La concha

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


LA CONCHA.[editar]

Á LA SEÑORA

DOÑA CONCEPCIÓN GIMENO DE FLAQUER


I.

DOS pobres pescadores
Salieron mar afuera,
Con una marejada
Que daba miedo verla.
Luchando con las olas
Y con la brisa fresca,
Entre unos arrecifes
Las redes al fin echan,
Y con dos mil fatigas

Y con la mar tan recia,
Y con aquel brisote
Y con aquellas peñas,
Logran sacar las redes,
Pero Jesús, qué pesca;
Salió solo una concha
Entre algas y entre yerbas,
Á punto que á lo lejos
Se anuncia la tormenta,
Y muy desconsolados
Por tan mezquina pesca,
Doblan la red y vogan
Con rumbo hacia la tierra.



II.

Al lado de la choza
Donde la red se orea,
Los pobres pescadores
Muy tristes se lamentan,
Mirando de hito en hito
La concha de la pesca;
Abriéronla y fué tanta
De entrambos la sorpresa.

Que solo se miraban
Mas sin mover la lengua.
Por fin — es un tesoro,
Exclama con voz recia
El uno, — es una alhaja
El otro dice al verla.
— Esta es nuestra fortuna.
— Es toda una presea.
Albricias, compañeros,
La concha es una perla.


III.

También yo en esta vida
Vogando mar afuera.
He visto marejadas
Que daba miedo verlas;
Como esos pescadores
Luché con la tormenta.
Eché la red al fondo
En busca de una idea,
Y entre algas y entre yerbas
Saqué una pobre pesca;
Pero te ví una tarde

Y tal fué mi sorpresa
Cuando me descubriste
Tu alma de poeta,
Oh Concha, que de entonces,
Hasta que yo me muera,
Repetiré gozoso,
Ya muy tranquilo en tierra
Como los pescadores.
La Concha es una perla.