Las tres musas últimas castellanas 069

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Las piedras hablan con Cristo y dan la razón que tuvieron para romperse

(Las tres musas últimas castellanas)

de Francisco de Quevedo



Si dávidas quebrantan peñas duras,
la de tu sangre nos quebranta y mueve,
que en larga copia de tus venas llueve
fecundo amor en tus entrañas puras.


Aunque sin alma somos criaturas
a quien por alma tu dolor se debe,
viendo que el día pasa oscuro y breve
y que el sol mira en él horas oscuras.


Sobre piedra tu iglesia fabricaste;
tanto el linaje nuestro ennobleciste,
que, Dios y Hombre, piedra te llamaste.


Pretensión de ser pan nos diferiste;
y si a la tentación se lo negaste,
al Sacramento en ti lo concediste.