Meridiano durmiente

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Meridiano durmiente
de Julio Herrera y Reissig



Frente a la soporífera canícula insensata,
la vieja sus remiendos monótonos frangolla;
y al son del gluglutante rezongo de la olla
inspírase el ambiente de bucólica beata...

En el sobrio regazo de la cocina grata,
su folletín la cándida maledicencia empolla,
hasta que la merienda de hogaza y de cebolla
abre un dulce paréntesis a la charla barata.

Afuera el aire es plomo... Casiopea y Melampo,
turban sólo el narcótico gran silencio del campo.
Ella, la muy maligna, finge torpes enredos,

como le habla al oído de divinos deslices...
y así el tiempo resbala por sus almas felices,
como un rosario fácil entre unos bellos dedos.