Mi fantasía

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Mi fantasía
de Dolores Veintimilla


MI FANTASIA


Producciones literarias monio.png


 Te amo, porque eres triste como el suspiro de la brisa en las sabanas de la costa: sí, mi dulce fantasía; cuando te contemplo soy feliz, y mi alma siente ese dulce y melancólico placer que experimenta el viajero que ha atravesado un árido camino y después de muchos días encuentra un lirio sobre el cual fija sus ávidas miradas. Te amo como ama el poeta la musa que lo inspira, como el ermitaño la contemplación que lo arrebata hasta los cielos.

 Mira: ¿no has oído por la noche el suspiro del viento en el seno de las montañas, y el murmullo de la fuente al caer el sol en las desiertas colinas? Pues más tristes son las horas que paso lejos de tí.

 ¡Si tu me amaras cual yo te amo, si tú sintieras en tu pecho una chispa del volcán que hay en el mío!!!

 En las noches, cuando, fatigada por el insomnio, me pongo a meditar en el cielo y en el infierno, no encuentro para atormentar mi alma en éste, otro suplicio que tu desdén, ni para hacerla dichosa en aquel, otra gloria de tu amor.

 Dime: ¿no has visto en la mañanas de invierno caer de los árboles, al choque de los vientos, las gotas de agua, que la lluvia de la noche ha hasinado en el seno de las hojas? Pues más abundantes son las lágrimas que derramo cuando te busco a mi lado y no te encuentro.

 Mi dulce fantasía, ¿dónde estás? Mi alma ajitada por el entusiasmo que la inflama te busca por do y no te encuentra. Ah! delirio pensando en ti: mis ojos extraviados recorren el firmamento y creen encontrarte en una de sus brillantes estrellas. Entónces, absorta de felicidad, vuelvo en alas de mi ilusión hasta tí, y allá en los cielos donde la felicidad y las miserias de la tierra no existen, soy feliz como los angeles delante del trono de Dios, pasándome anonadada delante de tí y deslumbrada con tu brillo.

 Dónde estás mi dulce fantasía!! ¿Existes, eres una realidad o un sueño de mi mente? Por la mañana, cuando la tierra no es aún dorada por la aurora, creo escuchar tu voz en los acordes gemidos que modula el órganos del templo, en los lúgubres acentos que en esas horas despide la campana, que invita a los fieles a invocar a la Virgen. Entonces, trémula de emociones, mi alma se aniquila y quiere responderte, pero el alma que sufre carece de lenguaje.

Producciones literarias abajo clasico.png