Mioriţa

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Al pie de una montaña,
Ventana hacia el Edén,
Por una cañada
Bajan hacia el valle,
Tres rebaños de ovejas
Con sus tres pastores.
Uno es moldavo,
Otro transilvano
Y el tercer valaco.
Y el transilvano,
Junto con el valaco
Hablan de matar
En tiempo de ocaso
Al pastor moldavo
Porque era rico,
Porque él tenía
Ovejas hermosas,
Gordas y gallardas,
¡ Perros más valientes,
Caballos más listos !

Pero esa ovejita
Con lana rizada,
Tres días seguidos
No quiere callar,
No quiere pastar.

- Mioriţă gorda,
Con lana oscura,
Tres días seguidos
Hablas sin parar.
¿ Es que no es buena
La hierba que paces,
O estarás enferma,
Querida oveja ?

- ¡ Querido pastor !
Lleva a tus ovejas
Hacia el bosque umbrío,
Con hierba para nosotras,
Y sombra para vosotros.
Dueño, dueño mío,
Llama a un perro,
A tu perro más valiente,
A tu perro más fiel,

Porque en el ocaso
Piensan a matarte
¡ El pastor valaco
Y el transilvano !
- Mioriţă hermosa,
Si eres maravillosa,
Y si moriré
En campo de ballueca
Pide al transilvano,
Pide al valaco,
Que me entierren cerca
A donde os ordeñan,
Para seguir con vosotras,
Al fondo del redil,
Para escuchar a mis perros.

Y tú, ovejita
Entierra conmigo
Mi flauta de haya
Que canta con anhelo,
Flauta de hueso,
Que canta tan tierno,
Flauta de saúco,
¡ Canción de fuego !
El viento que sopla
Les hará sonar
Vendrán las ovejas
Y sobre mi tumba
Sangre llorarán.
No les digas nunca
Que a mí me mataron.
Diles que me casé
Con una gran reina,
Novia de la tierra,
Que en mi boda
Cayó una estrella,
La Luna y el Sol
Me dieron corona,
Fueron invitados
Platanos y abetos,
Las montañas altas
Fueron sacerdotes,
Pajaros primorosos
Fueron los cantantes,
Estaban presentes
Pajaritos miles
Y antorchas fueron
¡ Las estrellas eternas !

Y si tú verás,
Si encontrarás,
Una madre anciana
Con cintura de lana,
Ojos lagrimando,
Por cumbres pasando,
A todos preguntando,
A todos hablando :

¿ Quien me conoció
Quien él que me vio
A un noble pastor,
Pasado por un anillo ?
Su rostro,
Espuma de la leche,
Su bigote,
Espiga del trigo,
Su pelo,
Ala del cuervo,
Sus ojos,
¡ Moras del campo !

Tú, mi ovejita,
Ten compasión,
Dile simplemente
Que yo me casé
Con la hija de un rey
En una ventana hacia el Edén.

Y a esa madre
No le digas, querida,
Que en mi boda
Cayó una estrella
Que fueron invitados
Platanos y abetos,
Que fueron sacerdotes
Las montañas altas,
Que fueron cantantes
Pajaros primorosos,
Que estaban presentes
Pajaritos miles,
Y que antorchas fueron
¡ Las estrellas eternas !