Las mil y una noches:9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Las mil y una noches
Y cuando llegó la tercera noche

de Anónimo



Doniazada dijo: "Hermana mía, suplico que termines tu relato". Y Schehrazada contestó: "Con toda la generosidad y simpatía de mi corazón". Y prosiguió después:

He llegado a saber, ¡oh rey afortunado! que cuando el tercer jeique contó al efrit el más asombroso de los tres cuentos, el efrit se maravilló mucho, y emocionado y placentero, dijo: "Concedo el resto de la sangre por que había de redimirse el crimen, y dejo en libertad al mercader".

Entonces el mercader, contentísimo, salió al encuentro de los jeiques y les dió miles de gracias. Ellos, a su vez, le felicitaron por el indulto. Y cada cual regresó a su país.

"Pero —añadió Schehrazada— es más asombrosa la historia del pescador".

Y el rey dijo a Schehrazada: "¿Qué historia del pescador es esa?" Y Schehrazada dijo: