La flor de los recuerdos (México): 46

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La flor de los recuerdos (México) de José Zorrilla
México y los mexicanos. Francisco González Bocanegra


Francisco Gonzalez Bocanegra. Autor de un drama caballeresco, intitulado: Vasco Núñez de Balboa y de varias composiciones líricas, que aun no han sido reunidas en colección. Las mas notables son un himno nacional, el Bautismo de mi hija, y juventud, escritas con sentimiento y filosofía, en versos bien construidos. Su Vasco Núñez es un drama que pertenece á la escuela moderna, vaciado en el molde de los de García Gutierrez y de mis dramas históricos: su plan está bien combinado, pero conducido á su fin con demasiada lentitud, á causa de la versificación mas lírica que dramática que entorpece sus diálogos; sus personages se entretienen continuamente en monólogos y trozos de versos demasiado largos, que solo pueden tolerarse en una versificación excelente, declamada por excelentes actores y escuchada por un público literato.

A Bocanegra me arriesgo á aconsejarle lo mismo que á Ortiz, que huya cuanto pueda de imitar mis escritos. Garcia Gutiérrez y yo somos escesivamente andaluces en nuestros dramas históricos y caballerescos, y mi rey Don Pedro, mi Sancho García y mi Don Juan Tenorio dicen votos, juramentos y baladronadas inútiles á cada paso, en versos campanudos y rimbombantes que alucinan al vulgo, pero que dan á aquellos personages un aire de perdona-vidas que hace sonreir á los espectadores sensatos. De este defecto adolece el Drama de Bocanegra: yo me creo en la obligación de advertírselo, porque he sido el introductor de este mal gusto en la escena española, y me pesa de ello. Hoy que viene el caso lo confieso y me lo echo en cara, porque esta confesión puede redundar en provecho de la juventud que se dedica á la poesía dramática: y lo hago además de mi propia voluntad y de buena fé, porque el verdadero valor y la verdadera dignidad de carácter, no consisten en sostener ciega y tenazmente nuestros errores, sino en reconocerlos oportunamente y en confesarlos con sinceridad.