La primavera (Marchena)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La primavera de José Marchena



 ¿Ves, hermosa, la fuente que bullendo    
 el céfiro menea blandamente?    
 Amor la agita: mira su corriente    
 hacia el amado arroyo huir riendo.    

 Mira volar la abeja susurrante   
 en torno de las violas olorosas,    
 y su néctar le ofrecen amorosas,    
 zagala; que es la flor también amante.    

 ¿No escuchas gorgear los ruiseñores,    
 de aguda flecha el tierno pecho heridos,   
 y en melodiosos trinos no aprendidos    
 explicar sus dulcísimos amores?    

 ¿No ves las palomillas amorosas    
 exhalar sus arrullos inflamados?    
 ¿Los pichones no ves enamorados    
 responder en querellas cariñosas?    

 Todo es amor; la alegre primavera,    
 al universo nueva vida dando,    
 naturaleza yerta va inflamando,    
 que Enero con su escarcha entorpeciera.   

 Y tú, por más que lo rehuyas dura,    
 has de rendir a Amor el cuello erguido,    
 que todo se avasalla ¡ay! a Cupido:    
 tal es la ley eterna de natura.