Libro de la monteria/Libro primero

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Indice
Libro primero

[fol. 1, recto]


LIBRO DE LA

MONTERIA, ESCRITO, POR

MANDADO DEL MVY ALTO Y MUY

poderoſo Rey de Caſtilla y de Leon, don Alfonſo, que vencio la batalla del Salado.

Llamado en ſus Cronicas el onzeno deſtre nombre.


Gonçalo Argote de Molina offering his book to the king.jpg


ESTE libro mandamos fazer nos el rey don Alfonſo de Caſtilla y de Leon, que fabla en todo lo q perteneſce a los monteros de la monteria. E departeſe en tres libros. El primero fabla del guisamiento que deue traer todo montero quier ſea de cauallo: quier ſea de pie E en que manera deuē penſae de criar ſus canes, tambien de Sabueſſos: como de Alanos. Otro ſi en las fechuras q deuen auer para ſer mas lindos. Otroſi de las coſas q acaeſcen de cadal dia, o pue den acaeſcer en el monte, e que es lo que fagan en cada vna dellas, en del ordenamiento del fuero de la libertad, e de los derechos que deuē auer los mōteros, porque toda caça en que los omes tomen plazer conuiene que ſepan la rayz della, e el vſo della, para ſaber la mejor caſar: ca mas plazer aura ome, & menos yerro ſe fara en ella entendiendo la bien: q non non la entendiendo. El ſegundo libro fabla de la fiſica de los canes. E eſte departeſe en dos partes. La vna de como los deuen curar de la rauia, e de las feridas, e de las quebrantaduras que les acaeſciere andando en el meneſter del monte. E la otra de como los deuen melezinar de todas las dolencias que les pueden


[fol. 1, verso]


acaeſcer. El tercero fabla de los mōtes de nro ſeñorio enquales comarcas ſon e quales ſō buenos de inuierno y de ve rano, E la razō porq fezimos eſte libro es, porq es verdad: que los ſabios antiguos que fablarō en todas las coſas naturalmente, fablaron que vna de las coſas porque los Reyes e los Principes e los grandes ſeñores podrian mas biuir, e auer los entendimientos mas claros. Seria por catar algunas maneras deplazer, en que dieſſen eſpacio e folgura al entendimiento. E que cō eſto podrian mejor ſofrir el cuydado, e el afan. Ca ſi ſiempre eſtouieſſe el entendimiento trabajado, en cuydar: no lo podria ſofrir, e enfraqueceria, e podria venir a toruar ſe. E por eſta razon los Reyes e los grandes Señores cataron maneras de auer folgura en caças, en en otras maneras que to maſſen plazer para dar folgura al entendimiento, por las razones que dicho auemos. E porq nos entendemos, que entre todas las coſas e caças que pueden ſer, la caça de los venados es la mas noble, e la mayor, e la mas alta, e mas caualleroſa, e de mayor plazer, mandamos fazer eſte libro e de todo lo que perteneſce a ella. La primera coſa porque dezimos que es la mas noble, es, porque toda coſa que viene por naturaleza: aquella fallaron los ſabios, que deue mas durar, que las que vienen por premia. E es cierto q la bondad que fazen los Dabueſſos en andar cō los venados, que lo fazen por talante de naturaleza que les dio Dios aquel omezillo cō ellos, e non por fam bre ni por premia que les den, porque lo ayan de fazer, ca ſi quier probado es que dando al can ante que entre en el monte medio pan, mejor andara con el venado, que ſi non ouieſſe comido nada. E aun ay otra coſa: que ſe prueua en eſta razon, que ay muchos canes que andaran muy bien con el venado, e deſpues que es muerto, nō quierē comer del. Otro ſi los Alanos es cierta coſa, que non toman por fambre: ni por premia: faluo por naturaleza que les dio Dios e ardideza de coraçon ſobre todas alimañas. E aun los muy lindos ellos con lealtad non tan ſolamente tomara el Alano lindo qualquier venado a q le ponga: mas aun ſi le manda ren tomar a vn ome armado, lo tomara, ſigelo manda aquel que conoſce. E prouado fue muchas vezes, que muchos Alanos ayudarō a los que los criauan contra ſus enemigos, e ſe defendieron dellos por ayuda de Alanos. E es verdad, que tambien de Sabueſſos como de Alanos, que ſi nō fueſſen por que les faria mal el grande afan ſobre el comer que toda coſa q a ellos perteneſce de fazer, fariā mejor deſpues de goruendos q ante. E otro ſi ſe prueua que todo lo que fazen en ſu oficio, lo fazen por naturaleza e omezillo que puſo Dios entre ellos e los venados, e por talante que han de lo fazer, e non por fambre: ni por otra premia ninguna, ca cierta coſa es, e nō lo podemos negar, que toda la bondad que fazen las aues en ſus caças, como quier que les viene algo dello por naturaleza, q lo fazen con premia de magreſcer las, e de muy grande fambre, e de dar les malas noches e malas mañanas, e trabajando mucho cō ellas. E aun con todo eſto fazen agunas dellas muy grandes maldades por buenos plumajes q ſean. E por eſta razon dezimos lo primero, porque lo ordeno Dios ſegun de natura como dicho auemos. E lo otro, porq de buena razon mas noble es toda coſa, que ſe faze con bien e buenas obras, que non lo que ſe faze con premia, e con mal de aquel auien la fazen fazer. La ſegunda razon porque dezimos que es mayor, es, porque quanto la preſsion es mayor, tanto es la caça mayor. E cierto es, que mayor preſsion es vn venado que vn aue. E por eſto dezimos que es mayor. La tercera razō porque dezimos que es mas


[fol. 2, recto]


alta, es porque de todas las ordenes q Dios es la mas alta la caualleria, e de todas las caças del mūdo no ay mas acoſtada a la caualleria q eſta, ni en q mas ande el ome en abito de caualleria: andādo a ninguna caça delas otras del mūdo mas q en eſta, porque anda de cauallo, e trahe arma enla mano. E poreſto dezimos q es mas caualleroſa, porq el cauallero deue ſiempre vſar toda coſa atāga a armas e caualleria. E quādo nō lo pudiere vſar en guerra, deue lo ſiempre vſar enlas coſas q ſon ſemejantes a ella. E es cierto q de las caças non ay ninguna q mas ſea ſemejante ala guerra q eſta por eſtas razones. La guerra quiere coſta, e que nō ſe due la de dar el q anda en ella, e andar bien encaualgado, e traher buenas armas, e ſer acucioſo, e nō dormir mucho, e ſofrir el comer e el beuer, e madrugar, e traſnochar, e auer mala cama a las vezes, e a las vezes ſofrir frio, e alas vezes calura, e aun encobrir el miedo quādo acaeſciere, e otro ſi quiere porfia para acabar lo q eſcomençare. E todas eſtas coſas ha meneſter q aya e que ſufra todo aquel q quiſiere ſer buen montero, e por eſta razō dezimos q es la mas caualleroſa. La quinta razon porq dezimos q es de mayor plazer, es, porq en todas las otras ca'zas no es el plazer ſaluo en la viſta, e en fablar en ella. E en la caça delos venados es el plazer enel oyr: e en el ver: e en el fablar: en en el fazer. Ca cierto mayor plazer toma ome en lo q faze por ſi, que nō en ver lo fazer a otro, e en eſta entendemos que es el plazer doblado. Anſi q en eſta es el plazer doblado, e ay quatro plazeres e en las otras non ay mas de dos, e por eſto dezimos q es en ella el plazer mas que en otra. E aun ay otra razō, q toda caça que dura el plazer della mas tiempo, tanto es mejor, pues cierta coſa es que mas tiempo dura la caça, de los venados que la caça delas aues, q ſi quier prouado es q muchas vezes durara vn dia todo q andaran los canes con el venado, que nunca lo dexaran, e aun alas vezes el dia e la noche, q nunca los perdera el ome de oyr, e la caça de las aues non es deſta guiſa ni puede durar tāto tiempo, e por todas eſtas razones dezimos que es la mas noble, e la mayor, e la mas alta, e la mas caualleroſa, e de mayor plazer q todas las otras caças.

CAPI. I. QVE FABLA del guiſamiento q deue traer todo mōtero quier ſea de cauallo, quier ſea de pie, quando fuere al monte, e otro ſi como deue pennſar e guardar ſus canes.

PVes auemos dicho ſegun entendimos, las razones porq el monte es la mas noble, e lamayor e la mas alta e mas caua lleroſa e de mayor plazer que todas las otras caças. Queremos vos dezir lo q deue ſaber para ſer buen montero, todo aquel que lo quiſiere ſer. Primeramente guardar bien ſus canes e penſar bien dellos, e nō los ferir nunca mal, e requerir los ſiempre con agua, e ſacarlos ſiempre fuera dos vezes en el dia, e dos en la moche, e dar les ſiempre a comer en yuierno el Sol pueſto, e en verano vn poco antes de bieſperas, por razō q nō tengan mientes de comer demañana, E guarden q nunca les dien pan celiēte a comer por que es coſa q los ciega mucho. Otro ſi deuē faber tañer muy biē la bozina, e todo mōtero quādo fuere al ōte deue lleuar eſtas coſas. Si fuere montero de cauallo andar muy bien encaualgado, e traher buen arma, e bozina, e trayella, e guiſamiēto para fazer fuego e filo, e aguja para coſer algun can, ſi fuero ferido, E el montero de pie deue leuar bozina, e buē arma, e trayella, e recabdo para fazer lumbre, e filo, e aguja, e aun pan, por ſi acaeſciere que


[fol. 2, verso]


la aya meneſter eſſanoche, e de dos en dos los mōteros para faber tañer muy biē la bozina deuen la vſar con aqllos q la ſopierē tañer, quādo eſtouierē de vagar en las villas, pa fazer muy biē las mōterias q deuē fazer en la bozina, quando fueren al monte, que ſon eſtas.
¶ Curar de andar almonte.
¶ Preguntar.
¶ Tañer de raſtro.
¶ Tañer de poner canes.
¶ Tañer de corredura.
¶ Tañer de ladradura.
¶ Tañer de viſta.
¶ Tañer de traſpueſta.
¶ Tañer de tornado es.
¶ Tañer de aſopie.
¶ Tañer de ociſa.
¶ Tañer de acogida.
O de ſenzilla quādo nō fallan venado.

CAPI. II. QVE FABLA de como deue conoſcer e ceſcatimar el raſtro de vn venado todo aquel q quiſiere ſer buen montero.

OTro ſi, deue faber el montero de pie: ſi ſe le leuanta detalan te de ſer mōtero, ſi entiende bien la coluntad de ſu can, otro ſi, conoſca bien el raſtro del venado, ſi es puerco grande o pequeño. Otro ſi, ſaber conoſcer los tiēpos, ca tiēpo podra ſer, q ſera vn raſtro pequeño e pareſcera grande. E eſto ſera enel tiēpo q eſta la tierra templada de lluuia, o de nieblas ſera el raſtro pequeño, e pareſcera grande, porq por la blādura de mueſtra ſe el raſtro mayor de los q es, e aun en muchos lugares reſuala, e pareſce muy mayor. Otro ſi, enlos tiempos ſecos q ſon tiēpos enel verano cōla grande ſeca, e en el yuierno cō el gran de yelo. E en eſtos tiempos ſecos ſera el venado grande, e fara el raſtro pequeño, e el mōtero deue lo eſcatimar, en eſto como quiera q nō figura todo el raſtro por lo q dichos es, pare ſiēpre mientes, ſi fuere Oſſo el ancho del de do, e en la māçanilla de la mano. E ſi fuere puerco el anchura dela vña enla entrada aquello que pareſciere, e en el gordo delos peſuños, e ſeña alademēte ſi viere q fazen ſeñal los peſuños la cueſta arriba, en eſte tiempo entienda q es buē venado. Otro ſi, en verano q es el tpo ſeco e poluoroſo, acaeſce q fara el venado raſtro en trra ſeca e poluoroſa, e ſera el raſtro deſſe dia, e fara viēto, q desfara el raſtro, ental guiſa q dub dera el montero ſi es de mañana o no. E ſi gelo cobdiciare el can, deue entender q es deſſe dia, pues q fizo viento q aquello desfizo algo del raſtro, e vaya por aquella yda, faſta q conoſca en las ramas q quebro: o enla yerua q maſco e piſo, e poder lo ha leuantar. Otro ſi porq en eſte tiēpo es muy malo de conoſcer el raſtro en todos lugares, ſeña ladamente ſies deſſa noche, pare mien tes en las yeruas q maſco o piſo, e en las ramas q quebro, e ſi fuere deſſa noche: vera la quebradura freſca, o la yerua q maſco o piſo çumienta. E ſi non fuere deſſa noche, eſtara la quebradura de las ramas ſeca, e la yerua muſtia. Otro ſi ha de eſcatimar mucho el montero quando llueue faſta la media noche, e yela deſpues ſobre lo q ha llouido, e contra el alua viene vna como niebra, e paraſe encima del raſtro vna q pareſce como tela, o ſi llueue toda la noche, e ſerena contra la mañana, maguer nō yele faze eſſa miſma tela.E ſi non fuere mōtero muy bueno, cuydara q aquel raſtro q es del dia ante. E el buen mōtero deue entender q pues llouio laprima noche, e vio otro ſi que yelo ſobre ello, e vio deſpues q contra la mañana que fizo niebla e ſereno, q paro aquella telilla e que es delgada, q eſte raſtro tal qes deſſa noche, e que ſepodra leuantar. Otro ſi quando acaeſce q yela faſta la media noche, e de la media noche adelante rocia faſta el alua quando ſe va echar el venado e por q va la yda del venado ſobrea quel ro-


[fol. 3, recto]


cio. Otroſi ſi rocio algo đla mañana đſ puesſobrel, pecera al mōtero qnō lo eſ catimare biē, q aql rocio q fizo ſobrel raſtro q desfizo algo đl, e cuydara qnō es tan freſco. Oras el buē mōtero deue entēder, q pues yelo la primera noche, e llouio dela media noche arriba, q ma guer q desfizo algo del raſtro aquella lluuia poca, q es aquel raſtro de la media noche poſtrimera de quādo llouio e q ſe puede leuātar teniēdo buen can, ſi nō durare mucho la lluuia deſpues q amaneſciere. E otro ſi quādo faze blādura ſobre yelo: es engaño alos monte ros porq cuydā que el raſtro es de ante dia q es deſſa mañana, porq lo emblan deſce laniebla. E para eſcatimar eſto el buē montero deue fazer anſi, deue parar mientes enel can, e luego vera q lo q huelle como frio, e lo otro dexelo yr por el raſtro enlas ombrias. E entende ra mejor q es viejo ante que en las ſola nas. Otro ſi pare mientes en las ramas q quebro, e ſi fuere deſſa mañana, eſtaran rezien quebradas, e ſi fuere de ante dia, eſtarā las ramas ſecas. Porq non faziēdo quebradura ſobre yelo, mas re ziente pareſcera enla ombria, q enla ſo lana. E quādo tal raſtro fallare enla on bria, nō tanga de raſtro faſta q lo eſcati me bien en la ſolana, ſi es deſſe dia. Otro ſi, es quiſtiō entre algunos mōteros e dizen, q el raſtro del venado deſde q paſſa de vn dia q pareſce menor, otros q pareſce mayor. E amas las partes dizen verdad, q tiempo puede ſer q pareſ cera mayor, e tiempo puede ſer q pareſ cera menor. E declaramos lo nos anſi, q ſi el raſtro fue fecho en tiempo que la trra eſta tēplada, e deſpues ſobrel raſtro cayere mut grāde lluuia, a eſte tal enſancharlo a la lluuia, e pareſcera mayor. Otro ſi, ſi el raſtro fuere fecho en tierra lluuiana, e viniere deſpues lluuia o agua o viento grande, a eſte tal q deſ fara el raſtro, e fazerlo ha pareſcer me nor. E aun ay otra razon, ſi ſobre el raſtro q fue fecho ſobre tiempo tēplado, viniere deſpues muy grande elada hapretarlo ha, e fazerlo ha menor. E non poſimos eſta razon porq tal raſtro como eſte viejo, ſe puede leuantar el venado, ſaluo porq eſcatimē bien los mōteros, e eſto tal es porq quien bien conoſciere el raſtro viejo: mejor conoſcera el nueuo. Otro ſi, ſi acaeſciere q tiene vn venado cierto de ante dia, e la noche ante q lo van a correr nieua faſta la prima ora, e q de aquella nieue ſe leuanta el venado a la ceua, faze otra nieue ſobre aquel raſtro q fizo, en guiſa que desfizo la figura del raſtro. E como quiera q el buen montero entēdera q aquella feñal que faze es deſſa noche, nō puede entēder ſi va en la dicha o ſi la redrima, ſaluo en eſto paremiētes al cabo q viere las puntas de las ramas acoruadas entienda q aquella lieua el raſtro al venado, e por aquella yda vayan. E para ſaber e conoſcer el montero eſtos tiempos atales, ha meneſter q ſe leuante vna vez o dos en la noche por ver q tiempo faze. Otro ſi, ſi acaeſciere que fueren dos o tres venados en vno, deue ſaber bien eſcatimar, qual es el mayor. E para aprender bien eſto, deue yr ſiempre cō eſte a la buſca vn buen mōtero porq lo emiende, quando fiziere algun yerro. E tambien aquel buē montero como el otro q lo quiere aprender, q lieuen buenos dos canes de buſca, e con eſta manera atal el que lo ouiere atalante podra ſer buen montero, e en lo que puede conoſcer mejor el raſtro del Oſſo, ſi es pequeño o ſi grande o ſi es comunal, eſca timarle bien el gordo del vn dedo e callo, e enla mançanilla dela mano. E del puerco eſcatimar le bien el anchor de la vña, e ſi faze los peſuños gordos, e en eſto non podra tomar engaño, aſsi como tomaria mediendo el raſtro todo en vno.

CAPI. III. QVE FABLA qual es el conoſcimiento del montero de


[fol. 3, verso]


pie para ſaber leuantar el venado.

DEzimos q ſegun nos pareſce que el comienço del monte para el montero de pie quando eſto comiença, primero la monteria, que es leuantar el venado, por la nieue en tal que non aya neuado ſo el raſtro. Otro ſi leuantare el venado auiendo llouido el dia dante.

CAPI. IIII. QUE FABLA en quales tiempos es mis graue de leuā tar el venado, e como deuē fazer los buenos monteros en eſtos tiempos atales.

DEzimos que ſegun nos entendemos, que lo mas graue del montero de pie, que va en eſtas cinco coſas, en ſaber leuantar el Oſſo en el tiempo q ſale dela oſſera. Otro ſi ſaber leuantar, e apartar el puerco en el tiempo q anda con las puercas, e lieuar bien el raſtro, e leuantar bien en tiempo de verano. Otro ſi, leuantar qualquier venado en tiempo de verano o tiēpo ſeco. Otro ſi, ſi fallare dos raſtros, ſaber bien eſca timar el mayor. E dezimos, que el mōtero que ſopiere bien leuātar en eſtos tiempos, que ayudara bien a ſu can, como quier que los mas va enel can en ta les tiempos como eſtos, e que remedara a Martin Gil, e a Diego Brauo quando eran biuos.

CAPI. V. QUE FABLA qual es lo mas ligero de fazer, al montero de cauallo.

OTro ſi dezimos, que el comienço de la monteria de los mōteros de cauallo que corren el mōte es, que el monte ſea pequeño, e la armada que ſea grande e que ſea con tiempo de yuierno, e tra ya muchos Alanos.

CAPI. UI. QUE FABLA qual es lo mas graue de fazer al montero de cauallo.

ↄEzimos, q lo mas graue dela monteria del montero de cauallo que es en eſtas coſas. Saber bien tomar el monte, e entender donde han de eſtas las bozerias, e los renueuos, otro ſi las armadas. Otro ſi, lo que cumple de ſaber tābien al mōtero de cauallo como al de pie, es eſto que ſe ſigue. Si fiziere buena ſuelta o mala, o ſi van los canes con venadi peſado o liuiano, o ſi van cerca del, o ſi alcançan del, o ſi podran al cançar, o ſi andan con Oſſo, o ſi tomaron con vanda, o ſi trahen alcançado venado pequeño, o ſi tomaron cō cieruo, e ſeñaladamente entenderlo enlos pocos canes. E para ſaberlo entender eſto, deue lo conoſcer en eſtas coſas q aquiſe dira. Primeramēte ſi viere la derecha delos canes que acucia en el dezir toda via mas, e que van todos por do va vno, deuen entender que ſoltaron bien. Mas ſi ſoltaron leuantandolo de la cama, e muy poco de rato deſque vuieren ſuelto, entenderan en la derecha de los canes que vā cerca del, e que lo alcançan. E entenderan otro ſi, en la ladradura ſi fuere ayontada, e paſſo las bozes groſſeras e medroſas q van con bven venado, e que lo trahen alcançado. E ſi viere que callā a vezes e que tornan a ladrar de aquella guiſa meſma, entienda que es Oſſo, que lo trahen alcançado, e que aquel callar que fazen es cō miedo que han del Oſſo, quando ſe para e los cata. E ſi viere que la derecha de los canes que nō anda por vn tiento, ſegun dezimos, e que anda derramada a muchas partes, e las bozes de los canes floxas, entenderan que ſoltaron mal, e la mala ſuelte puede acaeſcer por vna deſtas quatro razones. La primera dellas, por ſoltar en la yda, quando ſale el venado a la ceua, e faze vnas rancajadas con re-


[fol. 4, recto]


DE LA MONTERIA.

Fo. 4

teçar, o con eſpanto o temor que ha de alguna coſa, que vee o oye, cuydando que es el raſtro deſſa mañana, e que va fuyendo ante el la ſu yda, E otro ſi, la ſegunda razones es, en la yda quando ſe va a echar, porque en eſta yda, ſi el can bueno fuere, e non topa con otro venado de viſta, yr lo ha a ladrar a la cama, como quier que es ſuelta antuuiada, e non buena, por non ſer fecha a tiempo non ſazon. E otro ſi, la tercera razon es, quando los monteros dan los canes en la cama del venado, auiendo muy grande rato del dia que ſe ha leuantado el venado dende de la cama. Otro ſi, la quarta razon es, ſoltando en la cama del venado, non le dando ſalida de la cama vnas diez paſſadas della, para entender, e ſaber determinar, do lieua el raſtro el venado, porque ſoltan do en la cama, cō quexa tan ayna puede el venado temar la redruña como la derecha. E deue mucho el buen mōtero tener mientes en eſtas quatro razones. Ca ſon muy fuertes e de mucha conſideracion para todo montero que quiſiere fazer, e faber entender lo que toca e atañe al oficio e meneſter de buen montero. Ca ſin ellas nō ſe puede entender el meneſter del mōte. Ca ſon muchas las ſotilezas de los animales, e deue deparar las ardidezas que deue vſar contra ellas. Otro ſi tenga mientes el buen montero ſi las bozes del can o de los canes fueren mas agudas, e de muy grande prieſſa, e que oyere e entendiere que andan mas tierra, entiendam e tengan que andan con venado liuiano. Otro ſi, ſi la derecha del can o de los canes viere e oyere que ſon delgazeras, e a treuudas e ſotiles, e que va la derecha ayuntada, entiēdan que alcançarō venado liuiano. E otro ſi la derecha del can o de los canes fuere der ramada, o cada vna por ſu cabo, e las bozes del can o delos canes fueren apreſſuradas e agudas, entienda e tengan por firme, que lo tomaron cō vandas. Otro ſi, ſi vieren o oyeren que la boz del can o de los canes fueren muy agudas e muy apreſſuradas e que anden mucho e rebueluen por el monte, entienda que tomaron con cieruo. Otro ſi, para entender el buen montero ſi podra alcançar, conoſcer lo ha en eſto, atendiendo e catando muy bien lo que en ello deue fazer, ſi viere que el can o los canes que van diziendo en la derecha, aunque eſcomiencen e empiecen las bozes vagaroſas e de tarde en tarde, e van acuciando el dezir toda via mas, e doblandolas e continuandolas, entienda e crea que podran alcançar ayna por muy cierto. E otro ſi, ſi viere que aunque en las primeras bozes ſeun acucioſos en el dezir e bozear, e vierē q vā ſeguiendo e cōtinuādo deſpues las bozes mas laſſas e vagaroſas de tarde en tarde, e afloxando en ellas de forma que ſe oyan mas debiles e non acucioſas, entiendan e tengan que nō podrā alcançar el venado. Otro ſi, quando acaeſciere que ſeñor o cauallero e monteros ſi quier fueren correr monte en algun lugar que ſea pinar, o en ahedos muy altos acaeſce ende que los monteros prenden e toman engaño en caſo que lo non ayan alcançado los canes al venado. Ca en tonce reſuena la derecha dellos en tal guiſa que pareſce e ſemeja, q lo lieuan aun q vaya el venado biē lueñe dellos e para entēder quales lo lieuā alcanç a do aunq nō ſeā muchos los canes, pare mientes q los q oyere que leparecie re q el reſu eño q fazen es todo ayunta do, e q nō ſe departe, entiēda q aqllos lo lieuan alcāçado, e aqllos ſiga. Otro ſi, ſi acaeſciere como acaeſcemuchas vezes que algunos canes que eſtaran la drando en algunos lugares eſpeſſos por do paſſo el venado, aſsi comoſi el venado eſtouieſſe hi, para ſaber ſi eſta

A 4

con


[fol. 4, verso]


LIBRO PRIMERO

con venado e non, el montero que lo oyere, llegueſſe bien, e ſi touiere can, llegueſſe alli con el, e catele la trauieſſa, e ſi fallare la yda del venado de aquel can enla yda tāga raſtro e corredura, e pida por canes para ayudar al otro, e ſi el otro eſtouiere cō venado ayu darle hā, eſi nō eſtouiere cōvenado, yra aql cā q puſo por la yda, e yrſea al otro empos del, e ſi non touiere can: llegue ſe bien, e fabele, e ſi con venado eſtouiere: luego ſe esforçara el can, e fara mouer el venado, e ſi non eſtouiere cō venado: luego el can ſe verna para el, e entendera que anda errado: e eſto tal acaeſce ſiempre de leue, e eſto acaeſce las mas vezes: quando es vn can ſolo, e los canes que eſto fazē: naſceles de tres coſas. La vna quando ſon muy nueuos e los ſueltan ſin razon. La otra deſque ſon muy viejos de canſancio ode peſadumbre. E la otra deſque ſon muy feridos: e eſcarmentados: e han tomado miedo de entrar en la eſpeſura del mōte. Otro ſi todo montero deue ſeguir bien los canes: que andouieren en cierto: e non ſe enojar, e ſeñaladamente ſaber tomar delantera al venado: que va con pocos canes nō yendo alcançado, e feyendo el monte mas grāde que pequeño. Otro ſi, ſi acaeſciere a quel le tome la delantera, q ſiempre pare mientes deſe poner entre el venado e el mōte do touiere mayor querencia, q por eſſe podria perdere el venado. E ſi viere q el armada q quiere atraueſſar es ancha, e touiere Alanos cōſigo nō ha por que fablar nin de eſtoruar le q nō paſſepara lo mater alli. Mas ſi viere q el armada es eſtrecha, pareſcenos q mejor es fablarle, e tañer le la bozina, ſi la touiere, para tornar le en poder de los mōteros, e de los canes q vernā en pos de el, q non tomar le cobdicia, cuydando q lo podran ferir alli, e paſſarſele, e perderlo por alli. Otro ſi, ſi fuere mōtero de cauallo pare mientes q nō entre entre los canes e el venado, porq el raſtro de la beſtia faze mucho errar a los canes q nō trahen alcançado el venado. Otro ſi, qualquier mōtero q traxie re o matare el venado, ſi touiere bozina q tanga de ociſa, e ſi nō touiere bozina, que diga de palabra en tal lugar lo matan, mas nō q tanga de acogida faſta q acoja el ſeñor. E deſpues q ouie re tañido de ociſa, q pregunte cō la bozina o de palabra, por ſaber ſi anda otro venado en el monte.

CAPIT. VII. QUE FAbla quales tiempos ſon parabuſcar e qua les paracorrer.

QVeremos vosdezir qual tiempo es bueno para buſcar e non tan bueno para buſcar ni para correr. E quando es bueno para correr, e para buſcar. El que es bueno para buſcar, es, quando ha llouido o neuado ante dia, e deſpues de aquella lluuia, o aquella nieue faze la noche, e deſpues el dia que catan viento, en tal que non ſea mucho. E la razon porque para fallar es buena la lluuia de ante dia, es porque amata los raſtros viejos, e fallan bien el raſtro freſco, aquel viente que faze tira la lluuia o la nieue de las ramas, que es coſa que embarga mucho a los monteros para el buſcar, quando cae encim a la lluuia o la nieue, e aunque faga el viento, en buſcando no les empeſce, pues que non han a ſoltar en tal que caten, que ado entendiere que eſtan las camas del venado cerca, que caten ſiempre al ſobre viento. Otro ſi ſi fiziere niebla en tal que non ſea muy cerrada, e los monteros que buſcan ſa ben bien aquel monte que buſcan, pueden muy bien buſcar e non les embargara, e para el correr ſera grande embargo. Pero ſeyendo el monte pequeño, e la niebla no muy cerrada ſabiendo bien el monte, non les embargara mucho. Otro ſi el dia q es com unal

para


[fol. 5, reco]


DE LA MONTERIA.

Fo. 5

para correr es, q aya llouido ante dia, e lanoche q quede, e enla mañana, aunq faga niebra alta, q puedan ver lexos e con poco recio, e en lo otro q ſea el dia aſieſſegado ſin viento. Ca el buen mōtero aunq aya rociado en la mañana ſobre el raſtro deſſa noche, bien en tēdera q deſſa noche fue, e como ſon las buſcas muchas enel mōte, cōuiene q no lo yerren, e lo leuanten. Ca deſpues q fuere leuantado con aquel dia blādo q faze aunq fizieſſen algun yerro los canes lo pueden cobrar por raſtro dar le otros canes, eſte dia tal nō era tan bueno para buſcar, non le yendo correr, porq les embargaria mucho aquel rocio para le dar cerco, para lo cōcertar, porq los de la buſca non ſon ſi nō cinco o ſeys mōteros o ocho alomas, e aunq ſe nō engañaſſen enla yda ſi era freſca deſſa mañana o no, engañar ſe yan en el atajo de dar cerco al mōte, para ſer ciertos ſi es hi el venado o no. Otro ſi, en los tiēpos ſecos tābiē en verano por las calenturas como en el yuierno por los grandes yelos es me jor para correr q non para buſcar. E la razon porq es, porq los de la buſca nō ſon ſi nō ſeys o ocho mōteros alomas. E en eſte tiēpo atal es pequeña maraui lla herrarlo, por bien q le ayude el can e non puede dar fiuza cierta al ſeñor o al cauallero q lo va correr. E puede hi fincar el venado en el mōte, e quando lo van correr q ſon cinquenta o ſeſſenta o cien mōteros, conuiene q los vnos e los otros q lo non yerren, e lo leuanten. Oras el dia ſino q es para todo, para buſcar, e para correr, es auiendo neuado, o llouido ante dia, para matar los raſtros viejos, e eſſa noche que non llueua ni nieue, e q faga grande viēto, para ſacudir delos arboles la nieue o la lluuia. E otro dia q faga el dia muy claro e muy aſſoſſegado ſin viēto, en eſte tal non puede poner ningun achaque el buen mōtero ni el comunal, nin los canes eſſo meſmo.

CAP. VIII. QUE FABLA como deuen embiar catar el mōte grande e otro ſi el pequeño.

PAreſce nos q quando quiſierem correr mente q lo deuen embiar catar en eſta guiſa. Si el mōte fuere grande, embiar quatro mōteros con ſus canes, ſi el mōte fuere pequeño embiar dos mōteros cō ſus canes, e enel monte q fuere grāde e fueren los quatro mōteros cō los quatro canes a lo buſcar, q caten los dos mōteros ala vna ladera del monte e los otros dos a la otra ladera, e q vayan catar luego los dos monteros a do ceua el venado luego en freſco, e los otros dos q vayan catar las ceuas viejas do ſuele ceuar. Porq los venados ceuā vn dia en vn lugar, e otro dia en otro, e por eſto conuiene q ſe cate tambiē do ſuele ceuar deviejo, como de ceua nueua, luego en freſco por nō lo herrar. Otro ſi, ſi fuere tiempo de verano, aquellos que van catar el monte deuen catar las aguas, que ay en el monte, por que es la buſca mas cierta en el verano para fallar el venado. E qualeſquier de los dos monteros que fallaren el raſtro del venado, deue fincar el vno alli, e deue el otro catarle la trauieſſa, e dexarle atajo, e catar el monte en aderredor auer ſi le fallara ſalida, e ſi nō le fallare la ſalida deue ſer cierto q es hi el venado, e ſi fallare la ſalida: deue llamar al otro, auer ſi es aquel el mayor, porque puede auer dos venados, e ſalirie el menor e quedarſe el mayor. E ſi fallare la ſalida del mayor, deue yr por el raſtro adelante, e ſeguirle el raſtro adelante, faſta el primero monte a que fuere, e deque fallare laentrada del tal venado deue poner vna ſeñal en ella, e catar le la trauieſſa e dar atajo el mōte en derredor, e ſi nō fallare la ſalida đue ſercierto q es ay, y eſtēſe alli faſta q ſe corra el mōte. Eſi acaeſciere q fuere vn mōtero

por ſu


[fol. 5, verso]


LIBRO PRIMERO

ſu cabo delos q van buſcar el mōte, e fallare raſtro de algun buen venado, deue tañer cōel pito de raſtro, ſegun que fuere el venado, porquel otro mōtero q lo o oyere, q de luego atajo ſi fallara la ſalida de aquel venado, e ſi non le fallare la ſalida pregunte cō el pito, e entendera q tiene el venado cerca, e ſi lo fallare tanga de raſtro, e venirſra el otro para el. E ſi vierē amos ados q es aquel el raſtro del mejor venado, yran amos ados por ſu yda faſta q lo cōcierten en el otro mōte. E faziendo lo deſta guiſa cōcertaran el mōte en menos tiempo, e muy mas ſin enojo q non llamandoſe por palabra, porq podrian enojar el venado, endemas ſi ouieſſe ſido corrido otra vez. Otro ſi, quando fallan alguna yda de venado, e nō puede conoſcer ſe ſi es grande o comunal, e para conoſcer el venado, torne por la redruña e eſcatimela bien qual es. Ca ſi fuere por la derechura enojara el venado. E de ſi eſtonces embien mandado al ſeñor q ha de correr el monte, e cōcertar lo muy bien ōin enojo porque lo tenga cierto para quādo venierē a corrello, E ſi fuere mōte q el ſeñor o el cauallero non ayan corrido otra vez, tomen aquellos mōteros q tienen cōcer tado el monte dos omes de la tierra, e lieuen los conſigo, e paren mientes do han de eſtar las armadas, e do ha de eſtar la bozeria, e los renueuos, e ſepan los nombres de aquellos logares porq lo ſepan moſtrar al ſeñor o al cauallero q fuere correr el monte. E ſi el monte fuere pequeño a que fueren los dos monteros deuen lo catar de la guiſa q de ſuſo dicho auemos, q deuen fazer los quatro mōteros q van catar el mōte grande, para q lo caten mas atentado, e mas ſin enojo, porq en el monte pequeño es mas ligero de enojar el venado q enel grāde, porq ſi topan en el non ha razon de aſſeſſegar, aſsi como enel grāde. E por eſto ha meneſter de auer mas tiento de catar en el mōte pequeño que en el monte grande.

CAPIT. IX. QVE FAbla en que manera deuen fazer, el dia q quiſieren correr monte.

PRimeramente que ſi el mōte fuere grando, o fuere en tiempo de verano, q partā las buſcas ante noche porq ſe leuan ten mas de mañana. Otro ſi, q vno de los monteros q touieren catado el mōte q deſpierte cō la bozina al ſeñor, e a los otros mōteros, q ouieren dir con el al mōte el dia q lo ouiere dir a correr, e quādo fuere correr mōte de auentura, q non ſea catado, q aquel ſeñor o cauallero que lo fuere acorrer, deſpierte cō la bozina a los monteros. Otro ſi, el Señor o Cauallero que fuere correr el monte deue mandar leuar mucha vianda al monte, lo vno porque yran muy mas esforçados los monteros, e lo otro porque no ſabe como ſe le guiſſara el monte eſſe dia, o ſi le acaeſcera que la aura meneſter alla eſſa noche. Otro ſi lo primero que deue mandar eſſa mañana, ante que vaya al monte, es, que ningun montero non lieue alla ningu na perra preñada ni parida, e la razon porque no es de lieuar alla, es, lo vno que ſi fuere preñada, no correra bien. E lo otro puede perder los fijos con el afan, e la que eſtouiere parida, non es de lieuar alla, porque los canes que la ſintieſſen, non farian bien en todo eſſe dia, de ſi enuiar quatro monteros q madruguen vn poco masque los otros e que ſean los dos monteros de aquellos delos dos que fueron catar el monte, porque lo ſabran catar mejor, e ſi fallaren deſſa mañana el raſtro del venado, deuen tañer de raſtro, ſi fuere Oſſo comunal, tañer de raſtro quatro vezes. E ſi fuere Oſſo grande, tañer de raſtro cinco vezes. E ſi fuere puerco comunal, tañer de raſtro dos vezes. E ſi fuere buen puerco, tañer

tres


[fol. 6, recto]


DE LA MONTERIA.

Fo. 6

tres vezes en guiſa, porq lo oya aquel q va a correr el monte, porque deſde q el que ha de correr el monte oyere a - aquel q tañe de raſtro, que mande yr por la yda dos mōteros con dos canes los mejores q tuuiere. E ſi fuere monteria de Oſſo, q aya en cada buſca diez canes o ocho a lomenos. E ſi fuere mōteria de puerco, aya en cada buſca ſeys canes o quatro alomenos, E vayan con aquel can de leuantar, faſta que leuanten en eſta guiſa. E el montero que lo lieuare tanga de raſtro con el pito a las vegadas, porque lieue todos los canes de ſu buſca apos de ſi, faſta que leuanten el venado de cama, o fallaſſen las arrancadas freſcas que entendieſſen q yua delante dellos. E deſque qualquier deſtas fallaren deuen le dar aquel can maeſtro primero, e deſpues otro apos aquel el mejor que touieren, e deſpues el mejor de aquellos que ouieren finca do, e deſpues todos los otros vno a vno, porq tengan mientes para quel can maeſtro que va delante, ca ſi ſoltaſſen todos en vno enuargarian a aquel can maeſtro q va delāte, e aun vnos a otros ſe enuargarian, e faziendo lo deſta guiſa ſoltarā a derechas, e nō podra hi auer yerro. Pero ſi el monte fuere muy eſpeſſo alli donde entendieſſen q yazia el venado, e q en ninguna guiſa non lo pudieſſen andar los monteros, e entendieſſen q yazia cerca el venado, deuen ſoltar aquel can maeſtro para q lo vaya aladrar, e deſde q oyeren q lo ladra en cierto deuen de ſoltar dos canes de los otros los mejores q touieren, e deſde q oyeren que eſtan todos los canes de aquella buſca con el venado o los mas dellos, entonces tangan ladra dura, e le fablen aquellos monteros q ſoltaron, porq lo o yan los monteros, e acorran alli, ca ſi ſe quexaſſen ante atañer ladradura, e fablar le, fazer le yan mouer e andar mas, e tardar ſe ya de cargarlo de canes por aquella razon, e muy ayna ſe podra perder por aquella quexa del tañer e del fablar. E ſi por auentura nō fallaſſen el raſtro deſſa noche tan ayna, e fallaſſen el del dia dante q non dexen de ir por el, mas nō tan gan de raſtro, porq por aquella yda podriā topar en la yda deſſa noche, e deſde q la fallarē tangā de raſtro, E eſto ſe puede fazer mejor ſeñaladamēte en tiēpo de nieue, e ſin eſto pener ſus buſcas ſin aquella las mas aguiſadas q entē die re, ſegun entēdiere q ſon meneſter en aquel monte, e ſus bozerias ſegun que fuere el monte, e renueuos de canes, e mōteros q deſſeñen en todos los lugares do entēdieren q ſon meneſter, por q deſde que el venado fuere leuantado e lo oyeren los monteros q fueren por las otras buſcas puedā dar aquellos canes q lieuan al venado, e cargar lo de canes, e ſi la ceua fuere muy luenga, e lo erraren aquellos q fueren en el raſtro, ſiempre vna de las buſcas topara enla trauieſſa del raſtro del venado, e lo leuantara. E deſque fuere leuantado ſiēpre topara en las buſcas, e le pueden renouar ſeyendo las buſcas pueſtas co mo dicho es, e ſi leuantare vna daquellas buſcas, puede vna delas otras acorrer a renouar. Pero ſi aquellos dos mōteros tardaren de fallar el raſtro de aquel dia tan ayna, no dexe de ordenar ſus buſcas por la mañana aquel q va a correr el monte en la manera q mejor entendiere ſegun fuere el monte, pues el monte finca cōcertado de ante dia, e caſtigar a cada vna de las buſcas q ſi fallaren q ſuelten dela manera q de ſuſo dicho auemos. E que non dexe ninguno ſu buſca, aunque tangan de raſtro en otra buſca, ſaluo que ſi oyeſſen que ſoltaſſen a buen venado, o tañendo de raſtro o a otro cabo el ſeñor o el cauallero que fuere correr el monte, e non fallando, que faga vna pregunta acabando la buſca, e deuen poner ſus

arma-


[fol. 6, verso]


LIBRO PRIMERO

armadas, ela bozeria dela manera que el monte fuere, e dela guiſa que entendiere que el monte puede ſer mejor tomado, para ſe correr: que por nō fallar el raſtro tan demañana non deue dexar aquel que va acorrer el monte, de ordenar ſus buſcas: para correr el monte: por non perder el dia, pues ante dia lo han fallado cierto. E deuen poner en lo mas alto del monte omes monteros que deſſeñen muy bien, por que digan ſiempre aqual parte anda el venado: o do quiere yr. Otro ſi deuen poner monteros con canes en los lugares del monte: do entendieren que el venado ha de recordir, porque puedan renouar. E ha meneſter de caſtigar a los monteros que eſtuuieren deſta guiſa para renouar. E otro ſi a los q eſtuuieren para deſſeñar: que ante que deſſeñe tañendo bozina: que tāga corredura o ladradura: ſi ſeladrare, porque en tañendo fara parar a los que lo oyerē, e deſpues deſſeñe alcabo do fuere, o a do ſe ladrare. E que nunca fablen alvenado entre el venado e las armadas. E los que renouaren: que paren mientes que non ſuelten al venado de raſtro: nin de trauieſſo: nin de viſta, porque ſoltando de viſta: puede tomar el can muchos yerros: ſaluo deſque fuere paſſado el venado dellos, e tornando lleguen alli: e ſi ſe parare aladrar que lleguen e que lo mueuan, e de alli do ſe mouiere, caten le la yda, e den le aquellos canes que lieuan en ella. E faziendo lo deſta guiſa: los que renouaren: ſabran ſiempre a que venado renueuā ſus canes, e vno de los buenos renueuos que puede auer en el mōte grande, es alli donde ſe leuanta el venado, porque ſiempre tiene alli la mayor querencia, otro ſi en los venaderos. Otro ſi, ſi aceaſciere q vn montero o dos fallarē raſtro de algun buē venado: aunque tengan algun buen can de buſca: deuen tañer de raſtro, e eſperar mas acorro de canes, e ſi los que fallaren el raſtro fueren cinco o ſeys mōteros con ſus canes, e no touieren can que entiendan que lo quiera leuantar: deuen tañer de raſtro, e pedir por algun can bueno, e ſi eſto fezieren: faran como buenos monteros, ante que que xarſe a fazer mala ſuelta arrebatada, porque los que touieſſen el buen can eſperaſſen otros, e fueſſen por la yada e lo leuantaſſen con aquel can, e gelo dieſſen en ſu cabo poder lo ya matar el venado, e perder ſe ya el venado, e ſeria marauilla ſi ſe pudieſſe cobrar eſſe dia. E atendiendo dos o tres canes para con aquel, e poniendo gelos todos, aunq mataſſe alguno dellos, ſiempre fincarian los otros con el venado. Otro ſi, ſi los q falaſſen el raſtro touieſſen tres o quatro canes, e non oui eſſe can de leuātar, e fueſſen canes nueuos cuydando q lo podrian leuātar: andarian por aquel raſtro, a catar la yda, e perderiā el dia, e quādo quiſieſſen llamar por algun buē can, fallarian el raſtro dañado: e no ſeria tiempo delo poder leuātar, e por eſtas dos razones todos monteros de pie deuen guardar eſtas dos coſas para ſer buena ſuelta. E para guardar eſto, no deuē tomar cob dicia, de fazer ſuelta arrebatada, ni auer enuidia vnos de otros, para tañer de raſtro, e llamarſe como dicho es. Otro ſi acaeſce a las vezes, que yran los mas canes conalgun venado pequeño o yran errados, e fincaran los menos canes con el buen venado. Ora el ſeñor o el cauallero que corriere el mōte, apoſ de aquellos canes cuydando q lieuan el buen venado: quando acaeſciere que algun montero lo viere, tanga de preguntar con la bozina: porque eſte quedo el cauallero e el montero q lo oyere, e ſi viere que finca el venado a las eſpaldas, o ſi tornare, tanga de raſtro de buen venado, e tornado es, e ſi viere que anda en par del ſeñor, que eſte quedo. E ſi viere que va adelante, tanga de corredura, e curen de andar.

E ſi


[fol. 7, recto]


DE LA MONTERIA.

Fo. 7

E ſi nō touiere bozina deſſeñelo de palabra. E ſi fiziere viento, ponga vna ſeñal al cabo que andouiere, e deſta guiſa obrara ſiempre el mejor venado, ca entre todas las otras coſas que deuen parar mientes los mōteros de pie que andan dentro enel monte, e los que eſtouieren en los altos del monte, para deſſeñar, deuen tener ſiempre miētes por los canes que andan mas ciertos. E ſi andouieren canes con dos venados, parar mientes por los que andan con el mejor venado, e tambien en el deſſeñar como en tañer la bozina, como por ſeñal ſi fiziere viento, fazer le ſiēpre ſaber q ſiguieſſe do aquel venado, por que lo oya aquel ſeñor que corriere el mōte e los otros mōteros, por que ſiempre tomen con el mejor venado. Otro ſi, pareſcenos que qualquier que leuantare el venado, porque ſabe qual es, q deue tañer deraſtro, ſegun q fuere el venado, e deſpues corredura. E ſi fuere comunal, porque ſepa el Señor que corre el monte, con qui venado corre. E ſi buen venado fuere, deue lo fazer: porque tomara plazer el ſeñor que corre el monte, deſque lo oyere, e deſſeñe que den canes a buen venado, e fara plazer al ſeñor que corre el monte, e a los q lo oyeren. Otro ſi algunos acuciarā mas por le dar canes. Otro āi, quando acaeāciere que algun montero viere el venado, deue tañer de raſtro, ſegun que viere que es el venado, e de viſta porque entiendan que lo veye, e deue deſſeñar al cabo q fuere, e los que lo oyeren entenderan que es vuen venado, e fara plazer al ſeñor que corre el monte, e a qualquier montero que lo oyere. Otro ſi, acaeſce algunas vezes, que ſueltan los monteros, q van en vna buſca e vernā a renouar los de otra alguna buſca. E para eſto, pareſcenos, que deue fazer anſi, llegar alli al raſtro aquellos que vernā a renouar, e ſi vierē que es venado bueno o comunal tanga de raſtro, como deuen tañer de buen raſtro o de comunal. E renueuen le aquellos canes que touieren, ſegun auemos dicho enel capitulo de ſuſo, que deuen renouar. Empero ſegun auemos dicho, ſi algun buē can ouiere de buſca, tengan lo que nō lo ſuelten, e eſto por dos razones. La vna porque con el can que ha leuantado cinquenta venados, non es bueno de renouar, aſsi como cō otro can. Lo otro que teniendo lo en la trayella podran acorrer con el, ſi algun buen venado ſe deſcobriere en el monte, E ſi viere que es venado pequeño, tanga de raſtro, e deſſeñe, que va con venado a aquellos canes que fueren ſueltos primero. E ſi el monte todo fuere buſeado, que entiendan que non ay otro venado, tanga ſenziella, e pregunten al ſeñor q les manda fazer. E ſi el monte non fuere todo buſcado, torne a el con aquellos canes acatar por otro venado mejor. Pero ſi el venado fuere muy bueno, e los canes de la primera ſuelta fuere pocos, dēle aquel can maeſtro delante delos que vinieren con el porque puede tener grande pro, ſaluo ſi eſtouiere muy canſado, que en tiendan que non podra alcançar, guarden lo, para encarnar de trayella.

CAPI. X. QUE FABLA en que manera deuen fazer, corriendo monte el dia que fiziere viento.

ACaeſce algunas vezes, que faze muy grande viēto, que es vna coſa que eſtorua mucho el oyr. E quando eſto fiziere deuen embiar mas canes en cada buſca, que ſi nō ſizieſſe viento, porque las mas vezes cō el viēto los monteros nō puedē oyr los canes. E porq por auentura nō podriā renouar aquel dia mas canes de los que fueron pueſtos primero. E por eſta razon ha meneſtor que a la primera ſuelta aya mas canes q el dia que non fiziere viento. E ſi fue

B ren-


[fol. 7, verso]


LIBRO PRIMERO

rendos monteros por raſtro de algun buen venado, deue tomar el vn montero de aquellos que va en el raſtro, a lo fazer ſaber a aquel que corre el monte, e eſperar enel raſtro, faſta que ayan ſu mandado, e ſi leuantare el venado, deuen poner buena ſeñal en vna lança en el mas alto lugar del monte, porq lo vea aquel que corre el monte. E entienda que ha leuantado, porque con el gran viento aunque tangan bozinas e deſſeñen, non lo podrian oyr, E entender lo ha mejor por la viſta de la ſeñal. E otro ſi, tornar el montero cō el mā dado del ſeñor, es muy bueno por que los pueda al cancar, ante que ſe aluengue mucho, e mandar les ha como fagan. E como quier que eſto auemos dicho de ſuſo que ſe deue fazer el dia viento, deue ſe entender, ſi el viento ſe leuantare, deſpues de leuantado en venado. Mas ſi el queriendo yr alla faze muy gran viento, todo montero deue de eſcuſar de correr mōte, el dia que fiziere muy gran viento, porque non ay coſa en el mundo, que mas eſtorue a los monteros que corren monte.

CAPI. XI. QUE FABLA en que manera deuen fazer los monteros, ſi fallare en la ſalida del venado de aquel monte que van a correr.

SI acaeſciere, que a do ouieſſen ante dia fallado el venado, e fueſſe ſalido, dende aquel dia que lo van acorrer, deuen fazer anſi, el montero que fallere la ſalida, deue tañer de raſtro, porque lo oya el ſeñor. E ſi fuere lexos embiar mā dado al ſeñor, e eſperar alli tañendo de raſtro, e el ſeñor o los que alli llegaren deuen fazer deſta guiſa. Dar ſeys monteros cō ſeys canes: los mejores que touieren, e que vayan deſta guiſa, los dos por aquella ſalida que el ſalio tañendo de raſtro a las vegadas, porque lo oya el ſeñor que va correr el monte, e los del vn cabo fazia la mano derecha del raſtro que lieuan. E los otros dos fazia da eſquierda. E porq ſi los q leuarē la y da, lo herraren e boluieren el raſtro cōtra la mano derecha o cōtra la eſquier da que lo cobre qualeſquier de los que van ala mano derecha o ala eſquierda de aquellos que louan la yda, e q digan luego aca ya el venado, e lleguen alli el mejor can q hi fuere. E deue yr el q ha de correr el monte cō todos los canes e cō todos los Alanos en eſpaldas de aquellos, e non muy cerca dellos, porq non los embarguen e leuar la yda, nin muy arredrados porque ſi dixeren los q van enla yda, que tienen cierto el venado, e fuere tiempo en q puedan correr el monte, puedā poner ſus armadas, e ſu bozeria ſegun dicho es, e correr lo eſſe dia. E ſi fuere tan tarde deſque fallaren el venado, e dixeren a quellos q van en la yda, aquel va correr el mōte que non lopuede correr eſſe dia, deue recoger todos ſus monteros con todos ſus canes, e yr ſe el cō todos ellos para vna poſada la mas cerca que fallare de aquel monte, e ſi fuere tiempo de verano, que caten cerca de alguna agua, a do poſen, en tal manera que non fagan enojo al monte, porq lo puedā correr otro dia enla mañana, que dicho auemos encima que mejor es dexar de lo correr, ſi muy tarde es , q nō poner le los canes tarde, porq podria venir la noche, e perder ſe ya el venado por aquella quexa, mas otro dia tornar alli al alua, e correr ſu mōte ſegun de ſuſo auemos dicho, q ſe deue fazer, la dicha mōteria ſe deue entēder feyendo el venado bueno.

CAP. XII. QUE FABLA en que manera deuen fazer los mōteros quando van correr monte, en que ſabē que ay muchos venados.

Quando


[fol. 8, recto]


DE LA MONTERIA.

Fo. 8

QVando acaeſce que corren algun buen monte, en que fabē cierto que ay mas de vn venado, aunque ſalga vn venado por vna armada, por eſſo non deuē dexar las armadas. Saluo aquellos por do ſaliere tābiē los cauallos como los otros que hu eſtouieren, que lo deuen ſeguir, faſta que lo maten, e todos los otros deuen eſtar muy quedos en ſus armadas, faſta que ſepan ſi ay otro venado en el monte, o tangan de a cogida. Pero ſi aquellos por do ſaliere vieren que es muy buen venado, e pidierē acorro de canes, que los acorran con canes los que mas cerca eſtouierē dellos. Pero ſi alguna de las buſcas leuare raſtro de algun buen venado, que vaya por ſu yda adelante. Otro ſi ha de guardar aquel cauallero, que fuere apos el venado, que ſaliere por ſu armada, que ſi los canes lo leuaren al cançado que vaya apar dellos, e llegue ſe al venado, lo mas que pudiere para lo matar alli, e ſi los canes non lo leuaren alcançado, que dexe paſſar los canes ante ſi, porque non los deſtorue. E de ſi vaya apos de ellos fablandoles porque alcancen. E ſi fuere ome que ſupiere la tierra, faga mucho por tomar delantera al venado, por lo tornar a poder de los monteros. Pero ſi los que fueren a catar el monte, non ouierē ſuelto, e acaeſciere q ayan ſuelto otros, alleguen alli al raſtro, aquellos q fueren buſcar el monte. E ſi vieren que es aquel el mejor venado, vayan cō ſus canes a renouarlo, quierande enel mōte quier ſea ſalido de aquel monte, e ſi non fuere el buen venado, tornen a el monte a catar la yda del, e ſi la fallarē tangan de raſtro e deſſeñen que acorran con mas canes para buen venado. Saluo ſi fuere muy tarde. quando lo fallaſſen, porque lo ouieſſen a dexar de correr para otro dia en la mañana.

CAP. XIII. QUE FABLA en las armadas de los Alanos en que guiſa los deuen poner en ellas.

PAreſcenos que los Alanos que han de eſtar en las armadas que feha de fazer en eſta guiſa, por q las armadas ſon mas anchas o mas luengas las vnas que las otras. Si la armada do mandare poner los Alenos fuere grande, deue los mandar poner en eſta guiſa, dos Alanos a rayz del monte, e dos o tres de cauallo con ellos o alomenos vno. E ſi la armada fuere angoſta dos Alanos cerca el monte donde ha de ſa lir, e otros dos a rayz del monte do el venado ha la querencia, los raſtros cōtra el monte donde ha de ſalir el venado, porque ſi los vnos lo erraren de tomar, q lo non yerren los otros, e con cada dos Alanos q eſten ſiempre dos omes de cauallo o vno alomenos, e por q ha algunas armadas q ſon cueſta ayu ſo donde ha de venir el venado, o ſera cueſta arriba a do ſe quiere acoger, o llano, en eſta tal pareſcenos, q deuen poner los Alanos al pie del requeſto, e caſtigar q dexē paſſar el venado por ſi, porq lo alcance el Alano a la cueſta arriba, o enel llano ſi tal fuere el lugar, ca ſi gelo poſieſſen enmedio del recueſto, aunq fueſſe el trecho muy luengo no hay Alano en el mundo q podieſſe tener la cueſta ayuſo, e qudo llegaſſe al lugar do podrie alcāçar, yria tan cāſado que non t[...]nia fuerça para lo poder tener.

CA. XIIII. QUE FABLA como deuen fazer los mōteros ſi el ſeñor o el cauallero fuere correr monte, e ellos fueren catar otro Oſſo de aquel.

ACaeſce a las vezes que embia el ſeñor o el cauallero a catar algun mōte hi enla comarca do eſtouiere quier el vaya a correr otro monte, o finque en

B 2

la po


[fol. 8, verso]


LIBRO PRIMERO

la poſada. E ſi fuere el monte que fueren a catar que ſe pueda correr eſſe dia, deuen fazer anſi. Si fuere buen Oſſo, aquel venado que ouieren fallado, fagan quatro afumadas, e ſi fuere Oſſo comunal, fagan tres afumadas, e ſi fuere buen puerco fagan dos. Porque acaeſceria que el monte ſeria tan lexos, que aunque tañeſſen de raſtro non lo podrian oyr, e demas ſi fizieſſe algun poco de viento, por las afumadas ſaber lo yan en vn punto, pero con todo eſto non dexen de embiar mandado al ſeñor o al cauallero, e ſi fallaſſen tarde, embien el mandado al ſeñor, e nō fagan las afumadas, e poder lo han correr otro dia en la mañana.

CAPI. XV. QUE FABLA en que manera deuen fazer los monteros, quando los canes dexarē algun buē venado cerca de la noche.

SI acaeſciere que los canes paſſen de las armadas, e los monteros lo ſiguen faſta muy tarde, e los canes non dexarē, los monteros deuen tomar ſus canes en las trayellas, e ſi algun can traxieren folgado, o quixieren tomar con el aquel raſtro. E ſi lo non traxieren yr ellos meſmos, por aquel raſtro, faſta que ſea bien noche, e en aquel lugar poner vna ſeñal. E ſi por auentura poblado ouiere cerca del mōte, yr alla, e ſi fuere tiēpo de verano que caten el agua lo mas cerca, e fincar ay, e penſar bien ſus canes, e embiar mandado al Señor que corre el monte, e tornar al alua al raſtro, e ſi a corro de otros canes non ouiere, tomar otro dia en amaneſciendo con aquellos meſmos el raſtro, e el mejor montero con el mejor can yra delante muy grande pieça, e llegar faſta do entienda que yaze el venado cerca de alli, e apartar ſe de alli a tañer de raſtro, ſi por auentura algunos monteros de los que fueren perdidos con ſus canes ante dia, oyeren aquel que tañe de raſtro, vernan a el, e atienda los e pongale los mas canes que podiere, e ſi por auentura non touiere, ſi non a quellos que ouieſſen tomado ante noche poner gelos, ſaluo ſi eſtouieſſen muy deſpeados, e ſeguir ſus canes aquellos monteros, e algunos dellos boluer a llamar por canes, e ſi el venadp buenos es, non ay ſi non morir ſin grande afan, ſi lol monteros fizieren como buenos, e porfiaren, pero ſi aquel ſeñor o cauallero que va a correr el mōte non lo ouieren vido eſſa mañana, que eſperen que non ſuelten faſta que ayan mādado del. Pero ſi tardare, ſuelten, e embien le vn ome a le fazer ſaber en lo que eſtan, e que los acorra con canes.

CAP. xvi. QVE FABLA en que manera deuen fazer los monteros quando los tomare la noche con algun venado, e los canes non dexaren.

SI por auentura los canes touieren faſta grande noche contra el alua los monteros deuen fazer anſi. Llegarſe lo mas que podieren ende, e deuen fazer fuegos en derredor de aquel lugar do ſe ladrare, e lleguen ſe los mas dellos a la parte que entendieren que es la mayor querencia del venado, porque ſe podran perder ante, e alli ſean los mas fuegos, o la bozeria, e ſi vieren que los canes eſtouieren con el venado, a ladran bien non les den grande acucia de bozes nin de bozinas, e ſi vieren que afloxan fablen les e tangan las bozinas, pero que non ſe alleguen los monteros mucho, nin les fablen muy de cerca, porque ay algunos canes, que de que o-

yen


[fol. 9, recto]


DE LA MONTERIA.

Fo. 9

yen a ome fablar de noche cerca de ſi vienen ſe para el, e dexan el venado, e ſi algunos canes ſe vienen para ellos pienſen bien dellos, e atarlos e darles del pan ſi lo touieren, de que vierē que enflaquecen aquellos canes que eſtan con el venado ponerle mas canes, por que de los que touiere que guarden q fiquen algunos folgados para otro dia ſeñaladamente dos canes buenos de le uantar, o vn can alomenos, e aſi como amaneſciere ponergelos todos que como el venado eſta canſado de ante dia por pocos que ſean los canes, e aūque non ſean muy deſcanſados faziendo los monteros como buenos e ſeguiendo lo bien non aura al, ſi non morir ſi el venado es bueno o comunal ſi tiempo fuerte non los deſtoruare.

CAP. CVII. QUE FABLA como deuen fazer los monteros ſi los canes dexaren a la media noche o dende arriba.

SI por auētnra acaeſciere q los canes tienen faſta la media noche o alguna parte de la noche, e dexaren e non ouiere canes que renouar, tomen ſus canes e curen bien dellos, e deuen tomar tiento alli do entendieren los monteros q dexaren, e otro dia de mañana deuen leuar alli el mejor can de fallar que touieren e apañar los mas canes otros q podieren auer e los dos monteros mejores yr ſiempre por la yda, e los otros yr atajar a ver ſi fallaran el raſtro adelante, e ſi lo fallaren que tangan de raſtro a los otros que lleuan la yda, que ſi el buen venado es nonlo fallaran muy lexos e aunque lo fallen lexos ſi lo leuantarē non deue correr mucho. E para tal como eſto es bueno de guardar algunos canes ſiempre para en la mañana, e que aya entre ellos vn buen cā eſtremado para fallar. E deuen yr por ſu yda, faſta que lo fallen, e los otros canes muy cerca de aquel can para ge los dar, e ſi deſta guiſa fizieren, faran como buenos, e de como el venado eſtara canſado de ante dia, non ay al, ſi non matallo, ſi tiempo fuerte non los deſtoruare.

CA. xviii. QUE FABLA como fagan al venado bueno, que fue corrido otras vezes,, e anda eſpantado.QVando acaeſce que fabē de vn buen venado, e ſaben el monte en que eſta, e ha ſeydo corrido otras vezes, e anda eſpantado, para le dar canes mas en cierto, deuen fazer anſi. Parar mas buſcas que para otro venado, e que aya en cada buſca tres o quatro canes e non mas, e deſtos que ſea el vno bien cierto para leuantar, e los monteros que vayan muy callando. Otro ſi, que leuen caſtigados ſus canes, e que non gruñan en las trayellas, porque los podra oyr el venado, e perderſe por aquella razon, e qualquier de las buſcas que fallare el raſtro deſſa mañana, tanga de raſtro con el pito, e embie vno que tanga de raſtro con la bozina arredrado de alli, porque lo oyan los monteros, e vayan por el raſtro muy ſin roydo, porque le puedan dar aquellos canes en la cama o ental guiſa porque lo alcancen ay na E ſi n eſto pongā ſus renueuos en la delantera del mōte, los mas eſpeſſos que pudieren en los lugares que entendieren que cumple, ſegun fuere el monte porque deſque le traxieren dos o tres canes que lo renueuē e lo carguen de canes, lo mas ayna que podieren. E ſi acaeſciere que nō ſea echado en aquel monte que tienen tomado, e fallaſſen el raſtro que yua fuera de la bozeria, e que entiendā que es deſſa mañana, deuen eſperar alli, e recoger los mas ca-

B 3

nes


[fol. 9, verso]


LIBRO PRIMERO.

nes q podierē, e embiar vn mōtero con bozina a tañer delāte de raſtro, alonga do de la yda del venado, porque lo oya el ſeñor que fuere correr el monte, e llegue alli, e les mande que vayan en el raſtro diez o doze canes maeſtros de leuantar o vno alomenos. E los otros canes que los embien en renueuos a tomar el monte adelante, contra, do entendierē que es la mejor querencia del venado. Otro ſi, embiar monteros a lo alto del monte, porque deſſeñen. Porque anſi como cumple que en el monte bien tomado, aya pocos canes en la buſca para el venado que anda eſpantado, anſi cumple en el monte que non es tambien tomado, muchos canes en la buſca, porque los oyan los monteros mejor, deſque fueren ſueltos, e los ſeguiran. Otro ſi, porque en el monte q non eſta bien tomado, non pueden los monteros renouar, anſi como renouarian enel mōte que fueſſe bien tomado.

CAI. XIX. QUE FABLA del repartimiento que ha de la monteria del Oſſo, a la del puerco.

QVeremos vos dezir el departimiento que es dela monteria del Oſſo a la del puerco, e por quales razones es mas graue de fazer. La primera razon es, porque communalmente fablando, ſiempre es el Oſſo en mas brauo monte, e peor de andar que el puerco. La otra razon porque faze las ceuas mas luengas que el puerco, e es peor de leuantar, en que ha meneſter muy mejor montero, e mejor can para lo leuantar ſeñaladamente por vna coſa, porque el raſtro del puerco ſe pareſce mejor e en mas lugares que el raſtro del Oſſo, e por eſta razon ayudara mejor el monte a leuar el raſtro del puerco, que non el raſtro del Oſſo. E en el raſtro del Oſſo el muy buen can e bien encarnado ayudarà mejor al montero, que el montero a el. La otra razon es, porque ha meneſter mas canes e mas gente para el monte del Oſſo que para el puerco, porque muchos canes que anden con el Oſſo, nunca ſe atreuen tanto a el como al puerco. La otra razon es, porque deſque es leuantado como quier que nō anda de vagar, anda mas tierra que el puerco, e por mas fuerte lugares. La otra razon es, porque los mōteros de pie non ſr atreuen tanto a ſe llegar a el para lo mouer, quando ſe la dra, nin para lo ferir como al puerco. Como quier que de ſu naturaleza es mas ardid el puerco que el Oſſo, e aun por eſſo es mas ligero de matar el Oſſo, porque el viene a buſcar la muerte con ardideza. E por eſtas razones el montero que aya vſado la monteria del Oſſo, tener la ha por mayor, e mas graue de acabar, e terna por menor e mas ligera de fazer la monteria del puerco que la del Oſſo. Otro ſi, lo porque puede conoſcer, en que vera ſi es Oſſa apartada de las que non trahen fijos, o Oſſo comunal es en vna coſa e non en otra, que pare mientes alli do eſtercolare, ſi viere que faze las aguas ayuntadas, entienda que es Oſſa, e en eſto ſe puede conoſcer e non en al.

CAPIT. XX. QVE FAbla del departimiento que ha dela monteria del verano a la del yuierno.

QVeremos vos dezir el departimiento que ay de la monteria del verano a la del yuierno, que es lo que deuen fazer los buenos mōteros en eſte tiempo atal. Lo primero que han de madrugar mas en el tiempo del verano, que en el yuierno, porque es el tiem-

po


[fol. 10, recto]


DE LA MONTERIA.

Fo. 10

po caliente, e con el roſcio de la mañana leuara la yda mejor el montero, e leuātara mejor el can. Otro ſi, partir mas buſcar que en el yuierno, porque fallen mas ayna, e buſquen el venado a las aguas, e las ombrias, e mandar a cada vna de las buſcas, que do enten dierē que podria yazer el venado, que tomen ſiempre el viento, porque en eſte tiempo del verano es el tiempo ſe co, e es muy malo de fallar el raſtro. E tomando el viento ſegun que auemos dicho, tomaran los canes el viento del venado, e por aquel viento que tomaren o leuaren, o leuara el montero a la trauieſſa del venado, o a la cama, e es la buſca mas cierca para en tiempo ſeco, q ninguna otra. Otro ſi guarden mas canes, porque ſi acaeſciere, que erraren los primeros, o los dexaren con la ſieſta tengan canes para cobrar el venado, porque ante que eſcaliente el dia aya acabado ſu monte, o traya tan canſado el venado, que ſe nō pueda perder, que como quier que es el dia del verano mayor que el del yuierno, ha en el mas tiempo para correr monte, que en el dia del yuierno, e por eſto ha meneſter tomar el monte mas por la mañana, e auer mas acucia que en otro tiempo. Otro ſi deue leuar mas Alanos fara fazer las armadas mas allegadas que en otro tiempo, por que den cabo a ſu monte mas ayna. Otro ſi, porque los canes de ſu naturaleza ſon muy calientes deuen les dar en eſte tiempo menos afan, e traher los mas guardados, e correr con ellos en la tierra mas fria, e de mejores aguas que fallaren. E poreſtas dos razones todo montero para fazer buena monteria, quando acaeſciere que ouiere acabado de ſu monteria por la mañana, en eſte tiempo non deue tomar cobdicia en eſſe dia para yr a correr otro monte, anſi como lo podrian fazer en los dias del yuierno. E aun en eſte tiempo atal para fallar mas ayna el venado, pueden fazer la ſuelta del can en ſu cabo, para que lo vaya a fallar, ſegun de ſuſo auemos dicho en el otro capitulo muy mas cumplidamente. Otro ſi, en aqueſte tiempo atal, deue el ſeñor o el cauallero que eneſte tiempo fuere correr monte, mandar leuar en las azemilas, porque ha muchas tierras ſecas, e por mengua de agua ſe podrian perder los canes, e nunca podrian fazer bien. E en el mejor tiempo quando fueſſen meneſter falleſcerian, e aun fuera de los canes es muy buena para los monteros que ſe acorreran della, ſi la ouieren meneſter. Otro ſi, los mejores renueuos que pueden ſer en eſte tiempo anſi, es a do ſopi eren que ay agua en el monte.

CAP. XXI. QUE FABLA en que manera fagan, quando corrieten monte en tiempo muy caliente.

POrque en verano es el tiempo muy caliente, e los canes non ſon tales en verano como en yuierno, nin pueden fazer bien anſi como en el yuierno. Pareſcenos que el que quiſiere correr monte en eſte tiempo atal, ſeñaladamente de Oſſo, que deue fazer anſi. Embiar dos canes muy buenos en cada buſca, e ſi fallaren, ſoltar el vno dellos a pos aquel los otros canes que fueren en la buſca, e tener el otro en la trayella, porque ſi algun yerro ouiere en la ſuelta de aquel can primero, que lo purdan cobrar con el otro, que non ſoltaron, e acaeſciendo algun yerro en la ſuelta, que aquel montero que finco con aquel buen can, que faga mucho por cobrar la yda del venado, e deſque la fallare tanga de raſtro, e ſiempre

B 4

le


[fol. 10, verso]


LIBRO PRIMERO.

le acorreran con alguna de las buſcas o de los renueuos con cinco o ſeys canes para ſoltar con aquel can maeſtro como quier que en el verano es el tiēpo muy caliente, e los canes non pueden fazer bondad como en el tiempo del inuierno. Pero es la buſca muy cierta en eſte tiempo ſeñaladamente del oſſo quando lo Dios quiere deparar, por la mañana con el roſcio ante que venga la ſieſta porque ſiempre comen colmenas o en frutas o en panes e fartaſe mucho e echaſe cerca. Por eſto deuen embiar dos canes maeſtros en cada buſca. Otro ſi que paren mas buſcas en eſte tiempo que en otro porque fallen con el roſcio de la mañana ante q entre la ſieſtaſegun que auemos dicho en el capitulo que fabla del departimiento que ha de la monteria del verano a la del inuierno. Otro ſi el ſeñor o el cauallero que corriere el monte deue fazer mucho por tener conſigo diez canes o ocho alomenos, e nunca los deue ſoltar nin ſe deue aquexar para los encarnar por la mañana faſta que vea quel venado anda ferido o tā cerca de la muerte que ſe non puede perder e guardarlos porque ſi vuere q ſe pierde por mengua de canes que acorra con ellos para lo cobrar que como quier que eſto de guardar canes en todo tiempo es buena monteria. Pero ſeñaladamente mucho mas lo es en eſte tiempo caliente. Otro ſi ſin eſtos canes que han de tener conſigo que tengan echo canes o ſeys alomenos en alguna caſa cerca del monte ſi la ouiere porque eſten mas folgados, e ſi non ouiere caſa que los tengan cabe alguna agua en la mayor friura que fallaren en comedio del monte porque puedan acorrer con ellos a todo cabo ſi vieren que ſe pierde el venado por mēgua de canes, e como quier que es verdad que non ha ſuelta mas cierta que en la cama del venado o quando le fallan las arrācadas en que entienden que va fuyendo, pero ay algunos montes que ſon muy eſpeſos e non ſon muy grandes que ſon bien apoſtados e en eſtos atales ſi touieſſen algun buenvenado bien cierto e faben que no ay otros venados en aquel mōte pueden ſoltar vn can muy cierto en la yda para que lo vaya fallar e en lo al poner ſus renueuos e ſu bozeria. Otro ſi ſus armadas de alanos ſegun que fuere el monte porque delo que aquel can fallare le puedan acorrer renouādolo con canes e en tales montes como eſtos pueden fazer tal ſuelta e non es mala monteria, e aun toma plazer a quel ſeñor que corre el monte en oyr como lo va fallar aquel can en ſu cabo ſeñaladamente en tal tiempo como eſte caliente, e ſeyendo el can muy cierto es buena eſta ſuelta deſta guiſa porque fallara mas ayna el can ſuelto que non leuandolo por la trayella e leuantara mas ayna faziēdolo deſta guiſa. E ſeñaladamente es buena eſta mōteria para el Oſſo en eſte tiempo ſeyendo el can muy cierto como diche es, Otro ſi porque en eſte tiempo ay muchos montes ſecos quel ſeñor o el cauallero que fuere correr el monte que mande leuar ſiempre vna azemila cō agua para acorrer a los canes conella o a los monteros ſi meneſter fuere ſegun lo auemos dicho en el capitulo q fabla del departimiento que ha, de la mōteria del verano a la del inuierno.

CAP. xxii. EN QVE MAnera deuen fazer quando qui ſieren correr monte denoche.

OTro ſi en eſte tiempo a tal pueden correr monte denoche en eſta manera fazer tomar muy biē el mōte de bozerias e de renueuos e cada dos omes que fagan ſuego, e los q tuuieren canes q los tangā biē callados en ſus trayellas e mādar ſoltar dos canes muybuenos deſq ouierē cenado

buen


[fol. 11, recto]


DE LA MONTERIA.

Fo. 11

buen rato e los que eſtuuieren en las bozerias o en los renueuos que los eſcuchen bien e ſi recudieren venados algunos dellos que les non den bozes nin tangan bozinas porque le farian andar mas, pero fagan algun mormullo entre ſi porque ſe detenga en el monte e ſi llegare muy cerca fable le paſſo e ſi dexare el vn cā fincare el otro cō el venado el renueuo q eſtouiere mas cerca time cā muy bueno y allegueſe muy paſo lo mas cerca q podiere e dele aql cā e nō tanga bozina nin faga otro ro ydo, e ſi acaeſciere q dexarē amos los canes a la media noche o dende arriba aqllos del renueuo q eſtouierē mas cerca dōde dexarē los canes tēgā biē el tiēto en aql lugar do los oyeron dexar para lo cobrar en la mañana, e ſi touieren amos los canes o el vno dellos faſta en la mañana, ajutē ſe vnos ocho mōteros oſeys alomenos cō ſus canes, e denſe los todos, entōces tāgā ſus bozinas deſeña para qlo oyā los delos renueuos, e q fagā eſo miſmo e eſta monteria tal es buena para en el tiēpo muy caliēte, porq nō afanarā tanto los canes nin los mōteros, e abra cabo mas đ mañana, pero q guardē eſtas tres coſas, lo vno q nō aya muchos venados enel mōte lo otro q ſea el mōte mas grāde q peqño, porq aya razō deſe detener el venado e otro ſi q faga luna eſta mōteria es mejor para puerco que para oſſo.

CA. xxiii. QUE FABLA en que manera deue fazer el montero que quiere fazer buen can de trailla.

POrq lo mas del monte es en los buenos canes, deuen fazer mucho los buenos monteros por fazer buenos canes ſeñaladamente para auervnos buenos canes de trayella para leuātar, porq es lo primero que ſe ha de fazer enel monte, e por eſto a meneſter de ſer lo mas cierto e q no aya yerro enello, e para eſto pareſce nos q el que quiſiere fazer buen can de trayella, qlo deue fazer anſi, mandar que lo lleuen ſiempre a la buſca mas cierta que ouiere en el mōte, e que vaya en compañia del mejor montero en que fuere el can mas cierto de leuantar, e deſque fallare el raſtro del venado, vaya adelante porla yda, aquel can mejor, e que lleue a pos el aquel cā nueuo que quiere fazer, en guiſa que entre aquel can que lleua la yda e aquel can nueuo que quieren fazer, non entre otro can ninguno nin ningun montero. E deſque entendiere que es la cama del venado muy cerca que entienda non la pueda errar de lo leuantar, paſſe aquel montero que lleua el can nueuo adelante de aquel que lleua la yda, e leuante lo conel, en guiſa que entienda el can que lo leuāto el e denle aquel can maeſtro que lleua primero, e deſpues todos los otros canes que van en aquella buſca, ſaluo aql can nueuo que tēga en la trayella, e paſſen la cama conel, e falaguenlo alli mucho, paſanta la cama del venado, e denle alguna coſa de comer, e lleuenlo en la trayella e fagan mucho porque quādo muriere el venado q lo lleguen alli para lo encarnar de trayella, e ſi quiſiere comer del denle del coraçō. E ſi nō quſiere comer de; porque ay algunos q aunque ſean buenos non quierē comer del venado, tomē el figado del venado e tueſten lo e dēgelo con del pā e comerlo ha e ēcarnādolo muy biē deſta guiſa vnas cinco o ſeys vezes, dēde adelāte poder lo hā muy bien ſoltarpero q guardē q las primeras cinco o ſeys vezes q lo ſoltarē q ſea en monte pequeño e q ſea el venado bueno por tal q nō aya razō de errar de ſe encarnar. Otro ſi fuere can que entiendan que quiere ſer bueno de trayella e es muy q xoſo en ladrar a menudo enla yda del

B 5

vena


[fol. 11, verso]


LIBRO PRIMERO

venado, e por feridas nō ſe quiere caſtigar, nin poner le la trayella entre los braços, que es coſa que le caſtiga el ladrar, nin por enboçallo, nin por leuar le la mano en la trayella a rayz del peſcueço, deuen lo fazer anſi. Dar lo a vn ome montero en quanto eſto uiere aquel ſeñor en alguna villa, que vaya con el a los montes mas fuertes, do entendiere que el ſeñor non quiere correr, porque ſe mueuan dende los venados a los otros buenos montes, e leuanten con el los mas venados que pudiere, e non lo ſuelte, nin le faga plazer ninguno, e tanto leuante con el, faſta que lo enoje, e lo canſe en aquello, e ſi viere que ſe emienda de aquel quexo, falaguele, e fagale mucho bien, e deſque viere que nō va huſando aquel qxo, leue lo a la buſca con los otros, ſegun dicho auemos encima, que deuen fazer al can para que ſea bueno de trayella. E ſi por eſto non ſe emienda deſte quexo non fallamos razon porque ſe quite dello. Saluo ſi ſe emendare contra a la vegez, deſque fuere canſado. Otro ſi, dezimos que los canes q nos fallamos que leuantan mas callado, e mas ſin quexa el venado, que ſon los de los valleſteros de monte, porque ſon muy bien caſtigados, non porque ellos ſon lindos nin buenos, mas dezimos lo por los que quiſieren fazer buen can de buſca, que tomen de los lindos, e los den a acoſtūbrar a los valleſteros quanto para buſcar. Otro ſi dezimos, que los canes que mejor porfian en andar ſeyendo bien dados al venado, que ſon los de las montañas, e de las tierras muy fragoſas, e la razon porque es, es porque vſan a correr montes grandes, e non vſan Alanos non omes de cauallo. E ha razon de andar mas el venado, e lo matar ſin omes de cauallo, e a vencimiento de canes, e con mayor porfia.

CA. xxiiii. QUE FABLA en que manera deuen fazer para auer buen can de correr y renouar.

PAra fazer buenos canes para correr, ca todos non pueden ſer buenos de leuantar, deue fazer anſi. Aquel que lo traxiere fazer mucho porque llegue con aquel can en la trayella a la muerte de venado, porque lo encarne, e deſ que lo ouiere encarnado vnas cinco o ſeys vezes, deſta guiſa non dexe de lo ſoltar al venado, de que entienda que anda canſado el venado, e cargado de canes, e anda muy cerca dela muerte, e anda en guiſa que entienda el montero que non ſe podria perder. E encarnando lo deſta guiſa otras cinco o ſeys vezes, dende en adelante podria ſoltarlo cada dia mas templano, e en guiſa porque pueda andar mas con el venado, e faziendolo deſta guiſa podrian fazer buenos canes tambien de leuantar como de correr. Otro ſi, que al encarnar que le dē de comer, ſegun que auemos dicho encima. Otro ſi, ha de guardar el mōtero que quiere fazer buen can tābien de leuantar como de correr. Quando lo vn dia ha fecho biē el can, que lo non leue a monte dos o tres dias, porq lo ō canſe ni lo enfade en quāto es mueuo, e el dia q lo guiſiere leuar al mōte q lo leue a monte cierto, e yra el can folgado, e no aura al, ſi nō fazer bien. E faziendo lo deſta guiſa, ſe ra ſiēpre buen can de leuātar y correr.

CAP. xxv. QUE FABLA q departimiento ha de encarnar el can en el venado, o darle de comer en el, o deſencarnalle.

QVeremos vos dezir que de partimiento ha de encarnar

el


[fol. 12, reco]


DE LA MONTERIA.

Fo. 12

el can en el venado e dar le de comer en el, o deſencarnar le, el encarnar derecho del cā el venado es q deſde que es dado al venado, non le dexa, faſta que muere el venado, e dando le de comer en el, o ſi le dan algun venado, e lo dexa, tomar le en la trayella, e dan le otra vez aquel venado meſmo, e lo tiene con el faſta que muere. E como quier fizo mal en la primera, e pues lo emendo en la ſegunda, es buena encarnadura, e a lo que deuen dezir, dar le de comer en el venado es, quando el can non es ſuelto eſſe dia que muere el venado, e le dan de comer de trayella. E lo que es deſencarnar es quando dan al can a vn venado, e lo dexa, e lo toman en el monte radio e vienen le a dar de comer en el venado, o quando lo dan a algun venado bueno en cama, o de viſta muy acerca va con el muy gran rato, e lo dexa por otro peor, e lo toma yendo con aquel pequeño e lo tornar a dar de comer en aquel venado bueno que el dexo, o ſi le dan de comer en el venado deſpues que es en la villa, o ſi andando el bien con el venado, faſta que muere el venado, e non lo en carnan, nin le fazen plazer en el. O ſi es encarnado biē en vn venado, e eſtouiere cāſado, e lo dā eſſe dia a otro.

CA. xxvi. QUE FABLA en que manera deuen fazer los monteros al tiempo que los puercos andan con las puercas.

EN el tiempo del mundo que peor es de leuantar, e otro ſi de apartar el puerco para le dar canes, ſi es en el tiempo que anda con las puercas, que es deſde ſant Miguel de Setiembre faſta ſant Martin, o trienta dias ante o treinta dias deſpues ſegun ſon las tierras. Ca en las tierras calientes comiença el puerco a andar con las puercas templano, e en las tierras frias mas tarde. E porque en eſte tiempo nunca fazen al, ſi non andar toda la noche con ellas, e nunca aſſoſsiegā e para eſto pareſcenos, que el ſeñor o el cauallero que lo fuere buſcar eneſte tiempo, que deue fazer anſi, partir ſus buſcas de ſeys en ſeys canes, ſegun dicho auemos encima, que lo deuen fazer en la buſca del puerco, e en cada vna que vaya vn can eſtremado de leuantar, e que les mande anſi, que qualquier que fallare el raſtro del, o de la vanda, que vaya por la yda, e que vaya aquel can mejor delante, e los otros canes apos del, e que vayan faſta la cama. E ſi el puerco, e las puercas eſtouieren todos en vno, e ſe les leuantaren delante, e fueren todos de buelta, den le vn can el mas cierto que touieren, e lleguen con los otros canes en las trayellas, faſta alli adonde ſe mouio la vanda, e vayan por la yda con ſus canes en las trayellas. E ſi vieren que aquel can apartò el puerco, e va con el, acorran le con los otros canes, e deſſeñen, que den canes a buen venado, e tangan de raſtro de puerco apartado. E ſi vieren que non tomo aquel can con el puerco, que deſſeñen que tomen aquel can que va con vanda de puercas, e tomen ellos la yda del buē puerco, e ſi vieren, que ſe apartò de alli, e va en buelta de otros venados menudos, den le otro de aquellos canes mejores que touieren, como dicho auemos encima, auer ſi lo apartò aquel can. E ſi viere que lo ha apartado, den le todos los otros canes que touieren, e acorran lo, que cierto de razon faziendo lo deſta guiſa, podran ſiempre cobrar el mejor venado. Ca el buen venado cada vez que va en vanda, poniendole vn can a la

vanda


[fol. 12, verso]


LIBRO PRIMERO

vanda ſiempre el finca a las eſpaldas, lo vno porque es el mas peſado, e lo al porque finca e defebder la vanda. E mas de razon es fincar con el el can que non yr con los otros, e quando el can primero lo herraſſe la primera vez cobrar lo yan con el otro can la ſegunda vez. E faziendo lp deſta guiſa podrian ſiempre cobrar el mejor venado Otro ſi, tomando el monte ſegun dicho auemos encima, e en lo que puede conoſcer el montero quando fallare el raſtro de puerca delas que andan apartadas e dubdare que es puerco, pare mientes en eſtas coſas aunque faga el raſtro como algun puerco comunal ſiempre fara los peſuños mas agúdos, que ſi fueſſe puerco, e abriria las vnas mas que la puerca. Otro ſi, alli do eſtercolare, ſi viere que faze las aguas ayuntadas, entienda que es puerca, e en eſtas tres coſas podra eſtremar que es puerca aunque faga el raſtro grande. Otro ſi, el montero que concertare el monte, e concertare el puerco en el tiempo que anda con las puercas, es de tener por buen montero, porque es mas graue de fazer, que en otro tiempo, porque faze las ceuas mas luengas, e aſſoſsiega menos que en otro tiempo.

CAP. XXVII. QUE FABLA en que manera deuen fazer los mōteros quando fallaren Oſſa con oſſeſnos.

QVando acaeſciere, que los monteros fallaren Oſſa con Oſſeſnos, deuen fazer anſi, Soltar vnos quize canes o doze alomenos, e la razon porque dezimos, que le den mas can es ala primera ſuelta que a otro Oſſo es, porque non ſe puede apartar cō pocos canes, anſi como otro venado. E de los muchos canes aunque algunos tomaſſen con algunos Oſſeſnos, ſiempre fincarian los otros con la Oſſa. E otro ſi, los monteros que vinieren a renouar, deuen fazer anſi, llegar alli con el raſtro, e ſi vieren que algunos canes apartaren la Oſſa, o fallaren el raſtro della apartado, den le los canes que ouieren, e tangan de raſtro, e deſſeñen que den canes a buen venado. E ſi vieren que va la Oſſa e los Oſſeſnos todo buelto, e vieren q van con ellos aſſaz canes, tengan ſus canes en las trayellas, e vayā adelāte por la yda faſta q vean que ſe aparto la Oſſa, con algunos canes o ſin canes entonce dē le canes e deſſeñen, aca va el buen venado. E ſi acaeſciere q algun buē montero quier ſea de cauallo quier ſea de apie viere yr a la oſſa con algun Oſſeſno e canes con el, eſtōces matē el Oſſeſno lo mas ayna que pudieren. E pōgagelo en lugar do non puedan los canes comer del, e endereſcen los canes empos de la Oſſa, e deſſeñen que den canes a buen venado, e faziendo lo deſta guiſa, ſiempre cobrarā el mejor venado, pero todo montero deue eſcuſar de non correr Oſſa con Oſſeſnos, ſaluo con gran mengua de Oſſo apartado.

CAPIT. xxviii. QVE FAbla en q manera deuen yr catar oſſeras.

QVando acaeſciere q embiaren catar el monte de Oſſo, en el tiempo q eſtan en las oſſeras, deuē le catar deſta guiſa, alli do ellos entendieren que puede yazer, lo primero que deuen fazer, que paren mientes ſi fallaren en aquel monte treſna del, aunque ſea de viejo e ſi la fallaren e vieren, que el monte es aguiſado, e eſpeſſo para yazer, tengā q es hi. Otro ſi, guarden q ado ſoſpe charen q puede yazer, q furten ſiēpre el viento en guiſa, q nō vaya el viento dellos al venado mas q venga el viēto

de


[fol. 13, recto]


DE LA MONTERIA.

Fo. 13

de aquel venado do yoguiere a ellos. Lo otro que caten ſi fallaran arboles deſcortezados. Otro ſi, ramas quebra das de las que ellos apañan para meter en la oſſera, e yeruas e ramas abatidas. Otro ſi, ſi fallaren treſna del en derredor quier de nueuo quier de viejo, e ſi fallarē algun tiēto del den leatajo por cima dealli donde entendieren que yaze en derredor, e ſi le non fallaren la ſalida, ayan por cierto qui es alli. Otro ſi, ſi acaeſciere que fallaren ſalida, vayan apos del, faſta que entiendan que ſe va meter en alguna de las otras oſſeras, e den le atajo a derredor de aquel lugar donde ſe va a meter, e ſi non le fallaren la ſalida, entiendan que eſta ay, e embiando lo a dezir a aquel que embio a catar el monte para que lo venga a correr, e den le cerco cadal dia faſta que venga a corrello. Otro ſi, manguer es verdad que los Oſſos comunalmēte ſe echan quarenta dias que es todo Enero, e diez dias de Febrero o ocho dias ante o ocho deſpues ſegun las tierras. Dize el Rey, que falla, que las Oſſas que trahen fijos, que ſon de medio año arriba, que ſe non echan, e la razon por que, es que los fijos la non dexan aſſoſſegar. E han de andar con ellos para les buſcar de comer.

CAPI. XXIX. QVE FAbla en que manera deuen fazer los mōteros que fazen correr el Oſſo que yo guiere en la oſſera.

EL dia que fueren a correr el Oſſo, que eſtouiere en la oſſera, deuen fazer, anſi embiar quinze canes o doze a lomenos alli do dezian que entendian que yazia. Otro ſi, en biar ocho canes a cada vna de las otras oſſeras de en derredor, a do entendieren que ſe podria mudar, e mandar a los monteros de cada vna delas buſcas que a do vieren que algun can ventare, que caten bien aquel lugar, e ſi fuere lugar que non pueda entrar e el can lo cobdiciare, ſuelten lo, e deſſeñen que paren mientes con que va aquel can, pero que non tanga faſta que falle el raſtro, e ſin eſto poner los renueuos. Otro ſi, la bozeria poco mas apartada que en los otros tiempos, porque anſi como leuantaren, que ſea ayna cargado de canes, e los canes que ſobraren de aqueſtas buſcas que los tenga conſigo el que fuere correr el monte, para a correr con ellos a do viere que cūple, e faziendo lo deſta guiſa, aura ſiempre buen montero en eſte tiempo atal, que anſi como en otro tiempo es bueno enſanchar vn poco el mōte por non errar el venado, anſi en eſte tiempo cumple enſangoſtar lo en la bozeria, e en los renueuos por que ſea ayna cargado de canes. E otro ſi, porque es la buſca mas cierta, que en otro tiempo.

CAP. xxx. QUE FABLA como deuen fazer los monteros al tiempo que ſale los Oſſos de la Oſſera.

POrque los Oſſos nō ſon tan buenos de leuantar en vn tiempo como en otro, e porque lo mas graue de fazer en el mōte es ſaber bien leuantar qualquier venado, por eſſo queremos vos aqui dezir, ſegun nos pareſce, en qual tiempo es peor de leuantar el Oſſo, e otro ſi, en qual manera lo deuen buſcar. E de como deuen fazer los buenos monteros. En eſtos tiempos atales ſegun nos entendemos. En el tiempo del mundo que peor de leuātar el Oſſo, es quādo el

Oſſo


[fol. 13, verso]


LIBRO PRIMERO

Oſſo ſale de la oſſera, e eſte tiempo es demediado Febrero, faſta mediado Mayo. E la razon porque, es eſta. Ellos como lē eſtantios de la oſſeras eſā deſſe oſos de andar, fazē las ceuas muy largas, e las ydas delas vñas aū cabo, e tras para otros todas deſſa noche porq, nos e muy graue de fallar la ceua del, es muy malo deleuātar, e para eſto pareſcenos, q en eſte tiēpo atal q deuen fazer anſi, alli do dizen que anda el Oſſo en tal tiempo como eſte, q aquel ſeñor o cauallero que fuere correr el monte que deue parar muchas buſcas, en cada buſca q non vayan hi mas de quatro canes, porque non fagan grande ruydo. E en cada vna deſtas que vaya hi vn can bueno de leuantar, porque delas muchas buſcas conuiene q la vna dellas acierte en la yda mas freſca deſſa mañana, para poder lo leuantar, e que paren ſiempre mientes los de las buſcas de catar en eſte tiēpo ſi ouiere berros en aquel mōte o cañahierla, o a los fontanares o a los arroyos do ouiere yerua verde, por que es la vianda quel ſe mas paga en eſte tiempo, e el que tenga ſiempre con ſigo dos canes muy eſtremados de leuantar. Otro ſi que tenga cōſigo diez canes o ocho alemenos ſin eſtos dos. E ſi alguna de las buſcas leuātare el venado, acorrera el con aquellos canes, que tiene conſigo para renouar. E ſi alguna delas buſcas leuantare de raſtro, porque las ceuas como dicho auemos fazen luengas, e non touiere can que lo quiera leuantar, tambien acorra el con aquellos canes que tiene muy buenos, e podello ha fazer e leuantar. Otro ſi, ſi le tañeren de raſtro en dos cabos, yra el con el a vn cabo, e embiara el otro can tan bueno de leuantar al otro cabo, e anſi non ſe herrara qual es la yda mas freſca de aquellas dos. E an ſi non eſcuſara de lo leuantar, e en lo al, poner ſus renueuos, e mandar a los de los renueuos, que en como oyeren que han ſuelto en cierto, que acorrā alli con ſus canes. Otro ſi poner ſu bozeria e ſus armadas ſegun que el monte fuere, e ſegun que entendieren, e ſegun nos dicho auemos de ſuſo, que lo deuen fazer en qualquier otro monte de Oſſo que vayan correr. Que como quier que es graue de leuantar en eſte tiempo, pero deſque leuantado es, e buenos renueuos ha, e buena acucia morrà ante que en otro tiēpo, por quāto las manos tiene tiernas, e non podra andar tanta tierra.

CAPIT. XXXI. QVE FAbla como fagan en las tierras brauas de correr.

AY en muchas tierras algunos montes brauos de correr, en que aura buenos venados. E es tal que nō es de prouar corrello ſeñaladamente en verano. Otro ſi, aura en derredor de aquel monte algunos mōtes buenos, e en tal mōte como eſte pareſcenos, que deue embiar dos mōteros con dos canes de buſca buenos, e con cada can de aquellos que leuen dos canes de correr. E ſi fallaren buen venado, que vayan por la yda, e lo leuanten, e que tengan el can de buſcar, en la trayella, e le ſuelten los otros dos canes de correr, e que ſigan aquellos mōteros aquellos canes que ſoltaren, por ver aquel monte do va aquel venado, porque lo vayan a dezir al Señor que ouiere de correr aquel monte, a qual monte es ydo. E ſi gelo podieren fazer ſaber eſſe dia, ſo non a lomenos que gelo fagan ſaber eſſa noche. E ſin eſto que vayan diez monteros ocho alomenos bien ligeros con ſus bozerias, e que fagan grande roydo, porque de razon algun buen venado ſaldra de aquellos mōtes, e ſe verna para alguno delos otros buenos mōtes

e aun


[fol. 14, recto]


DE LA MONTERIA.

Fo. 14

e aun deſta manera lo pueden fazer quando ſalē los venados a la ceua porque mas ayna ſaldra cō dos canes del monte de noche que non de dia.

CA. xxxii. QVE FABLA de las maneras de la mōteria del cieruo.

PVes auedes oydo de las monterias del Oſſo e del puerco, queremos vos dezir algo de la monteria del cieruo, para que es mejor que la monteria del Oſſo nin del puerco. E es vna de las tres monterias, e conuiene que fablemos en ello, e como quier que ca da vna deſtas otras monterias es mayor e mas ſabroſa. Pero en la tierra dōde non fallaſſe ome Oſſos nin puercos e fueſſen verano fallādo buenos mōtes de cieruos, quando andan los cieruos gordos. E otro ſi enel tiempo de la brama quando andan en celo, porque eſtonces ſe fazen los canes maeſtros en el apartar, todo montero los deue correr, e ſeñaladamente por tres razones. La primera por oyr canes. La ſegunda por ſacar el correr a los canes nueuos, que es la coſa del mundo que mas ſaca el correr a los canes. La tercera por fazer canes maeſtros de los q apartan el cieruo porque el buen can maeſtro q aparte biē elcieruo đsq lo ſacāđla mōteria đl cieruo, e lo pone enla mōteria del Oſſo e del puerco aql leuātara bien e andara e agradare muy biē al venado que lo poſiere, que ſe le non pueda caminar con otro venado, mejor que otro can, porque tātos ſon los engaños que le faze el cieruo al apartar, e el afan que toma el can del cieruo enel deſaguar, que deſque lo ſacarē de aquello, e lo poſieren en eſto a delieue nōlo podraengañar qualquier deſtos otros venados. Otro ſi para fazer buenos canes de puerco e de Oſſo es muy bueno, e es muy grande ayuda la monteria del cieruo, e la razon por que, es eſta. Porque los canes nueuos que vſan andar cō el cieruo en tal que los canſan en ello, e non les fagan mucho plazer enla encarnadura, e los tornen deſpues al puerco, e al Oſſo tienē lo por menos afan, e andan de mejor talante con el en tal que los encarnen muy bien, e las fagan mucho bien e plazer el encarnar. Ca de razon pareſce, que el can anda toda via con el venado que es tan ligero como es el cieruo e trae tamaña delantera del, e non lo vee en todo el dia a ojo ſi nō dos otres vezes; e aunque muera el cieruo, e non le fiziere grande amor aquel canq de mejor miente andara con el puerco o con el Oſſo, que es mas poſado, e deſque fuere leuantado, lo vera ſiempre a ojo, endemas faziendo le mucho plazer encarnando le bien en el. E por eſto ſegun nos entendemos, el comienço de la monteria para fazer buen can eſtramado, es, vſando le primeramente en la monteria del cieruo, ſegun dicho auemos, e ſacarlo dende, e poner lo en la del puerco. E ſi lo quiſiere fazer buen can de Oſſo, ſacar lo de la monteria del puerco, e poner lo en la monteria del Oſſo, mas ha meneſter que guarde que deſque lo ouiere fecho buen can de puerco, que nunca le mueſtre cieruo. E otro ſi para fazer lo mas afirmado, que deſque le ouiere fecho buen can de Oſſo, que nūca le mueſtre puerco nin cieruo, e ſi le ſoltare a puerco, e tomare con algun cieruo ha meneſter, que lo aſcarmiente bien. Otro ſi, ſi lo ſoltare con algun Oſſo, e tomare con algun puerco, que aunque muera el puerco que le non faga plazer ninguno. E dezimos vos que por eſtas tres razones fablamos en eſta materia. La primera, porque entendemos que era el comienço de la monteria. La ſegunda, porque non lo podemos negar, que non es vna de las monterias en ſu tiempo, ſegun de ſuſo auemos dicho. La tercera, por la pro que ſe ſigue della, para fazer muy buenos canes, para la monteria del Oſſo y del puerco.

¶ CA-


[fol. 14, verso]


LIBRO PRIMERO

CAPIT. XXXIII. QVE FAbla que todo montero non deue venir a la poſada, ſin traer al can que ſoltare o raſtro del.

PAreſcenos, q qualquier montero, que ſoltare el can quier ſea el can ſuyo, quier de otro que gelo aya empreſtado, non deue venir a la poſada faſta que lo traya, o traya ſeñal o nueuas del, e ſi de otra guiſa lo fiziere, fara como mal montero, e deuegelo ſu ſeñor eſtrañar, e dar le tal caſtigo e eſcarmiento de tal guiſa porque otra vez non lo faga, que aunque non lo eſtrañe porque non ſe pierdan los Canes, deue lo eſtrañar, por fazer buenos monteros.

CAPITV. XXXIIII. QUE fabla de la pena q deue auer qualquier montero que furtare can a otro.

PAreſcenosque ningun buen montero nō deue fuitar can a otro mōtero, e qualquier q lo furtare, non faze como buen montero deue fazer, e deue auer pena por ello. E la pena pareſcenos q deue ſer eſta, el que fuere, enfamado porcierto q lo faze anſi q qualquier montero que atal como eſte podiere furtar, o tomar can en qualquier manera q lo pueda fazer ſinpena. E demas algū tal como eſte, ſi le tomaren cō algun can furtado, que gelo fagan forra bar, e que torne el can a ōu dueño, Saluo ende ſi fuere ome fijo dalgo, q non aya pena tan fea, e que aya la pena q de ſuſo dize en eſta razon.

CAPI. xxxv. QUE FAbla quales meſes del año ſon mejores para correr tambien en yuierno como en verano.

DEzimos eneſta manera; que los meſes que fallamos que ſon mejores para correr mōte de yuierno q ſon Otubre e Nouiembre, e Deziembre. E la razō porque en eſtos tres meſes, tambien los puercos como los Oſſos, fallan bien de comer, e andan gordos e peſados, por la mucha vianda que fallan, ſon muy buenos de fallar. E naturalmente huelē mejor los canes en eſte tiempo que en otro, porque es masfrio. E en los meſes de Enero, e de Febrero, e Março ſi ſon los Oſſos, yazē echados lo mas deſte tiempo, e quādo ſalen andan mucho, e ſon muy malos de fallar, e ſon muy magros. Otro ſi, los puercos ſon muy magros en eſte tiempo mas magros que en todo el año, e como non fallan de comer, ſon peores de fallar que en otro tiempo. Otro ſi, en el verano los meſes q ſon buenos para correr ſon Abril e Mayo, e diez dias de andar de agoſto en adelante de Setiembre, a la razon porque es. que en Abril e en Mayo es el tiempo templado para los canes e para los omes: que non es muy frio ni muy caliente, e los venados fallā de comer enlas yeruas nueuas e en los panes, que comiençā a naſcer, e comiençan a engordar. Señaladamente en eſtos dos meſes los Oſſos comien;can a entrar en fuerça, e andā en celo. E fallara ome en vn mōte tres o quatro juntos mas que en otro tiempo, porque en eſtos dos meſes de Abril e Mayo eſtorua mucho el oler de los canes las frutas e yeruas nueuas, e en los diez dias por andar de Agoſto e Setiembre andan los venados muy gordos, e fallan mucho de comer, e fallalos el ome muy ciertos, ſeñaladamente quando vienen los venados a las huuas, e en las tierras templadas va entrando la fruta,e puedē los canes muy bien correr, e en Iunio en Iulio, y en los veynte dias primeros de Agoſto,

como


[fol. 15, recto]


DE LA MONTERIA.

15

como quier q vā engordando los venados es el tiēpo caliēte, q ſi nō enlas trras frias ademas nō ay canes, ni omes qpuedā correr mōte eneſte tiēpo. E por eſto ſon peores eſtos dos meſes, e las tres ſe manas de agoſto, q ninqūos delos otros meſes del año para correr.

CA. XXXVI. QVE FABLA del que viene a la poſada ſin aquel con quien va a monte,

OTro ſi dezimos, q qualquier mōtero q veniere a la poſada ſin aql ſeñor, o cauallero cō q fuere a mōte, nō veniēdo con venado q aya muerto, o can q traya ferido. O nō ſeyēdo el ferido, u nō le acaeciebdo otra ocaſiō porq non pueda andar, q deue perder la racion de vn mes. Otro ſi, eſcarmētargelo depalabra o de feridas, en tal manera, q ſe eſcarmiente de nunca lo fazer otra vez.

CAP. XXXUII QUE FAbla en q manera ſe han de fazer los malos mōteros de pie contra hechos q en un año uſan correr mōte, y ſaben tan poco como el dia primero.

PVesvos auemos dicho todas las maneras que han de auer aquellos q quierē ſer buenos monteros, queremos vos dezir en q manera ſe han de fazer los malos monteros de pie contrafechos, que vn año vſan correr monte, e en cabo del año ſaben tan poco como el dia primero, e parecenos que lo deuen desfazerlo aſsi. Lleuarlo al monte, e ponerlo en vn raſtro de oſſo, o de puerco, q ſea del dia de ante, e alli enel raſtro poner le ſu faſcona en la mano, e ſu trayella, e ſu bozina al cuello, e mandar a dos mōteros que lo lieuen buen rato por la redruña de aquel raſtro, e de que lo ouieren lieuando vn buen rato, que le tomen la aſcona, e la trayella, non muy meſura damente, e que le quiebren la bozina en la cabeça, e que de alli adelante non huſe mas dela monteria, e los q lo conocieren tenganle por ome aſtroſo, e aun ſi de alli adelante ſe entremetiere a yr con los monteros a correr monte, que non gelo conſientan.

CA. XXXVIII. QVE FAbla en que manera deuen fazer, para auer y criar buenos canes, tambien de ſabueſos, como de alanos.

PVesvos auemos fablado de todas las mas de las coſas q pueden acaecer enel monte, e de las mōterias que fagā en cada coſa. Queremos vos dezir, como todo montero deue fazer para auer e criar buenos canes e lindos, tambien de alanos, como de ſabueſos. E la razon porq es, porque la mayor parte del monte es en los buenos canes: e para eſto deuen fazer anſi. Quando touieren muy buen can de bondad, e que ſea muy lindo, deue le catar la mas linda cadiella, e la mejor de bōdad, e mas fermoſa que podiere auer, e apartarlos amos en vn lugar, do ellos non veā otros canes, faſta que entiēda que eſta ella preñada. De ſi mādar la guardar muy bien q la non lieuē a monte, nin la dexen andar ſuelta, por que non tome ninguna ocaſion, e deſque pariere, dexen le dos o tres fijos, o quatro alomas, porque los crie mejor, e ſaldran mas rezios. E los otros mandarlos dar a otras cadiellas que los criē que ſean ſabueſas, o podencas lindas.
E mādar que deſque ouiere medio año, que los trayan en fato de vacas, o de ouejas, faſta que ayan vn año: e la razon porque, es eſta. Lo vno, porque andan ſueltos, e fazen ſe les mejores pies, porque vſan el andar de cada dia, e no han grandes jornadas. Otro ſi, porque andan en buenas aguas para non enuegecer, e porq les vſan la leche, que es la coſa del mundo que los trae mas ſanos,

C

e mas


[fol. 15, verso]

LIBRO SEGUNDO

e mas ſenziellos. E deſque fuere de vn año, ſi fuere perra, que la lieuen a mōte, e ſi fuere perro, como qlo atiēdā qlo nō lieuē a mōte faſta q ayā año e medio, e por eſta razō ſe crian aſsi mejor que en otros logares.

CAPI. XXXIX. QUE FAbla de quales fechuras deuen ſer los ſabueſos, y las ſabueſas.

PAra quer buenos alanos, deuen fazer eneſtaguiſa, qndo touierē muy buē alano e biē lindo e fermoſo, e bien tomador, deuē le catar vna alana q ſea deſſa cōdiciō meſma, e apartar los amos dela miſma guiſa q ſuſo dizē q apartē a los ſabueſos, e fazer ella eſſa miſmaguarda, e deſque pariere, dexarle dos a tres fijos alo mas, e los otros darlos a criar a otras alanas, o a lebreras, o a maſtinas, las mas lindas q fallarā, a deſ q ouierē medio año, trayā los ſueltos, e vſen los atar, porq ſe fagā, e ſe fazen los braços tuertos, pero guardarlos del andar lomas q podierē, miētra ſon tiernos e reqrirles cō leche, porq los trae ſanos e ſenzillos, e quando ouierē medio año deſpūtarles biē las orejas, porq desq ſon fañados traē las ſiēpre mejor e mas enfieſtas, e criarlos deſta guiſa, faſta q ayā vn año, e de vn año adelāte, traerlo ſiēpre cōſigo en palacio, pa coſtūbrarlos, e ponerlos enel tomar. Pero guardarlos del grāde afan, faſta q ayā dos años, o año e medio alomenos, q nō lo lieuen al mōte. Ya oyſtes ſegun vos auemos dicho, en q manera deuē fazer para auer buenos canes, tābiē de ſabueſoscomo đ alanos. Otro ſi, en la manera q los deuē criar pa ſeruirſe dellos, e q puedā ſofrir el afan del mōte. Agora qremos vos dezir delas fechuras q deuen ſer los ſabueſos, e las ſabueſas pa ſer mas fermoſas.
Otro ſi, de q manera e talle pa ſer mas andariegos. Otro ſi, los alanos e las alanas de ql talle deuē ſer pa ſer mas ligeros. Otro ſi, de quales fechuras deuē ſer para ſer mas fermoſos, e mas tomadores. Primeramente, el ſabueſo pa ſer fermoſo, deue auer eſtas fechuras, la cabeça quadrada, e non agudo el roſtro, e q aya vn poco la nariz tornada arriba, e ſi fuere prieto, q aya la nariz blanca, e ſi fuere blāco q aya la nariz prieta, e aya las orejas colgadas, e nō muygrandes, e bien apegadas a la cabeça, e los ojos triſtes e acatē adelāte, el cuello non muy corto, nin muyluēgo, e q ayā los pechos abiertos, e q aya braços endieſtos, e non luengos ni delgados, e las quartiellas pequeñas, e las manos redondas, e apodēcadas, e el arca biē abierta e colgada, e los coſtados cortos, e el lomo bueno, e non cargado de carnes en las ancas, e las coruas delas piernas bien anchas e coruadas, e los pies q los ayā ſigund las manos, e la cola q la aya eſpigada, e non muy luēga nin muy gorda, e de cuerpo q nō ſea muygrande nin muy pequeño. Otroſi la ſabueſa, q aya la cabeça de talle de culebra, e los ojos mayores ql ſabueſo, e que acate a la narzis, e las orejas mas colgadas, e mas delgadas ql ſabueſo, e el cuello mas luēgo, e nō tā abierta delos pechos como el ſabueſo, e los braços e las quartiellas, e el arca, e el lomo, e las piernas, e las coruas, e los pies qlos aya como en ſabueſo. Pero q aya mayores caderas, e q ſea mas luenga de coſta dos, e la cola nō tamaña nintā eſpigada como el ſabueſo. E tābien el ſabueſo como la ſabueſa, q nō ayan el cabello ſedeño. Las mas finas colores que nos fallamos en los ſabueſos ſon eſtas, blācos e amarillos, e ruuios claros, e ruuios eſeuros, en tal q ſeā orōdados, e prietos que ſeā foradados, e la orōdadura q ſea alfeñada, e aun prietos ſin orōdadura. Pero q nō ayā ſobre ojos, e aū pardos eſcuros q nō ayā enel roſtro ni enlas manos color de alfeña. Las fechuras q deue auer el alano para ſer fermoſo ſon eſtas, que aya la cabeça đ talle đ conejo e biē quadrada, e biē ſeca, e la nariz blāca, e bien abierto de boca, e las preſas grandes, e los ojos bien pequeños, e que cate bien

a la


[fol. 16, recto]


DELA MONTERIA.

16

a la nariz, e las orejas q ſeā biē redōdas enfieſtas. Pero eſto de las prejas, todo va qndo lo fanan en fazer gelas biē tajadas o nō, e qaya el cuello luēgo. Pero q ſe ſiga bien q nō ſea muy grueſſo nin muy delgado, e q aya los pechos muy abiertos, e los braços qlos aya biē enfieſtos, e nō delgados, e las quartiellas pequeñas, e las manos redondas, e altas e la arca colgada egrande, e q nō ſele parezcan las tetas, e q aya el lomo bueno e non cargado en las caderas, e q ſe le parezca amalauez el hueſſo del eſpinazo, e la cola q ſea mas contra grueſſa q cōtra delgado, e q ſea biē eſpigada, e q la trayga biē, e las coruas qlas aya bien anchas, e biē arregaçadas, e lospies qſe figā con las manos, e q ſea de buē cabello e brando, e de cuerpo q nō ſea muy grāde ſin fazō, e el alano q eſtas fechuras touiere ſera fermoſo, e đ razō deue de ſer tomador. La alana qſea mas agu da đ roſtro, e q nō aya tomaña boca como el alano, e q aya les ojo peqños, e amalauez lōguetes, pero q acate ala nariz, e q ſea mas luenga de coſtados, e q aya mayores caderas, e q nō ſea tan abierta delos pechos, en todo lo al q ſea dela fechura del alano.

CAPIT .XL. QUE FAbla delas colores delos alanos y ſabueſos.

LAs mas finas colores q nos fallamos delos alanos, e de las alanas ſon los blācos, e los griſes eſcuros, e los prietos. E aun los blācos mancha dos en tal q aya dos o tres māchas, e q ſean griſes o prietas, e q las ayan en la cabeça, e ſobre la cola. Pero tābiē de ſabueſos como de alanos porno ſer muy lindos de fechuras nin de colores acaece a las vezes q ay algunos q ſon buenos de bondad. Pero mas de razon es comunalmēte de los q ſon lindos, e ouieren buenas fechuras, e buenas colores ſalir mas dellos buenos q nō de los otros, e a do ſe ayuntā la bōdat e la fermoſura, e ſer lindo es la bondat doblada, e eſta tal, nin el fijo, nin el ſu nieto nō puede ſer malo, ni ha razō de errar: e aunq faga algund yerro, ſi buē mōtero lo traxiere priuarloha dello muy ay na e muy ligeramente, e tornarlo ha a lo ſuyo, e a lo q deue fazer. Otro ſi falla mos eſcrito en vn libro q fabla en las propriedades delos canes, q para ſaber quando los canes ſon pequeñuelos ql de razon deue ſer el mejor, e q ſe prueua en eſtas dos prueuas, es q ante que ouiere nueue dias q aya los ojos abiertos, e q los pongan en vn corral, e que fagāvn cerco de paja enderredot, e pōgan fuego aql cerco en manera q non les llegue la calor. E ſuelten la madre de guiſa q los vea, e el q tomare primero en la boca e lo ſacare, dizen q aquel deue ſer el mejor, e el q ſacere la ſegunda vez ſera el mejor apos de aql, e eſſo meſmo como los fuere ſacādo. Otro ſi la ſegūda prueua es deſque fuerē boni llos, q ouierē ya los ojos abiertos, q los tomen en la mano e los peſen, e el que peſare mas dizē q aql deueſer el mejor. E eſto dizē que eſtas prueuas q ſe fallarō ciertas de algunos q las prouarō. E tābien enlos alanos como enlos ſabueſos, como en los podēcos, pues conuiene qlos buenos qlos dexē a ſus madres q los oriē, e los otros q los echē a otras perras a criar. E ſi los nō queſierē criar las otras perras, tomē đ ſu leche dellas, e de ſu ſaliua e mezclē lo, evntē las eneſtas đ los cadiellos cō ello, e deſpues la mer los han ellas, e olerā aqlla leche e criar los hā. E quā do mēguare la leche a las madres, e nō touieren leche q les dar, tomē đlos liuianos del buey e que mē los, e fagālos poluos, e mezelēlo cō aqllo q queſierē dar a los cadiellos ca eſto les fara ſer rezios, o tomē dela grama e fagan aſsi como diximos de los liuianos, ca eſto les fara fortalecer.

CAP. xlj. q fabla del hordenamiento e dela libertad que deuen auer los mōteros, e de ſus derechos.

C 2

Pues


[fol. 16, verso]


LIBRO SEGUNDO

PVesvos auemos docho de toda la manera q pertenece a la monteria, queremos vos dezir del hordenamiēto del fuero de los monteros, e de la libertad e de los derechos q deuen auer, el qual hordenamiento es eſte, porque anden mas ſeguros los q anduuierē a monte. Que todo aql q fuere buſcar q qlquier que corriere el mōte por lo ferir, o por lo prender, o por lo matar, aunq ſea ſu enemigo, o eſte ſin treguas con el, o le aya deſafiado, e andando corriēdo mōte lo prēdieſſe, o lo firieſſe, o le mataſſe e el fuere prouado, q por la ferida q yaga en la nueſtra preſion tres meſos, o ſi lo prēdiere q yaga en la nueſtra preſiō medio año, e ſi lo matare q ſalga delos nros reynos por vn año, ſaluo ſi fuere aql que corriere el monte ome mal fechor. E el ōlo fueſſe vna delas nueſtras juſticias. Otro ſi q todo montero q fuere empos de venado leuātado q pueda tomar vn pā, e la bozina q lleuare llena de vino fallando lo enel camino por lo que valiere, e non terniendo dineros q nō aya pena por lo q tomare, e ſi tomare la noche algund mōtero, o monteros cō algūd venado, o acaeciere en alguna caſa enel mōte, e nō les queſierē dar pā para los canes nin viāda para ellos nin teniēdo dineros, q lo puedā tomar dādo prēda por ello. Otro ſi, por ql correr del mōte es en dos maneras. La primera es de vn ſeñor, o de vn cauallero, o de vn eſcudero q corre mōte en ſu cōpaña, e es el mayoral del monte. La ſegunda manera es, de dos, o de tres eſcuderos que ſe ayuntan en vno, e corren monte cō compañia. E ſi fuere monte quel ſeñor o el cauallero, o el eſcudero corriere cō ſu compaña, deuē auer los mōteros eſtos derechos. El montero q tuuiere por la mañana curar de andar por el monte (el qual ha de ſervno de los que tienen catado el monte ſegund q auemos dicho enel noueno capitulo q fabla eneſta razon) q aya vna pueſta del venado que moriere eſſe dia, ſi fuere puerco, o cieruo q ayan la cabeça del, e ſi fuere oſſo que aya el cuero del, e q gelo comple el ſeñor. Otro ſi, deſpues dela ſuelta primera, el primero mōtero q renouare, ſi fuere puerco o cieruo que aya vna pueſta del, e ſi fuere oſſo aya vna pueſta dela meſa, o vn manjar dela meſa del ſeñor, o del cauallero q corriere mōte. E ſi fuere mōtero đ pie elq firiere primero venado, fiēdo puerco o cieruo, q aya vna pueſta đl, e ſi fuere oſſo el q leuāto, el tercio đ lo q vallere el cuero. Otro ſi, ſi fuere mōte đ dos o tres eſcuderos, o mas, q ſe corriere a cōpañia, curar de andar pa los llamar enla mañana q ayāvna pueſta del quarto dela pierna, e el q leuantare el venado, q aya la cabeça, e vna pueſta del qrto delantero. E ſi fuere puerco, o ſi fuere cieruo q aya el cuerto del, e ſi fuere oſſo q ayā la cabeça e los pies, e las manos. E el q renouare otro ſi la primera vez q ayavna pueſta, e el q renouare la ſegūda vez q aya otra pueſta, e ſi acaeciere q ayā dexado todos los canes, tābiē los q leuantarō como los q renouarō, e algund mōtero q veniere deſpues cobrare aql venado cōſu cā, q aōſte tal q aya vna pueſta del quarto delātero, o otra pueſta del quarto dela pierna, e el q lo firiere primero q aya vn quarto đ los delāteros ſi fuere puerco, o cieruo, eſi fuere oſſo q aya el cuero del. Otro ſi el q diere la ſegūda ferida ſi fuere puesco, o cieruo, q aya vna pueſta del qtro delātero, e ſi fuere oſſo, q aqlque dio la primera ferida q ha đ auer el cuero qle dē la tercia parte đlo qvaliere el dicho cuero al q diere la ſegūda ferida. Otro ſi, quādo acaeciere q dos mōteros vā a vn venado pa lo ferir, e elvno dellos fuyeſſe nō qriēdo ayudar al otro ſu cōpañero, q ſi le fuere puado por alguno, q nō aya ningū derecho delvenado, e de mas q nō ſe aſiēte por vn mes a comer cō los otros mōteros en cuya cōpañia

ando


[fol. 17, recto]


DELA MONTERIA.

17

andouiere. Otro ſi fuere vn venado đ vna tierra a otra, e fueren canes cō el q aquellos de aquella tierra a do llegaren los canes, ſi nō moriere el venado q pienſen bien los canes, e los embien a cuyos fueren, e ſi nō fueren conoſcidos q los pregonen porque vengā por ellos. E ſi muriere elvenado q encarnē los canes enel, e los pienſen bien ē tengā el venado quarto dias para los monteros q los ſoltaron faziendo lo ſaber a las vezindades porq vengā por ellos e por el venado, e ſi nō encarnaron los canes q vinierō cō el venado q pechē al dueño cuyos fuerē los canes por cada cā cinquenta marauedis, por la deſhonra q fizo a los canes. E ſi a los quatro dias non venieren q ſe aprouechē del venado, e guarden el cuero nueue dias, e q fagā apregonar los canes porque vengan ſus dueños por ellos, e ſi eſtos a tales negaren los canes, non los queriēdo dar q pechen por cada cā ciē marauedis, e ſi negaren el venado, que pechē por el el doblo qlo apreſciaren en la verdad de aql qlo alcanço.