Las tres musas últimas castellanas 016

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Dice, que como el Nilo guarda su origen, encubrió también el de su amor la causa y crece así también su llanto

con el fuego que le abrasa

(Las tres musas últimas castellanas)
de Francisco de Quevedo



Dichoso tú, que naces sin testigo
y de progenitores ignorados,
¡oh Nilo!, y nube y río, al campo y prados,
ya fertilizas troncos y ya trigo.


El humor que, sediento y enemigo,
bebe el rabioso Can a lo sagrados
ríos, le añade pródigo a tus vados,
siendo Aquario el León para contigo.


No de otra suerte, Lisis, acontece
a las undosas urnas de mis ojos,
cuyo ignorado origen se enmudece.


Pues cuando el Sirio de tus lazos rojos
arde en bochornos de oro fresco, crece
más su raudal, tu hielo y mis enojos.