La gota de rocío (Acosta)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La gota de rocío (1897) de Cecilio Acosta

«No hay brillo como el mío

(dijo ufana la gota de rocío

al verse aclamar bella

en medio al campo en que el ornato es ella),

ni quien cual yo, galana,

sea orgullo y primor de la mañana.

En globo pequeñuelo,

sobre hoja que ya dora

la prima luz de la rosada aurora,

soy breve suma del fulgor del cielo

que, en vastos horizontes,

se ve en valles lucir, y se ve en montes.

Y soy también, para mayor decoro

de mi almo origen y mi cuna de oro,

delicado vapor que en ondas sube,

llega tal vez á la flotante nube,

tal vez instable de la altura baja

y en el aire suspenso en perla cuaja.

Bordo a veces las flores

para de ellas beberme los colores,

y en formas mil distintas,

cada cual de por sí fijable apena

en el mudar de la movible escena,

del iris tomo las variadas tintas.

El aura me regala

con los aromas que el verjel exhala,

y, por verme temblar, con ala leve

jugando me conmueve.

Yo nazco con el día,

tengo palacio en la arboleda umbría,

y en aguas bellas de matiz cambiante,

ya semejo al cristal, y ya al diamante.»

Así la gota en su discurso ciego,

a tiempo que de ráfaga impelida,

de la hoja desprendida,

llegó á caer y disiparse luego:

tal vi una vez en mi jardín acaso;

y prueba así este caso,

que el mundano esplendor es de un momento,

la vida nada, y el orgullo viento.