Libros y periódicos 3

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El Museo Universal (1869)
Libros y periódicos 3


LIBROS Y PERIODICOS.

(Continuación.)

El movimiento de las prensas en Alemania no ha sido de naturaleza que deba pasar desapercibido en esta revista de fines y principios de año, aunque sea preciso extender sus dimensiones; y asi nuestros lectores agradecerán que noticiemos, primeramente, la aparición del volumen décimo del interesante Diario de Varnhagcn von Ense, que se refiere al periodo de la historia de Prusia, de 1853 á 1854, en que los asuntos políticos nacionales estaban completamente paralizados y era casi nulo el influjo de esta nación en los consejos de la Europa. Leyendo dicha obra se advierte el gran contraste que ofrecen su pasado y su presente, viéndose hoy en Prusia el único grande Estado, después de Inglaterra, de quien puede esperar mucho la causa de las libertades constitucionales, y el destructor de la preponderancia de Rusia sobre el continente europeo.

Una nueva historia del gran Gustavo Adolfo acaba de presentar al público G. Droysen, bajo novísimo punto de vista, manera única de escitar el interés acerca de la vida de un rey de quien tantas historias se han escrito. Hasta ahora, dice el moderno biógrafo, se ha considerado á Gustavo Adolfo como un héroe en la esfera de la religión, mientras que su verdadero carácter es mas bien el de un profundo hombre de Estado cuyas acciones fueron producto de cálculos y consideraciones políticas. En una palabra, no aparece en la nueva obra el personaje como héroe de epopeya, sino como uno de los actores de un drama complicadísimo, y en relación al puesto que le corresponde en la historia universal.

Unos « Estudios sobre la cultura de las provincias del Báltico,» de Julio Eckardt, presentan estos pueblos como la futura manzana de discordia entre Alemania y Rusia, y anuncian la probabilidad de una guerra espantosa da razas el día en que la inevitable alianza moscovita tienda á extirpar el elemento germánico del imperio.

También es obra interesante la acabada con prolijo estudio y anotaciones por el doctor Weiss, con el titulo de «Manual de la teología del Nuevo Testamento.» Es libro muy erudito y escrito con arte, y no parece que el autor pertenezca á ninguna particular escuela teológica.

Las cartas conocidamente apócrifas del filósofo Heráclito, han sido de nuevo impresas en Berlín, bajo la dirección de Jacobo Bernays, que presenta una traducción muy elegante y gran numero de notas ilustrativas. Aunque se sabe por todos los críticos que dichas cartas no son de Heráclito, por lo menos se sabe también que fueron escritas en épocas en que existían las obras de este sabio, y es probable que contengan algo del espíritu de su doctrina. Es, pues, este libro uno de los fraudes que no pueden rechazarse con desprecio antes bien deben darse las gracias al falsificador.

El profesor Guillermo Arnold ha dado á luz un tratado sobre «Legislación romana,» en lo tocante á la propiedad y su relación con los derechos del individuo, y en lo concerniente á la constitución de la familia y leyes testamentarias. Es libro útil para los estudiantes como especie de introducción al estudio del derecho y cultura de los romanos, y no menos provechoso para los legos como especie de sumario instructivo. En un estudio preliminar, que no puede menos de ser leido con interés por todos, atribuye la decadencia del imperio romano a causas económicas y sociales, y explica, ó mejor dicho, trata de explicar la razon del hecho estraordinario de no haber decaído su jurisprudencia que sobrevivió á la general ruina.

Unos ensayos sobre (Historias de emperadores romanos,» que tienen cabida en la importante colección de disertaciones y demás trabajos pertenecientes á la Universidad de Zurich, tratan con especialidad de Trajano, de Antonino Pío y de Commodo. El biógrafo del primero ha hecho un trabajo concienzudo y útilísimo, porque de aquel emperador, nacido en Itálica, apenas se tenían noticias. Los españoles debemos alegrarnos de esta novedad, por ser Trajano uno de los hijos de la Península que llegó á ceñir la imperial diadema, y á dejar memoria honrosa de su carácter y gobierno.

El doctor Fritsch, merecedor de un puesto distinguido entre los viajeros, no de esa falanje que cómodamente se instak? en una elegante fonda por quince dias, y vuelve á sus lares con un libro murmurador y maldiciente, sino de los exploradores que con fatigas y estudios contribuyen á estender nuestro conocimiento del globo, ha publicado una obra con el título de «Tres anos en el Sur de Africa.» Es libro que combina la amenidad de estilo con el método y los informes científicos, particularmente en lo que toca á ethnologia, medicina y zoología, y está ilustrado con planchas sacadas de vistas fotográficas de los lugares que describe.

Por último, son dignos de mención los «Anales del Club Apenino,» las investigaciones del doctor Bleek, sobre «El origen de las lenguas:» un «Tratado de Economía Política, del profesor Mangoldt, obra póstuma é incompleta; pero notable en las materias que presenta de adquisición, conservación y distribución de la riqueza; y varios ensayos críticos de la sociedad Shaksperiana de Alemania, sobre-los dramas de Ricardo III, Troilo y Cressida, Antonio y Cleopatra.

Viniendo ahora de Alemania á nuestra patria encontramos otro órden de publicaciones muy distinto que luego nos demuestra el carácter é índole del movimiento actual del cerebro español. La política es nuestra ciencia y nuestra literatura, yá ella están dedicados todos los que forman la sociedad española, cualquiera de cuyos miembros por ínfimo que sea puede parodiar la sabida frase del poeta latino, homo sum, etc., diciendo: «Español soy, y nada que sea político me es indiferente.

La poca actividad editorial que entre nosotros se notaba de continuo, merced á las leyes represivas sobre imprenta, tomó con la revolución de Setiembre nuevo rumbo, y como era natural, derribada la dinastía, aparecieron en seguida varias publicaciones sobre su historia y sus hechos presentados con no vista libertad é interés para el público curioso. Subió de punto la personalidad política del pueblo español, que entraba en posesión de derecho» por primera vez, y por cierto que no hay que acusar de pereza y de indiferencia á los maestros y apóstoles populares, pues vimos aparecer multitud de catecismos, cartillas y otras pequeñas obritas destinadas á difundir los conocimientos elementales indispensables sobre deberes y derechos del ciudadano.

Trájose luego al debate la cuestión magna de forma de gobierno, y la prensa reflejó incontinenti el interés de esta cuestión produciendo no pequeño número de libros y folletos en que se esponía á los españoles las ventajas é inconvenientes de las soluciones respectivas, y de las que seria imposible ocuparnos en los límites de una revista. Sólo sí diremos, que en actividad no nos hemos quedado á la zaga de ningún pueblo.

Pero lo característico y notable cíe este período ha sido indudablemente el movimiento periodístico. Si de otras naciones nos ha llamado la atención el número de obras, en España tiene este privilegio el número de periódicos, de índole política en su mayoría, pues no sabemos que ninguno haya salido á la palestra representando exclusivamente intereses científicos, literarios, ni industriales. La abundancia de periódicos creados en los dos últimos meses del año próximo pasado y principios del presente, será siempre un fenómeno digno de cuenta en nuestra historia, que no podrá resolver dónde ni cómo han salido lectores para tantos escritores. Verdad es, que algunas de estas entidades políticas y satírico-políticas son ejemplo vivo de aquella imágen tan traida y llevada por los poetas, que nos explica lo breve del paso del nacimiento á la muerte, de la cuna al sepulcro; pero siempre que esto ha sucedido, no es por falta de curiosidad y de interés del público, sino por culpa de las hojas, que por su frialdad constitucional morían en esta atmósfera caliginosa de pasiones soliviantadas. Las que respondieron al entusiasmo, viven y adquieren cada dia mayor robustez y eco entre las masas.

De entre los periódicos políticos, á excepción de dos representantes del caido régimen que con nuevos nombres vinieron á defender antiguas cosas, los demás han sido producto y tienen la misión de defender el reciente movimiento avanzado de las ideas: de suerte que, contrariamente Alo que antes sucedía, el mayor número de periódicos representa la idea democrática, ora con puntas monárquicas, ora con collares republicanos.

No obstante que la existencia del Gil Blas y El Cascabel parecía que debiera bastar á satisfacer la natural tendencia de nuestro carácter, hemos notado aumentarse en prodigioso número los periódicos y hojas satírico-políticas, prueba innegable de que existen muchos descontentos ó de que los españoles ven mejor el lado cómico que la faz seria de las cosas. La aparición de La Gorda formó, sin embargo, época en esta cruzada periodística, con su escuela de varias hojas que sobre ella cayeron como un nublado, y después han desaparecido, ó siguieron el destino de varios cofrades que no se dejan oír en este confuso laberinto, donde aun navegan y pueden sostenerse á flote La Mano Oculta, El Pájaro Rojo y otros de cierto lastre, excelente velamen y diestros tripulantes, que seria prolijo enumerar.

Sin embargo, no podemos menos de mencionar la aparición de dos periódicos políticos satíricos; el uno con el título de Jeremías, y el otro con el de Don Quijote. El primero, con decir que está redactado por el señor Martínez Villergas basta para dar una idea de su excelencia. Siempre sera un verdadero acontecimiento la salida al estadio de la prensa de este antiguo y esforzado paladín, en cuyo escudo están grabados trofeos de innumerables victorias, y cuya pluma, cual otra Durindana, ha sido azote de malandrines y repartido certeros y furibundos fendientes sobre los modernos Alifanfarrones y Pandafilandos. Mucho esperamos de la nueva empresa y mote con que se presenta en el campo este célebre adalid, descollando sobre la muchedumbre de noveles y cubiertos caballeros, por aquello de que

Siempre debe ser el Preste Juan,
Mayor que el monaguillo y sacristán.

El otro, y ya de caballeros, es Don Quijote resucitado, en propia persona, convertida la lanza en pluma, y traído de los llanos de la Mancha á los tropiezos de la córte, con su Sancho á la cola, y el sabio Merlin de trujamán ó intérprete. Esto de resucitar á Don Quijote no es cosa nueva, aunque Cervantes le dejó tendido en la fuesa de largo á largo; y en verdad que cuantos han andado con sus huesos, lo hicieron con tan mala fortuna, que en vez de darnos á Quijano el Bueno, diéronnos á Quijano el Malo. No sabemos qué será este caballero sin Dulcinea, ni qué Dulcinea es posible, cuando llegó la hora de que la luz viniese á aclarar las tinieblas que la envolvían, ya en figura de Aldonza. ya en figura de aldeana, ya en menesterosa, que acudia á pedir prestados seis reales á un pobre de solemnidad como Don Quijote. Ello dirá. Por ahora, su Dulcinea parece ser la monarquía, y su apostura en prospecto, no deja de ser gentil y gallarda en todo extremo.

X. X. X