La chacra

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar

Las cañadas
de Juan José Morosoli


La chacra está en el campo abierto.
Entre la estancia y la ciudad.
Ya han segado y trillado el trigo.
Por eso se ven al fondo del rastrojo varias parvas de paja dorada.
En el rastrojo se siembra maíz aprovechando los tallos del trigo cortado, como abono.
Cuando el maíz está maduro las hojas tienen color y sonido de metal.
La cosecha se hace cortando las plantas y emparvándolas para que sazonen bien las mazorcas.
El campo queda entonces pinchado de parvas y parece una toldería de indios.
La arada para el trigo comienza en abril.
Es lindo ver en el alba la marcha lenta del arado. El arador y los bueyes a contraluz parecen esculturas.
Los pájaros, en vuelos cortos, siguen el arado picoteando los terrones.
En la chacra es donde la familia tiene una organización perfecta.
En ella trabajan todos.
Los hombres aran, siembran y cortan el trigo y el maíz.
Las mujeres aporcan el maizal, plantan boniatos a estaca y siembran y carpen la huerta de zapallos y sandías.
Los niños pastorean cerdos y bueyes o recorren los bacales buscando nidales de gallinas y recogiendo huevos.
El chacarero es hábil en muchos oficios.
Hace su vivienda y su pan. Es herrero y carpintero.
Los chacareros suelen trabajar toda su vida en tierras arrendadas.
No siempre comen pan de trigo, sustituyéndolo con boniatos cocidos o galleta dura.
Si trabajaran en sus propias tierras vivirían en habitaciones más saludables y cómodas.
El arrendador alquila sus tierras sin vivienda, debiendo el chacarero construir su rancho.
Como los arrendamientos son por plazos breves, la vivienda tiene algo de improvisada y andariega.
En algunos departamentos del país las chacras son muy escasas.
El día que las estancias de miles de cuadras dejen su lugar a las chacras y granjas, el país será mas próspero.