Los hijos del tío Tronera: Escena XIII

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

 Escena XIII
Los hijos del tío Tronera Antonio García Gutiérrez


Los mismos, INESILLA


INESILLA: Manué.

MANUEL: ¿No es una ilusión?
Cuando esa vos he escuchao,
un gorpe aquí me ha sonao
en er mesmo corasón.

INESILLA: Yo soy, Manué. ¿Qué te espanta?

MANUEL: Siéntate.

INESILLA: No puée ser.

MANUEL: ¿No?

INESILLA: No hay tiempo que perder.
juye de aquí.

MANUEL: ¡Virgen santa!
¿Y eso es cierto?

INESILLA: La verdá.
 
MANUEL: (¡Es una jembra sublime!)

INESILLA: Pero espáchate.

MANUEL: Antes ime...
¿Quién te dio esa facurtá?

INESILLA: ¿Quién ha de ser? El arcarde.

MANUEL: ¿Con Bartolo hablaste, Inés?
Mi amor le has vendió.

INESILLA: ¡Pues! No lo quiso hacer de barde.
¡Ea, najensia!...

MANUEL: ¡No me voy!
No quiero yo libertá
si pierdo tu voluntá.

INESILLA: ¡Ya sabes tú quien soy yo!
Pus bien, nájate y no temas.
¡Ay!

MANUEL: No suspires por mí,
infiel: ni te quiero aquí:
vete; Inesiya.

INESILLA: Pamemas.
Ay no me jagas hablá.

MANUEL: No te pongas aflegía,
farsa. -Probe maire mía,
tú no sabes engañá.
Tú sola con tu querer
juiste firme.

INESILLA: Dúas pronto,
¡Manué!, ¡ay!

MANUEL: No, que es un tonto
quien fía de una mujer.

INESILLA: Esto no se puede aguantar:
en quererte estuve loca.

MANUEL: Mira... cáyate la boca.

INESILLA: Too te lo voy a cantar.

MANUEL: Jabla.

INESILLA: ¿Es justo, Manoliyo,
que tú me trates así,
cuando he tomado por ti...
tres onsas é cardeniyo?

MANUEL: ¡Santo Cristo! ¡De verdá!
Pero ime, ¿quién te lo dió?

INESILLA: Siempre lo yebaba yo
pá cuarquié nesesiá.

MANUEL: Tan heroico sacrífisío...

INESILLA: ¡Ay! Siento aquí en este lao...

MANUEL: Eso pronto está curao
con aseite é Aparisio.
Si te apura, yamaré.

INESILLA: No ta partes: yo me muero.

MANUEL: Eja.

INESILLA: Yo morirme quiero;
pero a tu láo.

MANUEL: (¡Qué jaré!)

INESILLA: ¿No sabes que te quería
con tóo mi corasón?

MANUEL: Inés, ¡sin aulasión!
has jecho una tontería.

INESILLA: ¡Ven aquí! No me esampares.
¡Ay! ¡Siento que ya me jundo!

MANUEL: ¡Tú no has venío a este mundo
sino pa darme pesares!

INESILLA:¡Manué! ¡Manué! ¡Que me voy!
La mano...
 
MANUEL: Toma, y espacha.
(Qué lastima é muchacha.)

INESILLA: No ta lejes.

MANUEL: Aquí estoy.

INESILLA: ¡Adiós, adiós! (Muere.)

MANUEL: ¡Yá espichó!
¡Más fría está que un graniso!
Pero, en fin, ella lo jiso
por su gusto, y lo logró.
¡De su vía er triste fin
la mata en su moseá!
¡Y dempués de muerta, está
lo mesmo que un querubín!
¡Murió la lus de mi arma
y mi esperansa me quita!
¡Ay! ¡Probe Inés! ¡Probesita!
¡La van a enterrá con parma!
¡Y es que se murió é veras!
¡Inés, escucha mi afán!
¡No quiere! Ganas me dan
de cántale unas playeras.
La ocasión es la mejor...
Pero, ¿quién se aserca ayí?
¿No es er tío Bartolo...?
¡Sí...! ¡Paese un trasquilaor!