México, California y Arizona: 015

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
México, California y Arizona (1900) de William Henry Bishop
traducción de Wikisource
XV. Un Banquete, y una Tragedia, en Cuautla-Morelos


XV.


UN BANQUETE, Y UNA TRAGEDIA, EN CUAUTLA-MORELOS.


I.


Cuando vi a Amecameca nuevamente fue para pasar a bordo de un tren de gala a celebrar la finalización del ferrocarril de Morelos a Cuautla, en Tierra Caliente. El ferrocarril de Morelos es una obra mexicana nativa. Fue construido bajo los auspicios de Delfín Sánchez, yerno del Presidente Juárez, se apresuró con una gran expedición, a fin de asegurar valiosas primas, añadidas a la subvención regular por el Gobierno, y había mucho trabajo defectuoso en su construcción. Es de trocha angosta y proyectado en última instancia para llegar a Acapulco, pero esta ultima necesidad apenas se considerará en el futuro predecible. En la actualidad alcanza unas setenta y cinco millas, a Cuautla, Morelos, capital del Estado de Morelos.

Todo México oficial y distinguido estaba a bordo ese día —el Presidente, los jueces de la Corte Suprema, generales, senadores, littérateurs y, el más grande de todos, Porfirio Díaz. "Porfirio" llevaba un sombrero de fieltro alto, y su manera con sus amigos era sencilla y sin pretensiones. Si el accidente de una semana más tarde sucedía ese día en lugar, la República de México habría necesitado reconstruirse desde abajo hacia arriba.

Una locomotora exploradora, un motor vigía, fue por delante de nosotros para ver que todo era seguro. Cada lugar pequeño tenía su música y su disparo de cohetes y el grupo local
In Tierra Caliente - Pg-186.jpg


EN TIERRA CALIENTE.
de Rurales reinaba en la estación. En Amecameca eran como cincuenta de estos últimos, con espadas desenfundadas, todos sobre caballos blancos, que los disparos los hizo brincar con gran espíritu. En Ozumba hubo un batallón de fusileros montados, bajo el mando de un oficial joven guapo en un ojo de vidrio, que podría haber llegado fresco de la escuela militar de San Cyr. Las poblaciones indígenas, que no nunca habrían visto una locomotora antes, mantuvo sin embargo, como es su forma, un cierto estoicismo. No hubo manifestaciones salvajes de sorpresa, no gritos; ellos dispararon incluso cohetes con un aire serio. La línea es un montón de curvas sin fin, para superar la pendiente de tres cuartos de milla perpendicular de Amecameca a Cuautla. Cuautla tiene siete mil personas. Durante diez años, hasta este momento, no ha habido comunicación ni por diligencia con ella, y el ferrocarril fue un gran acontecimiento. La empresa se llevó a cabo principalmente por los esfuerzos de un Señor Mendoza Cortina, que tiene fincas de azúcar grandes en la zona. Las calles estaban decoradas con arcos de triunfo y bordeado por altas plantas de banano. No estaba muy bien, y el lugar más sórdido que la regla en los climas templados más arriba. Los indios tenían un aspecto apático. Pocos rostros jóvenes e interesantes fueron vistos entre ellos, pero una cantidad extraordinaria de brujas. Encontré en uso algunas cerámicas muy bonitas, que me han dicho que la hicieron Cuernavaca, a cuarenta millas. Simples trozos de piedra y concha fueron empastados en la loza común con un efecto similar a la de un antiguo mosaico romano. Había un Cristo claramente indio en la iglesia parroquial. En la plaza al frente se encuentra un gran árbol, de alguna manera conectado con la noche triste del patriota Morelos. Como Cortés en México, se vio obligado a retirarse una noche en 1812, tras una resistencia galante de sesenta y dos días a un asedio por los españoles.
II.

La empresa sumamente civilizada entrando en este lugar no muy bueno ofreció un gran banquete en un antiguo convento ahora adaptado a los usos de una estación de ferrocarril y hubo abundantes discursos después. Hubo un gran número de periodistas jóvenes felices del partido, y se comportaron como lo hacen aptos jóvenes periodistas felices. Ellos cantaron sobre la mesa y dijeron "¡otro!" "¡otro!" con pretendido entusiasmo, incluso después del discurso mas aburrido. Parecía típico de algo curiosamente ilógico en la mente mexicana que en fiestas de salón de banquetes se ponían imparcialmente los nombres de los presidentes y otros grandes hombres del pasado, de Iturbide a Manuel Gonzales. Iturbide junto con Bravo y Guerrero, de quien recibió un disparo como un usurpador y enemigo de la paz pública; Lerdo y Porfirio Díaz, quien fue expulsado como traidor y tirano. De la misma manera estos personajes, son alternativamente uno u otro Cesares y Brutus, son honrados con imparcialidad en la serie de retratos en la larga galería de Palacio Nacional.

Había naturalmente aquí un prominente retrato del Padre Morelos, con el habitual pañuelo alrededor de su cabeza y audaz aire jefe bandolero. Es curioso que sacerdotes debieran haber tenido tal participación al principio de la insurrección. Ellos recuerdan a los eclesiásticos guerreros de la edad media, que solían habitualmente ponerse la armadura secular y la espiritual. Probablemente la opresión de los españoles fue a menudo demasiado intolerable incluso para resistencia eclesiástica. Morelos, curiosamente, cuando estalló la revuelta, fue cura de Hidalgo en Valladolid, Michoacán y lo siguió al campo. Él llegó, a su vez, a ser generalísimo de las fuerzas mexicanas y a cambiar el nombre de Valladolid a Morelia en su honor. Sin duda tenía el Don militar. Su defensa de Cuautla es considerada uno de los hechos más gloriosos de la historia mexicana. Fue el tercero en un trío de sacerdotes, Matamoros, su íntimo y Teniente, quien rompió el asedio con cien caballos y asistió en su retirada cuando finalmente llegó a ser necesario.

Matamoros en su momento fue detenido y fusilado en Valladolid, por nadie más que Iturbide, el futuro libertador. Iturbide, entonces con las fuerzas españolas, "se había señalado a sí mismo," para citar una vez más, nuestra historia "por sus repetidas victorias sobre los insurgentes, y la excesiva crueldad que usó en frecuentes ocasiones." Cercó a Matamoros en Puruapan, lo tomó preso y lo puso ejecutó, como se ha dicho. Para compensar esto, Morelos masacró a doscientos prisioneros españoles a sangre fría. Por lo que la contienda de crueldad encarnada continuó. Morelos mismo fue hecho prisionero por un acto de traición y ejecutado, como el destino habitual de líderes mexicanos, en San Cristobal Ecatepec, a las 4 de la tarde del 21 de diciembre de 1815.

Iturbide registra, en sus notas, de los jefes insurgentes a quienes estuvo tan activo en exterminar dista mucho de ser halagüeño. Y aquí todos ellos son ensalzados juntos. Realmente parece como si algún tribunal superior de investigación y revisión debería constituirse para asignar un poco los relativos méritos y defectos del pasado. El himno nacional mexicano, un aire marcial y agitado, invoca, entre otras cosas, la memoria sagrada de Iturbide. Pero si Iturbide realmente merecía ser fusilado al poner pie en la costa después de su destierro, parecería mucho como si los estadounidenses deberían invocar el nombre sagrado de Benedict Arnold. Arnold también, prestó excelentes servicios a su país. Nadie fue un soldado más bravo o mejor que él antes de que intentara traicionarlos a los británicos.

Bueno, supongo que los mexicanos lo entienden, pero yo no. ¿No están contentos con tal mezcla de ideales de lo bueno? ¿Puede una persona haber sido un patriota tan leal alguna vez que crímenes posteriores no pesen contra él? Una muy simple lección de todo parecería ser de tener menos impaciencia con los poderes gobernando, por un lado y mucho menos prisa con polvo y tiro, por el otro.


III.


Me quedé un par de días en Cuautla, para visitar las haciendas de azúcar. La producción de azúcar es grande y el distrito uno de las fuentes más convenientes de suministro a México central. Una semana después de la recién inaugurada ruta fue escenario de un accidente inigualable, creo, en los anales de los horrores del ferrocarril. Quinientas vidas se perdieron, en una pequeña barranca, un puente inseguro que se había deslavado por la lluvia. Un regimiento de la guarnición en Cuautla fue ordenado a México y partió en un tren de vagones "planos" abiertos, por no haber suficientes vagones de pasajeros para el propósito. En otros vagones planos había un cargamento de barriles de aguardiente. Partieron en la tarde. Hubo un retraso en la vía. Llegó la lluvia, cayó la noche y los hombres, golpeados por la tormenta, sin protección, abrieron el aguardiente y bebieron su contenido. Algunos dicen que el ingeniero reportó vías inseguras, pero fue obligado por un funcionario exasperado a continuar con una pistola en la cabeza. Llegaron al puente roto, y el tren se cayó. Los soldados que no estaban alterados y totalmente incapacitados, completamente borrachos y locos con excitación apuñalaron—y se dispararon unos a otros. Los barriles de aguardiente se rompieron e incendiaron; los cartuchos en los cinturones explotaron; la torrente hinchada reclamó ahogó algunos; y la furia de una tormenta tropical, en una noche tan negra como Erebus, cayó sobre la masa retorcida de horror.

Fue el precio que se pagó por las subvenciones adicionales para la pronta terminación de la obra. Un informe del deslave se hizo después, creo, pero el Gobierno arregló el camino en orden para abrirlo nuevamente; y el caso puede servir como una lección necesaria a todos los constructores de ferrocarriles en México.