La música (Reina)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La música de Manuel Reina


A mi padrino el conde de Torres-Cabrera


ALEMANA 
    Es el rumor de hirviente catarata 
 que en los abismos sus cristales quiebra; 
 del lúgubre cañón el estampido; 
 el sublime fragor de la tormenta; 
 el colérico grito de los mares 
 «cansados de luchar con sus cadenas»; 
 el acerado choque de las armas; 
 del bélico clarín la voz guerrera; 
 el gigante concierto de los mundos; 
 el son valiente de la trompa épica, 
 y el ritmo eterno, armónico y grandioso, 
 de la máquina inmensa de la tierra. 


ITALIANA 
    Es el rumor del beso apasionado; 
 del aura los dulcísimos poemas; 
 las notas que del lago se levantan 
 en las noches azules y serenas; 
 la canción de los silfos a las flores; 
 de las arpas de oro las cadencias; 
 el ¡ay! desgarrador del moribundo; 
 el canto seductor de las sirenas; 
 el suspiro amoroso de las vírgenes; 
 de las aves canoras las endechas, 
 y las mil armonías de los bosques 
 que los espacios infinitos pueblan. 


FRANCESA 
    Es el rumor ardiente de la orgía; 
 la barcarola rítmica y ligera 
 que las náyades cantan recostadas 
 en sus esquifes de coral y perlas; 
 el canto del amor y los placeres; 
 el crujido del raso y de la seda; 
 el allegro monótono que entona 
 la bola de marfil en la ruleta; 
 las sonoras y alegres carcajadas 
 de Paul de Kock; la voz de las grisetas; 
 de Beranger los cantos populares 
 y el choque de las copas de Bohemia.