La catarata y el ruiseñor

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La catarata y el ruiseñor de Manuel Reina


I 
    Desplómase la rauda catarata 
            envuelta en luz y plata, 
 rompiendo en mil pedazos su diadema; 
 al abismo se lanza y precipita, 
            y ruge, canta, grita, 
 formando con sus ritmos un poema. 

 
    Al ver sus vestiduras y cendales 
           cubiertos de cristales 
 y de resplandeciente pedrería, 
 un ruiseñor contémplala extasiado, 
           y canta entusiasmado 
 sublime y amorosa melodía. 

 
    Y en torno del torrente que flamea 
            el pájaro aletea; 
 moja en el agua límpida su pluma, 
 y por la catarata arrebatado 
            el pájaro, asfixiado, 
 en el abismo rueda entre la espuma. 


II 
    El vicio es una hirviente catarata 
          que rauda se desata 
 y en el oscuro abismo se despeña; 
 y al mirar su diadema de brillantes, 
          su luz y sus cambiantes, 
 el alma, alguna vez, suspira y sueña.