Las tres musas últimas castellanas 084

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

A Caín y Abel. San Pedro Crisólogo acuerda aquellas palabras del Génesis: Respexit ad Abel

(Las tres musas últimas castellanas)

de Francisco de Quevedo



Caín, por más bien visto, tu fiereza
quitó la vida a Abel, porque ofrecía
a Dios el mejor fruto que tenía,
como tú lo peor de tu riqueza.


A quien hizo mayor Naturaleza,
hizo la envidia sólo alevosía
que a la sangre dio voz, y llanto al día;
a ti, condenación, miedo y tristeza.


Temblado vives, y el temblor advierte
que aunque mereces muerte por tirano,
que tiene en despreciarte honra la muerte.


La quijada de fiera, que en tu mano
sangre inocente de tu padre vierte,
la tuya chupará sobre tu hermano.