Manual de Biografía: Antonio Alcalá Galiano

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Manual de Biografía y de bibliografía de los escritores españoles del siglo XIX - Tomo I


Alcalá Galiano (Excmo. Sr. D. Antonio)


Individuo de la Real Academia Española.


Nació en Cádiz el 22 de julo de 1789. Fueron sus padres el insigne marino D. Dionisio, que hizo el viaje al estrecho de Magallanes, alcanzó después grande fama en su carrera y murió gloriosamente en el combate de Trafalgar, siendo brigadier y mandando el Bahamá, y Dª. María de la Consolación Villavicencio, prima del marqués de Valhermoso, después duque de San Lorenzo.

Sus primeros estudios los hizo en su casa; á los siete años asistió á una academia en Cádiz, en donde aprendió latín, francés, inglés, aritmética y geografía. La poesía fué también uno de los objetos á que se entrego con particular predilección.

Muerto su padre se decidió por la carrera diplomática, abandonando la militar y entrando al propio tiempo en la Real Maestranza de Sevilla. Vino á Madrid, y después de darse á conocer con algunas odas y artículos que escribió, fué empleado en el ministerio de Estado, siendo su tío uno de los Regentes de la Audiencia, y ministro de Estado su amigo Pizarro. Ya por esta época había contraido amistad con los Sres. Quintana, Martínez de la Rosa y otros personajes. Después pasó á Londres de agregado de aquella embajada, y de este destino con el cargo de secretario á Suecia en 1814.

Seis años después entró en Cádiz en una conjuración contra el gobierno, y cuando debía embarcarse para el Brasil, para cuya legación había sido nombrado. Dispuso planes, escribió proclamas y no adelantando nada, por la conducta que observó el conde de la Bisbal, protegiendo primero á los conjurados y persiguiéndoles luego pasó á Gibraltar. Unido á otras personas continuó trabajando en la arriesgada empresa del levantamiento, que se verificó el 1º de enero.

En la Isla de León emprendió la redacción de una gaceta con D. Evaristo San Miguel, y como este, publicado el primer número, salió de la isla, quedó solo Alcalá Galiano escribiendo el periódico. Por sus servicios en estas jornadas fué premiado con el ascenso inmediato.

Vino á Madrid en 1820 y comenzó á hablar en la Fontana de oro, siendo por esto muy aplaudido. Su conducta política no era en cambio muy juiciosa. Indispuesto el gobierno con el ejército de la isla, tomó, como era natural, la parte de estos últimos. Se le exigió que dejase de ir á la Fontana, pero se negó á ello ofreciendo renunciar su empleo. Lo hizo así, no pretextando falta de salud sino declarando que el gobierno seguia una conducta á la cual no podía cooperar ni en la mínima parte que corresponde á un empleado subalterno. Aceptada su dimisión quedó cesante.

Con el cambio del sistema político se le empleó como á los demás que habían cooperado á él. Alcalá Galiano fué nombrado intendente, subida no demadiado alta para un oficial de secretaría de Estado que al cabo de pocos años solía ser ministro plenipotenciario. Pasó á Córdoba á servir su destino en enero de 1821 y desempeñó alguna vez el gobierno de la provincia, hasta que volvió á haber guerra entre los ministros de entonces y Riego. Le dolió esto mucho á Alcalá Galiano, porque conocía las imprudencias del general y porque por otro lado no podía abandonarle. En tanto sus antiguos compañeros de conspiración trataban de levantarse en Cádiz contra los ministros. Efectivamente muy pronto se declararon en rebelión, siguiéndolos los de Sevilla. Nuesto autor les prestó su activo apoyo, pero sabedor de ello el gobierno dió curso al expediente contra él, mandando formarle causa como infractor de las leyes. Al recibirse esta noticia en Cádiz acababan de verificarse las elecciones para diputados á Cortes en las de 1822 y 23, siendo él uno de los nombrados en aquella provincia. Amenazada España en 1823 con la invasión de un ejército francés, viendo los ministros era imposible, con las pocas fuerzas del ejército que había, impedir la llegada de los invasores á Madrid, creyeron oportuno que el rey y las Cortes se retirasen á Andalucía, proponiéndolo así á S. M., quien se negó á acceder á la propuesta y ellos se retiraron. Cabalmente la retirada de los ministros era la caída de la Constitución. Viéndolo así Alcalá Galiano declamó contra la conducta del rey Fernando, llegando á ser imprudente en sus declamaciones. Habiendo asegurado el rey que estaba malo y no podía hacer el viaje, fué Alcalá Galiano de una comisión nombrada para examinar el estado de su salud y los informes que sobre él daban los médicos.

El rey hizo por fin el viaje, y los asuntos políticos sufrieron muchísimos contratiempos, no menos que las Cortes y los ministros. Cuando los Franceses se acercaron á Sevilla Galiano hizo á las Cortes la proposicion de que el .....ca fuese declarado en estado de incapacidad moral .....endido en el uso de su real prerogativa hasta que ..... real familia y las Cortes estuviese en la isla Gadi...

Su conducta política sobremanena revolucionaria, ... siempre de oposicion, lo obligó, á fin de asegurar ....a, á salir de su patria, embarcándose con su amigo el duque de Rivas en una barca valenciana en la cual fueron á Gibraltar el 1°. de octubre, dia que tuvo principio su destierro, cuya duracion llegó á ser de casi ... años. Por desgracia suya, nuestro autor estaba ya ...., habia perdido la heredad de sus padres y no habia ...echado nada de sus empleos.

Escaso de recursos para pasar á Inglaterra, á donde le era .....o trasladarse negándosele la estancia en Gibraltar, ...to por pocos dias, salió de esta plaza. Hubo de ir á tierra costeándole el pasaje una suscricion de gente ...tiva, asi como á otros muchos, pero como quien va ...osna con las mayores incomodidades. Desembarcó en el puerto de Londres, y empezó á recibir algun so.... que tambien se daba á sus compañeros de desdicha.

Cuando el gobierno inglés concedió á los emigrados ...nes, aunque cortas, suficientes para sacarlos de la pobreza en que vivian, Alcalá Galiano no admitió la suya, ..... estando ya comprometido á escribir la vida de ...., pensaba juzgar con rigor la conducta del gobierno .....

Quedando sin otro recurso que el entonces precario de ..... ecciones y escribir artículos, recurso que despues de ..... buenos conocimientos le sirvió de mucho, á principios de 1825 le recogió en su casa su amigo el Sr. Istúriz, embajador ahora en Londres, y con él vivió siete meses. Fundada en 1828 en esta capital una Universidad nueva creando en ella cátedras de las lenguas y literatura de varias naciones, comprendiendo la española, obtuvo esta el Sr. Alcalá Galiano con el sueldo de 200 libras esterlinas (20,000 rs.), y con esto, algunas lecciones y sus escritos, que ya le valian bien, mejoró su suerte. Asi transcurrieron seis años, durante los cuales sufrió diversos contratiempos en los varios puntos que residió, hasta que á fin de febrero de 1831, muerto ya Fernando VII y sucediéndose grandes mudanzas en España, la amnistía le abrió las puertas de su patria, favor de que le habia excluido otra publicada cuatro meses antes y que consintió volver á treinta y un ex-diputados á Cortes que con él estaban condenados á muerte.

Desde entonces su carrera como procurador y diputado, senador vitalicio y escritor, es notable en extremo, habiéndose distinguido prestando buenos servicios al pais en los altos destinos que le han sido confiados, entre otros los de ministro del Consejo real de España é Indias, ministro de Marina, comisario regio del Banco de San Fernando, embajador de S. M. C. cerca de Portugal, dos veces, consejero Real, etc., etc., encontrándose ahora desempeñando el cargo de consejero de Estado. EL señor Alcalá Galiano es antiguo académico de número de la Real española, pertenece á otras insignes academias y ostenta entre otras condecoraciones la gran cruz de Carlos III.

Sus escritos son:

  • Traduccion libre y aumentada de la Historia de España por Dunham, hasta la muerte de Carlos III, con continuacion original hasta la mayor edad de Doña Isabel II.
  • Lecciones sobre derecho público constitucional, dadas en el Ateneo.
  • Lecciones sobre la Historia literaria del siglo XVIII, dadas en el Ateneo.
  • Artículos en la Revista de Madrid sobre Robespierre, sobre el Derecho de intervencion, sobre Jovellanos y sobre la Índole del levantamiento de España en 1808.
  • Juicio crítico sobre los poetas Melendez, Cienfuegos, Arriaza, insertos en el Laberinto.
  • Juicio crítico sobre Moratin. Publicado en la Revista Hispano-Lusitana.
  • Varios trabajos en diarios, como el Mensajero de las Artes, 1834 y 35. La Revista Mensajero, 1835 y 36. El Correo Español, 1838. El Piloto, 1839 á 40.
  • Un viaje al Escorial. Folletin en el Correo nacional del día 20 de agosto de 1840.
  • Dos visitas al Principe de la Paz. Carta sobre las Juntas de Vizcaya.
  • Breves reflexiones sobre la índole de la crisis de Madrid. Folleto.

En lengua inglesa ha escrito en el Westminster Review, en el Foreing Quarterly Revieu. — Introduccion á un curso de literatura española en la universidad de Londres.

Tambien ha escrito en idioma francés acerca de una obra de D. José Presas y de las del Sr. Martinez de la Rosa.

Ha escrito varias composiciones poéticas, y principalmente pronunciado muchos y buenos discursos, entre los cuales solo dos tiene el Sr. Alcalá Galiano por semejantes, sino idénticos á los que él pronunció. Estos son uno de Sevilla de 23 ó 24 de mayo, publicado en los periódicos de la época y en los Ocios de los Españoles emigrados, periódico impreso en Londres en castellano. El otro es del 2 al 3 de mayo de 1835 en el Estamento de Procuradores sobre devolucion de bienes nacionales á los compradores, y está en el Diario de las Sesiones.


Nota de Wikisource[editar]

Debido a que esta obra esta siendo copiada desde una imagen escaneada, algunas palabras faltantes han sido reemplazadas por puntos suspensivos.