La zorra y el chivo

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La zorra y el chivo
de Félix María Samaniego



Una Zorra cazaba;
Y al seguir a un gazapo,
Entre aquí se escabulle, allí le atrapo, 
En un pozo cayó que al paso estaba. 
Cuando más la afligía su tristeza, 
Por no hallar la infeliz salida alguna, 
Vio asomarse al brocal, por su fortuna, 
Del Chivo padre la gentil cabeza.
«¿Qué tal? dijo el barbón, ¿la agua es salada?» 
«Es tan dulce, tan fresca y deliciosa, 
Respondió la Raposa,
Que en tal pozo estoy como encantada.» 
Al agua el Chivo se arrojó, sediento; 
Monta sobre él la Zorra de manera 
Que haciendo de sus cuernos escalera, 
Pilla el brocal y sale en el momento.
Quedó el pobre atollado: cosa dura. 
Mas ¿quién podrá a la Zorra dar castigo, 
Cuando el hombre, aun a costa de su amigo, 
Del peligro mayor salir procura?