Manual de Biografía: Joaquín Francisco Pacheco

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



PACHECO (Excmo. SR. D. JOAQUÍN FRANCISCO),

INDIVIDUO DE LAS REALES ACADEMIAS ESPAÑOLA Y DE LA HISTORIA.


Nació en Écija, provincia de Sevilla, el 22 de febrero de 1808. Después de haber hecho sus primeros estudios, en Córdoba en el colegio de la Asunción, pasó en 1823 a la ciudad de Sevilla, donde siguió la carrera de jurisprudencia que terminó seis años después. En los primeros de su juventud cultivó la poesía y se ejercitó en la literatura asociado á varios jóvenes de instrucción é ingenio. Una oda á la Amnistía que concedió la reina Cristina, durante la enfermedad del último monarca, fué el primer fruto de sus estudios literarios. En 1833 fué nombrado procurador síndico del Ayuntamiento de Écija y en el siguiente año se trasladó á la corte, donde el ministro Burgos, conocedor de sus buenas cualidades, le nombró redactor del periódico titulado Anales administrativos, que recibió después el nombre de Diario de administración. Al separarse de este periódico formó parte de la Abeja, periódico que se fundó por entonces.

En 1835 fué nombrado contador general de pósitos, cargo que desempeñó hasta después de los acontecimientos de la Granja. Al año siguiente fundó con D. Juan Bravo Murillo y D. Manuel Perez Hernandez el Boletin de Jurisprudencia, primera revista jurídica que ha aparecido en España y que conserva general aprecio. Elegido en el mismo año diputado para las Cortes que debían revisar el Estatuto Real y que no llegaron á reunirse por la revolución de la Granja, se retiró á la vida privada incorporándose al colegio de abogados de Madrid.

En 1837 dirigió el periódico titulado el Español, fundando posteriormente el llamado la España. Al año siguiente el ministerio Ofalia le brindó la subsecretaria de la Gobernación y la cartera de Marina; pero se negó por entonces á desempeñar estos destinos. En 1839 fue elegido diputado por Sevilla, y en 1840 por Córdoba, conquistándose entonces esa influencia en el parlamento y ese crédito como orador que no le ha abandonado luego en su larga carrera. Redactor del Correo Nacional, en la época del pronunciamiento de Setiembre la junta de Madrid le desterró á León, pero el señor Pacheco se dirigió á Paris por distinto camino, y no regresó hasta 1841 para representar en el Congreso á las provincias de Álava y Vizcaya por que había sido elegido diputado. El gobierno provisional le nombró en 1843 fiscal del Tribunal supremo de Justicia, cargo que desempeñó hasta la supresión de una de las dos fiscalías, pasando entonces á formar parte de la comisión de Códigos.

Córdoba le reeligió de nuevo diputado en las Cortes que reformaron la constitución conocida con el nombre de 1845. Posteriormente desempeñó la cartera de Estado y la presidencia del Consejo de ministros, siendo al cesar en estos cargos enviado de embajador á Roma y condecorado con la gran cruz de la órden de Carlos III.

En 1854 perteneció Pacheco á la junta de gobierno de Madrid y fué nombrado ministro de Estado del gabinete Espartero-O'Donnell. También formó parte, como diputado, de las Cortes constituyentes, y al dimitir los primeros cargos, ocupó un elevado puesto diplomático, habiendo después sido otra vez enviado extraordinario y ministro plenipotenciario cerca de Su Santidad.

Nombrado individuo de la Academia española de la Lengua, á la cual pertenece hace muchos años como á las de Nobles Artes de San Fernando y á la Pontificia de San Lucas de Roma, al tomar posesión de aquella plaza pronunció un discurso en extremo original y digno de consulta acerca del género de literatura á que corresponden los escritos que se destinan á los diarios políticos y publicaciones periódicas, siendo el primero que desde un lugar autorizado dió á conocer y explicó la importancia literaria de esta clase de trabajos y las condiciones que les son propias.

El Sr. Pacheco es consejero de Estado y senador vitalicio del reino.

Sus obras versan por lo general sobre política, administración ó legislación; á este género pertenecen los escritos que publicó en la Revista de Madrid, y su:

Comentario á las leyes de desvinculación, de que se han hecho varias ediciones.

El Código penal, concordado y comentado. Tres tomos: la 1º edición se publicó en 1848 y 49. La segunda en 1856.

Comentario al decreto sobre recursos de nulidad.

Estudios de derecho penal. Lecciones pronunciadas en el Ateneo en 1838 y 39.

Alfredo. Drama en 5 actos.

Los siete infantes de Lara. Id.

Bernardo del Carpio. Id.

Historia de la Regencia de la reina Cristina.

Italia. Ensayo descriptivo, artístico y político, 1857. Primera parte. En la página 422 de esto volúmen dice el Sr. Pacheco: « Ignoro si tendrá esta obra una segunda parte. Mi intención y mi deseo son dársela. Si Dios me concede salud; si puedo visitar, como me propongo, el Milanesado, Venecia, Parma, Ferrara, Nápoles y Sicilia, un nuevo tomo completará entonces el comenzado cuadro, y habré podido consagrar á aquella noble península el completo como sincero homenaje de mi cariño ».