap. vi. 8 Job xxxiv. 19. Prov. xviii. 5. xxiv. 23. xxviii. 21. Eccli. xxxv. 19. Is. xi. 3. Malach. ii. 9: Jesu-Christo no miraba la calidad de las personas, Matth. xxii. 16. Marc. xii. 14. Luc. xx. 21. Act. x. 34. Rom. ii. 11. Galat, ii. 6. Ephes. vi. 9. Colos. iii. 25. i Pet. i. 17: no puede conciliarse con la fé en Jesu-Christo, Jac. ii. 1: quien la hace, peca, Jac. ii. 9.

Achab, impío rey de Israel, iii Reg. xvi. 29. 30. xxi. iv Reg. ix. 7. x. 11.

Achaz, impío rey de Judá, iv Reg. xvi. ii Par. xxviii. Is. vii: es llamado también Eliezer, Luc. iii. 29.

Achîas, hijo de Achîtob, sacerdote, i Reg. xiv. 18: es llamado Achîmelec, xxi. 1.

Achîmelec. Sacerdote, da á David los panes de la proposición, i Reg. xxi. 6. xxii: es llamado Abiathar, Marc. ii. 26; y Achîas, i Reg. xiv 3. Véase Nombre.

Achîor. Judith v. vi. xiii. 29. xiv. 6.

Achîtophel, consejero de David, ii Reg. xv. 12, xvi. 21. xvii.

Adam, es criado por Dios, Gen. i. 27: le prohibe el Señor comer del árbol de la ciencia, ii. 15: á persuasiones de Eva quebranta el precepto, y es echado del Paraíso, iii. 6. 23. Os. vi. 7: muere, Gen. v. 5. Rom. v. 14. i Cor. xv. 22: en él pecamos todos, Rom. v. 12: por él entró el pecado en este mundo, y por el pecado la muerte, ibid, en él mueren todos, i Cor. xv. 22.

Adivinos. En general significa esta voz aquellas personas en las cuales se supone el don, el talento ó el arte de descubrir las cosas ocultas; y como el conocimiento de las cosas, por mas ocultas que sean, es propio de la divinidad, de aquí el nombre de Adivino. Antiguamente se hacian, ó mejor diremos, se fingian las adivinaciones, primero invocando á los muertos: segundo, mezclando muchas saetas ó varitas con cierta señal en cada una. y sacándolas después por suerte de un saco ó cántaro: tercero, examinando las entrañas de los animales, y hasta de hombres que se mataban a dicho fin; el canto de las aves, las líneas de las manos etc, etc.: cuarto, por la interpretacion de los sueños. En fin, son infinitos los medios absurdos que se han empleado para averiguar los sucesos futuros. Los astros, ciertas bebidas y yerbas, palabras extrañas pronunciadas con cierto entusiasmo, ó por lo que ahora llamamos ventrílocuos, los cuales, ayudados de cierta disposición natural acompañada del arte, hacen oír su voz como si viniese de otra persona ó lugar; han sido medios de que se han valido comunmente los impostores La curiosidad, el interés y las pasiones inquietas son el origen de la mayor parte de los errores de los hombres.

Adivinos. Dan. ii. 2. 27. iv. 6. v. 7. 11. Act. viii. 9. xiii. 6. xvi. 16. xix. 19. Galat. v. 20. Apoc, xviii. 23. xxi. 8 Véase Encantadores. Alguna vez el nombre de adivino es lo mismo que sabio ó mago, Is. iii. 2. Moysés prometió á los israelitas que les enviaría Profetas verdaderos, y les previno que no se fiasen de los adivinos. Habla contra ellos, Lev. xx. 6. Deut. xiii.

Adonai, lo mismo que Señor: uno de los nombres con que los hebreos llaman á Dios, y entónces equivale á Supremo ó Soberano dueño. Véase Jehovah. Viene de la raiz Don; voz que en casi todas las lenguas denota elevacion, magnitud, propia ó figuradamente. Adonai significa en rigor, Señor mio; y alguna vez se aplica á los hombres.

Adopcion: la de hijos de Dios la recibimos del mismo Dios, Rom. viii. 15. 23. ix. 4. Galat. iv. 4. 5. Ephes. i. 5.

Adoradores: los verdaderos adoran á Dios en espíritu y en verdad. Joann. iv. 23.

Adorar. En su significacion literal quiere decir llevar su mano á la boca (ad os), ó besar su mano: accion con que desde muy antiguo se ha solido expresar la veneracion ácia alguna cosa ó persona: uso que es todavía comun, especialmente en Oriente. Así adorar es lo mismo que venerar, saludar, etc., y todas estas señales exteriores de respeto varían segun el uso é intencion de los que las hacen. Por eso distinguimos tres especies de adoracion cristiana, segun el culto ó veneracion que, damos á Dios, á María santísima, y á los santos. Abraham adoró á los habitantes de Geth; Judith á Holoférnes; Achîor á Judith, etc., esto es, hicieron profunda reverencia, etc.

Adorar en espíritu y verdad, no es adorar sin ritos ó acciones exteriores, sino tener en la mente el sentido de ellas, y en el corazon los afectos que ellas deben inspirar.

Adorno: el de las mugeres no ha de ser por defuera con rizos del cabello, ni con diges de oro, ni con gala de vestidos; sino con el atavío interior de un espíritu de dulzura y de paz, i Petr. iii. 3. 4.

Adulterio, está prohibido, Matth. v. 27. Joann, viii. 3. i Cor. vi. 9. Hebr. xiii. 4. Jac. iv. 4. El que despidiendo á su muger casa con otra, comete adulterio. y tambien el Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/29 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/30 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/31 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/32 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/33 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/34 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/35 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/36 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/37 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/38 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/39 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/40 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/41 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/42 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/43 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/44 Página:La Sagrada Biblia (XVI).djvu/45

Sumario:  A · B · C · D · E · F · G · H · I · J · K · L · M · N · O · P · Q · R · S · T · U · V · W · X · Y · Z