La gata con cascabeles

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La gata con cascabeles
de Félix María Samaniego



Salió cierta mañana
Zapaquilda al tejado 
Con un collar de grana, 
De pelo y cascabeles adornado. 
Al ver tal maravilla,
Del alto corredor y la guardilla
Van saltando los gatos de uno en uno. 
Congrégase al instante
Tal concurso gatuno
En tomo de la dama rozagante, 
Que entre flexibles colas arboladas 
Apenas divisarla se podía.
Ella con mil monadas
El cascabel parlero sacudía;
Pero cesando al fin el sonsonete, 
Dijo que por juguete
Quitó el collar al perro su señora, 
Y se lo puso a ella.
Cierto que Zapaquilda estaba bella. 
A todos enamora,
Tanto, que en la gatesca compañía 
Cuál dice su atrevido pensamiento 
Cuál se encrespa celoso;
Riñen éste y aquél con ardimiento, 
Pues con ansia quería
Cada gato soltero ser su esposo. 
Entre los arañazos y maullidos 
Levántase Garraf gato prudente, 
Y a los enfurecidos
Les grita: «Novel gente,
¡Gata con cascabeles por esposa! 
¿Quién pretende tal cosa?
¿No veis que el cascabel la caza ahuyenta 
Y que la dama hambrienta
Necesita sin duda que el marido, 
Ausente y aburrido,
Busque la provisión en los desvanes, 
Mientras ella, cercada de galanes, 
Porque el mundo la vea,
De tejado en tejado se pasea?» 
Marchóse Zapaquilda convencida, 
Y lo mismo quedó la concurrencia.


¡Cuántos chascos se llevan en la vida 
Los que no miran más que la apariencia!