Las gollerías

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Las gollerías
de Félix María Samaniego


Oye, Apolo, mi acento,

ven a inspirarme un cuento,

pues hace muchos días

que, temeroso de las penas mías,

quieres que yo te aguarde,

y tu fuego me infundes mal o tarde.

Parece que se apiada

con esta invocación, pues exaltada

por su influencia mi memoria siento

y empiezo a contar. En un convento

de padres capuchinos halló un día

el guardián un billete que decía:

«Hermana Mariquita:

espérame esta tarde peinadita,

lavadita y compuesta,

que iré y tendremos en la cama fiesta».

Con este escandaloso contenido,

de rabia el reverendo poseído,

ordenó que a capítulo tocasen,

y que en el refectorio se juntasen

sin tardar un momento

todos los gordos frailes del convento.

Ellos obedecieron cabizbajos,

diciendo: -¿Qué apostólicos trabajos

nuestro padre guardián hoy nos previene,

pues tanta prisa en convocarnos tiene?

La comunidad, pues, estando junta,

en medio se presenta y les pregunta:

-¿ Quién es el fraile impío

que ha escrito este billete?

Miren su lujurioso desvarío

y, pues que castigarlo me compete,

digan (lo mando así bajo obediencia)

quién es para imponerle penitencia.

En seguida leyó encolerizado

en voz alta el billete mencionado,

y oyendo su impiedad los frailes todos

mostraron su rubor de varios modos.

Cual, con gestos horrendos,

la cita detestaba;

cual, con gritos tremendos,

«¿es joven la hermanita?», preguntaba;

pero ninguno, en tanto, del delito

confesó ser autor, ni del escrito;

bien que al fin a las plantas se arrojaron

del grave superior y le rogaron

que no se publicara

tan infame papel, y deshonrara

a la comunidad, con desatinos

indecentes en frailes capuchinos.

-¡ Ah!, no es el crimen, exclamó furioso

el padre guardián, lo que me irrita,

sino las circunstancias de la cita;

pues en un religioso

es la mayor de las bellaquerías

pedir de esa manera gollerías.

«Hermana Mariquita:

espérame peinada y compuestita,

lavadita y... » ¡ Jesús! , yo me sofoco;

todo a los frailes les parece poco,

pues yo soy el guardián y la tomara

sin que se compusiera ni lavara.