La pesca en el mar

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La pesca en el mar de Gertrudis Gómez de Avellaneda



 ¡Mirad! ya la tarde fenece...
          La noche en el cielo
          despliega su velo,
          propicio al amor.
 La playa desierta parece:
          Las olas serenas
          salpican apenas
          su dique de arenas,
          con blando rumor.
    
 Del líquido seno la luna
          su pálida frente
          allá en occidente
          comienza a elevar.
 No hay nube que vele importuna
          sus tibios reflejos,
          que miro de lejos
          mecerse en espejos
          del trémulo mar.
    
 ¡Corramos!... ¡quién llega primero!
          Ya miro la lancha...
          Mi pecho se ensancha,
          se alegra mi faz.
 ¡Ya escucho la voz del nauclero!
          que el lino despliega
          Y al soplo le entrega
          del aura que juega,
          girando fugaz!
    
 ¡Partamos! la plácida hora
          llegó de la pesca,
          y al alma refresca
          la bruma del mar.
 ¡Partamos, que arrecia sonora
          la voz indecisa
          del agua, y la brisa
          comienza de prisa
          la flámula a hinchar!
    
          ¡Pronto, remero!
          ¡Bate la espuma!
          ¡Rompe la bruma!
          ¡Parte veloz!
    
          ¡Vuele la barca!
          ¡Dobla la fuerza!
          ¡Canta y esfuerza
          brazos y voz!
    
          Un himno alcemos
          jamás oído,
          del remo al ruido
          del viento al son,
    
          y vuelve en alas
          del libre ambiente
          la voz ardiente
          del corazón.
    
 Yo a un marino le debo la vida,
 y por patria le debo al azar
 una perla -en un golfo nacida-
          al bramar
          sin cesar
          de la mar.
 Me enajena al lucir de la luna
 con mi bien estas olas surcar,
 y no encuentro delicia ninguna
          como amar
          y cantar
          en el mar.
 Los suspiros de amor anhelantes
 ¿quién ¡oh amigos! querrá sofocar,
 si es tan grato a los pechos amantes
          a la par
          suspirar
          en el mar?
 ¿No sentís que se encumbra la mente
 esa bóveda inmensa al mirar?
 Hay un goce profundo y ardiente
          en pensar
          y admirar
          en el mar.
 Ni un recuerdo del mundo aquí llegue
 nuestra paz deliciosa a turbar:
 libre el alma al deleite se entregue
          de olvidar
          y gozar
          en el mar.
 ¡Presto todos!... ¡Las redes se tienden!
 ¡Muy pesadas las hemos de alzar!
 ¡Presto todos, los cantos suspendan,
          y callar
          y pescar
          en el mar!