La cabellera cortada

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
​Recuerda
(Traducción de Clemente Althaus)​ de Ludovico Ariosto


 ¿Son éstos los rubísimos cabellos
 que ya bajando en trenzas elegantes,
 ya llovidos de perlas y diamantes,
 ya al aura sueltos, eran siempre bellos?
 

 ¡Ah! ¿Quién los pudo separar de aquellos
 vivos marfiles que ceñían antes,
 del más bello de todos los semblantes,
 de sus hermanos más felices que ellos?
 

 Médico indocto, ¿fue el remedio solo
 que hallaste, el arrancar con vil tijera
 tan rico pelo de tan noble frente?
 

 Pero sin duda te lo impuso Apolo
 para que así no quede cabellera
 que con la suya competir intente.