La flor de los recuerdos (México): 14

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



IV.[editar]

Oyeme pues, ¡oh mundo! Mi sér con sus tesoros
De amor y de armonías ha henchido el Criador,
Y canto como cantan tus átomos sonoros,
Y amo como aman tu átomos de amor.
Yo hechizo de la vida las horas mas ingratas,
Yo aduermo las febriles vigilias del dolor,
Al són de mis moriscas nocturnas serenatas
Que imitan el amante cantar del ruiseñor.

Creólas loca mi fantasía,
Vistiólas rica mi poesía
Con cuanta supo crear mejor,
Y sus compases acaso estrañan,
Porque á mi antojo les acompañan
Ática lira, moro atambor.

Porque yo, bardo errante
Cosmopolita,
Canto al par en el templo
Que en la mezquita:
Y risa y llanto
Dícenme al mismo tiempo
“¡Cántame!” y canto.




Todos los átomos
Que con acento
Bajo la bóveda
Del firmamento,
Ya con rüido
De movimiento,
Ya con aliento
De su garganta,
Prestan al viento
Rumor perdido:
Desde el nublado
Que ruge airado
Y se adelanta
De piedra y cóncavos
Truenos preñado,
Hasta el insecto
Que imperceptible
Zumba en la atmósfera
Mas apacible:
Desde el profundo
Mar que, iracundo,
Con voz inmensa
De enorme estruendo
La playa estensa
De la bahía
Ensordeciendo,
Acaso piensa
Que podrá un dia
Sorber al mundo,
Hasta la fuente
Que con són blando
Vá murmurando,
Su transparente
Fresca corriente
Desarrollando
Como espejo de plata
Límpido y terso
Forman la serenata
Del universo.

Yo, como cuanto
Del aire hueco
Despierta un éco
O arranca un són,
Mi voz levanto
Lanzando el mio
Por el vacio
De su region.
Mas á la inmensa
Sacra armonía
Que á Dios envía
La creacion,
Ante la densa
Nube de incienso
Que orla en su ascenso
Su sacro són,
¿Qué es el insano
Són de la mia?
¿Qué es el ruin grano
Que quemo yo?
¿Acaso pienso
Yo en mi osadía
Que ni su incienso
Ni su armonía
Con mi vil átomo
Se acrecentó?
¿Mi alma insensata
Piensa en su orgullo
que mi murmullo
se oye quizás?
sí, que aunque es átomo
vil y mezquino,
como arrebata
la catarata
la última gota
que en su camino
la peña brota
con las demás,
el torbellino
de la armonía
del són divino
lleva la mia
de sí detras.

Hé aquí por qué canto
Mientras aliento;
Porque sonoro mi átomo
Se lleva el viento:
Atomo leve,
Mas que á los otros átomos
Unirse debe.