Las tres musas últimas castellanas 049

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Soneto amoroso




Tan vivo está el retrato y la belleza
que Amor tiene en el mundo por escudo,
que, con mirarle tan de cerca, dudo
cual de los dos formó Naturaleza.


Teniéndole por Filis, con presteza,
mi alma se apartó del cuerpo rudo,
en mí volví, corrido con tristeza.


En el llevar tras sí mi fe y deseo
es Filis viva, pues su ser se incluye,
con cuyo disfavor siempre peleo.


Mas su rigor aquesto lo destruye,
y que no es Filis al momento creo,
pues que de mí, mirándome, no huye.