La Vuelta de Martín Fierro: 17

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



- 791 -
Le cobré un miedo terrible
después que lo vi dijunto.
Llamé al Alcalde, y al punto,  
acompañado se vino 
de tres o cuatro vecinos
a arreglar aquel asunto.  

- 792 -
«Ánima bendita, -dijo
un viejo medio ladiao-,  
que Dios lo haiga perdonao
es todo cuanto deseo.
Le conocí un pastoreo
de terneritos robaos.»  

- 793 -
«Ansina es, -dijo el Alcalde-,  
con eso empezó a poblar.
Yo nunca podré olvidar
las travesuras que hizo;
hasta que al fin fue preciso
que le privasen carniar.»  

- 794 -
«De mozo fue muy ginete 
no lo bajaba un bagüal.
Pa ensillar un animal
sin necesitar de otro,
se encerraba en el corral  
y allí galopiaba el potro.» 

- 795 -
«Se llevaba mal con todos.
Era su costumbre vieja
el mesturar las ovejas,
pues al hacer el aparte  
sacaba la mejor parte 
y después venía con quejas.» 

- 796 -
«Dios lo ampare al pobresito
-dijo en seguida un tercero-, 
siempre robaba carneros,  
en eso tenía destreza,
enterraba las cabezas,
y después vendía
los cueros.»  

- 797 -
«Y qué costumbre tenía
cuando en el jogón estaba,
con el mate se agarraba 
estando los piones juntos,
yo tayo, decía, y apunto,
y a ninguno convidaba.»

- 798 -
«Si ensartaba algún asao,  
¡pobre!, como si lo viese. 
Poco antes de que estubiese,
primero lo maldecía,
luego después lo escupía
para que naides comiese.»  

- 799 -
«Quien le quitó esa costumbre
de escupir el asador
fue un mulato resertor  
que andaba de amigo suyo,
un diablo muy peliador  
que le llamaban barullo. 

- 800 -
«Una noche que les hizo
como estaba acostumbrao,
se alzó el mulato enojao,
y le gritó: -viejo indino,  
yo te he de enseñar, cochino, 
a echar saliva al asao.»  

- 801 -
«Lo saltó por sobre el juego
con el cuchillo en la mano;
¡la pucha el pardo liviano!  
En la mesma atropellada 
le largó una puñalada
que la quitó otro paisano.»  

- 802 -
«Y ya caliente Barullo,
quizo seguir la chacota,  
se le había erizao la mota 
lo que empezó la reyerta:
el viejo ganó la puerta
y apeló a las de gaviota.»  

- 803 -
«De esa costumbre maldita  
dende entonces se curó, 
a las casas no volvió,
se metió en un cicutal;
y allí escondido pasó
esa noche sin cenar.»

- 804 -
Esto hablaban los presentes,
y yo que estaba a su lao
al oír lo que he relatao,
aunque él era un perdulario,
dije entre mí: «qué rosario  
le están resando al finao.» 

- 805 -
Luego empezó el alcalde
a registrar cuanto había,
sacando mil chucherías
y guascas y trapos viejos,  
temeridá de trevejos 
que para nada servían.  

- 806 -
Salieron lazos, cabrestos,
coyundas y maniadores.
Una punta de arriadores,  
cinchones, maneas, torzales, 
una porción de bozales
y un montón de tiradores.  

- 807 -
Había riendas de domar,
frenos y estribos quebraos;  
bolas, espuelas, recaos, 
unas pavas, unas ollas,
y un gran manojo de argollas
de cinchas que había cortao.

- 808 -
Salieron varios cencerros,
alesnas, lonjas, cuchillos, 
unos cuantos coginillos,
un alto de gergas viejas,
muchas botas desparejas 
y una infinidá de anillos.  

- 809 -
Había tarros de sardinas, 
unos cueros de venao,
unos ponchos augeriaos,
y en tan tremendo entrevero
apareció hasta un tintero  
que se perdió en el Juzgao. 

- 810 -
Decía el alcalde muy serio:
«es poco cuanto se diga,
había sido como hormiga,
he de darle parte al Juez,  
y que me venga después 
con que no se los persiga.»  

- 811 -
Yo estaba medio azorao
de ver lo que sucedía.
Entre ellos mesmos decían 
que unas prendas eran suyas, 
pero a mí me parecía
que esas eran aleluyas.  

- 812 -
Y cuando ya no tubieron
rincón donde registrar, 
cansaos de tanto huroniar 
y de trabajar de valde,
«vamosnos, -dijo el alcalde-
luego lo haré sepultar.»

- 813 -
Y aunque mi padre no era
el dueño de este hormiguero
él, allí muy cariñero,
me dijo con muy buen modo :
«Vos serás heredero 
y te harás cargo de todo»

- 814 -
«Se ha de arreglar este asunto
como es preciso que sea; 
voy a nombrar albacea
uno de los circustantes.
Las cosas no son como antes,
tan enredadas y feas.»  

- 815 -
¡Bendito Dios! pensé yo, 
ando como un pordiosero,
y me nuembran heredero
de toditas estas guascas.
¡Quisiera saber primero  
lo que se han hecho mis vacas! 



La Vuelta de Martín Fierro de José Hernández

Prólogo - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII - XXIV - XXV - XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII