Los gatos escrupulosos

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Los gatos escrupulosos
de Félix María Samaniego



A las once y aun más de la mañana 
La cocinera Juana,
Con pretexto de hablar a la vecina, 
Se sale, cierra, y deja en la cocina 
A Micifuf y Zapirón hambrientos.
Al punto, pues no gastan cumplimientos 
Gatos enhambrecidos,
Se avanzan a probar de los cocidos. 
«¡Fu, dijo Zapirón, maldita olla! 
¡Cómo abrasa! Veamos esa polla 
Que está en el asador lejos del fuego.» 
Ya también escaldado, desde luego 
Se arrima Micifuf, y en un instante 
Muestra cada trinchante
Que en el arte cisoria, sin gran pena, 
Pudiera dar lecciones a Villena. 
Concluido el asunto,
El señor Micifuf tocó este punto. 
Utrum si se podía o no en conciencia 
Comer el asador. «¡Oh qué demencia! 
Exclamó Zapirón en altos gritos, 
¡Cometer el mayor de los delitos! 
¿No sabes que el herrero
Ha llevado por él mucho dinero, 
Y que, si bien la cosa se examina,
Entre la batería de cocina
No hay un mueble más serio y respetable? 
Tu pasión te ha engañado, miserable.» 
Micifuf en efecto
Abandonó el proyecto; 
Pues eran los dos Gatos 
De suerte timoratos, 
Que si el diablo, tentando sus pasiones, 
Les pusiese asadores a millones
(No hablo yo de las pollas), o me engaño, 
O no comieran uno en todo el año.



DE OTRO MODO

¡Qué dolor! por un descuido 
Micifuf y Zapirón
Se comieron un capón, 
En un asador metido. 
Después de haberse lamido, 
Trataron en conferencia
Si obrarían con prudencia 
En comerse el asador. 
¿Le comieron? No señor. 
Era caso de conciencia.