Las tres musas últimas castellanas 070

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Dice, que se quebraron las piedras de envidia de la Cruz, y acuerda cuando le quisieron apedrear los indios y se desapareció

(Las tres musas últimas castellanas)

de Francisco de Quevedo



Con sacrílega mano el insolente
pueblo, de los milagros convencido,
alza las piedras, más endurecido
cuanto el Señor atiende más clemente.


Muera quien al vivir eternamente,
que se negó a Abrahán, nos ha ofrecido;
murieron los profetas, y, escondido,
yace Moisés, caudillo más valiente.


Burló las piedras, que después miraron
con lástima a la Cruz de Dios, vestida,
y de noche por Él, cielos y estrellas,


donde todas de envidia se quebraron
de que para instrumento de la vida
más quisiere a la Cruz que a todas ellas.