Moral (DEIE)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Diccionario de Educación, Instrucción y Enseñanza


MORAL

De moralis, derivado de mores, costumbres. Doctrina relativa á las costumbres; conjunto de reglas naturales y sociales, por las que uno debe dirigirse para su bien y el de los demás, ó como dice Marmontel, el arte de vivir bien consigo y con sus semejantes y de ser buenos para ser felices. La moral nos traza nuestros deberes en todas las posiciones de la vida. Sus principios de conducta son anteriores al hombre, que no ha hecho mas que reconocerlos y ponerlos en evidencia; deriva de la ley natural, ese orden regular y constante de los hechos por los que Dios rige el universo; orden que su infinita sabiduría presenta á los sentidos y á la razón de los hombres, para que sirva de regla común á sus acciones.

La ley social es el orden de que acabamos de hablar aplicado á la conservación y bienestar de las sociedades.

"Las leyes humanas son, dice con mucha oportunidad Mr. Matter, obra de una razón hecha á la imagen de la razón divina, emanada de esta misma divina razón, semejante á ella y sublime en esta semejanza, culpable y abyecta cuando se despoja de una afinidad de que no deja, sin embargo, de tener conocimiento."

El objeto de la moral es hacer á los hombres dichosos y mejores, porque abraza todo lo que es bueno y útil y rechaza lo inútil y perjudicial. Es un excelente complemento de las leyes; en su silencio, es ella misma la ley de la conciencia de todo hombre sensato.

La moral se encierra, dice Marmontel, en la ciencia del hombre, descuidada hasta Sócrates y cultivada después con mucho cuidado; pero esta ciencia como muchas otras ha sido ociosa y frívola, mientras que no se ha empleado mas que en vanas especulaciones. Una ciencia puede ser curiosa, sin ofrecer la mayor utilidad, pero no es útil sino en tanto que de su teoría resultan medios y reglas que aclaran la práctica de un arte; el uso es el que aumenta ó disminuye su valor: por esto, la astronomía y la física son útiles para la agricultura y la navegación; la geometría, para la mecánica; la química para el arte de curar y el de fundir los metales, el dibujo y una porción de ciencias, artes, &c.

Los preceptos de la moral y toda su doctrina están conformes con la razón y el interés del hombre.

Se ha dicho que la moral y la ley natural estaban grabadas por la naturaleza en el corazón humano, porque se ha observado que hay actos y sentimientos que son comunes á todos los hombres, lo que depende de su común organización; empero, no han nacido en nosotros y su existencia es anterior á la nuestra y aun á la de la ley. La opinión de las ideas innatas está hoy reconocida como falsa y errónea.

Las leyes de la moral tienen su sanción en los diferentes males que sufren los que las infringen, y en el beneficio que reportan á los que las observan.

Se divide la moral en religiosa y ordinaria ó civil. Las dos tienden al mismo objeto, á la felicidad de los hombres.

La ciencia de las leyes de la moral natural, religiosa y social, aunque exacta y positiva, no se conoce, sin embargo, mas que superficialmente por su mucha extensión y la grande variedad que ofrece. Vamos á ocuparnos en dar una idea de su conjunto y sus preceptos.

DIOS, del latín Deus, derivado del griego Zeus que los Dorios escribían Deus, nombre de Júpiter. De aquí se ha formado deísta, el que rechaza la revelación, pero que reconoce un Dios, y deísmo, sistema ú opinión de los deístas. Ser infinito que está en todas y por todas partes. Con poco que se medite sobre la inmensidad del universo, sobre los prodigios de la creación; sobre las propiedades y los atributos de todos los objetos producidos por la naturaleza; sobre el orden y armonía de todos los cuerpos, no se puede menos de reconocer que existe un autor primero, un criador de todas las cosas, un agente supremo, un motor universal, el arquitecto por excelencia, que llamamos Dios, y cuya infinita bondad y sabiduría merecen nuestro amor, nuestro respeto, nuestro reconocimiento y nuestra adoración.

He aquí lo que el inmortal Racine dice del Eterno:

L'Eternel est son nom, le monde est son ouvrage;
II entend les soupirs de l'humble qu'on outrage,
Juge tous les mortels avec d'ègales lois
Et du haut de son trône interroge les rois.


NATURALEZA. Esta palabra designa, ya el mundo material ó universo, ya el poder que le anima, como el alma anima al cuerpo; algunas veces significa también la influencia que tiene ese poder que ejerce sobre cada ser ó clase de seres.


HOMBRE. Animal racional, ser formado con un cuerpo y un alma. Su objeto en la tierra es su propia conservación y su felicidad.


SOCIEDAD. Es toda reunión de hombres que viven juntos, sujetándose á las cláusulas de un contrato expreso ó tácito, que tiene por objeto su común conservación y mayor ventaja.


FELICIDAD. Consiste en el desarrollo de nuestras facultades físicas y morales y en la satisfacción de nuestros deseos arreglados por la razón. El trabajo y la moderación conducen á la felicidad. Todo hombre puede ser feliz evitando las necesidades de la miseria. La felicidad depende mucho de la idea que de ella formamos. El mas feliz de todos los hombres, dice Fenelon, es el que cree serlo.


DOLOR. PLACER. El hombre tiende á conservarse por dos sensaciones poderosas é involuntarias; una es el dolor, que le advierte y le aparta de todo lo que puede destruirle; la otra, el placer que le atrae, le arrastra hacia todo lo que puede conservarle y desarrollar su existencia. Debemos resistir animosamente el dolor y entregarnos con moderación al placer, que es para nosotros una excitación para vivir, como el dolor lo es para morir. Si se abusa del placer, conduce a la destrucción, al paso que el dolor conduce, á veces, á la conservación; por ejemplo, cuando se hace uno cortar un miembro agangrenado porque no perezca todo el cuerpo.


AMOR. Sentimiento tierno que inclina á un sexo hacia el otro. No hay cosa por buena que sea, cuyo exceso no la haga funesta. El sol es necesario para hacer madurar los frutos, pero si brilla sin interrupción, los agosta, los quema. La lluvia refresca y fecundiza la tierra, pero si cae continuamente inunda los campos y ahoga las raíces. Del mismo modo, el amor sirve para dar la vida, para embellecerla, pero el libertinaje y el desenfreno son sus crueles verdugos. "Entregaos rara vez á los placeres del amor, dice Franklin; no hagáis uso de ellos mas que para conservar la salud ó para tener descendientes, nunca hasta el punto de embruteceros y de perder las fuerzas, la sensibilidad y hasta dañar á vuestro reposo y reputación y á la reputación y reposo de los demás."

Hay otros dos sentimientos, cuyo exceso es menos peligroso, estos son el amor paternal y filial, que forman el vinculo mas dulce de las familias, constituyendo la sociedad ó reunión de la especie humana para su ventaja común. El hombre necesita vivir en sociedad; en ella es donde recibe las nociones necesarias para su existencia y para el desarrollo de sus facultades; el hombre aislado se aniquilaría y no tardaría en perecer.


CONSERVACION DEL HOMBRE. Todas las ideas de bien y de mal, de vicio y de virtud, de justo y de injusto, de verdad ó de error, de permiso ó prohibición, que fundan la moral del hombre individuo y del hombre social, se derivan del principio simple y fecundo de la conservación.


EL BIEN. Lo que es bueno, útil para si y para los demás. La salud es un bien físico, la estimación y consideración de sus semejantes son bienes morales.


EL MAL. Lo opuesto del bien, todo lo que puede perjudicar al hombre. La calumnia es un mal moral, el dolor, un mal físico.


COSTUMBRES. Son las maneras de vivir y de obrar, la expresión de los principios prácticos de un pueblo ó de la razón nacional tal como está modificado por las disposiciones y los hábitos sociales.


DESORDEN. Es todo lo que tiende á turbar el orden que está establecido para la conservación del hombre, de la familia, de la sociedad.


VIRTUD. Es la práctica de las acciones útiles para el individuo, para la familia y la sociedad. Es el camino mas seguro para llegar á la felicidad.

La virtud tiene diferentes grados de hermosura é intensidad. Así, la acción de salvar la vida á un hombre es mas virtuosa que la de salvar sus bienes; la acción de salvar la vida á diez hombres, lo es mas que la de salvársela á uno solo, y la acción útil para todo el género humano tiene mas mérito que la que no es útil mas que para una sola nación. Los mismos grados se encuentran en el vicio.


VICIO. Es la práctica de las acciones que son perjudiciales para el individuo y la sociedad, es un instrumento de destrucción. Los vicios, dice Mr. Jussieu, son una raza fecunda; no hay uno que no pueda engendrar cien enfermedades y cuando no tienen mas que un lujo, este es la muerte.




ciencia - ignorancia - necedad, imbecilidad - empleo del tiempo - pereza - trabajo - odio, aversión - cólera - prudencia - templanza - sobriedad - gula - embriabuez - envidia - aseo - suciedad - continencia - libertinaje - hábitos viciosos - pudor - valor, ánimo - cobardía - resolución - irresolución


orden - Desorden - economía doméstica - disipación - amor conyugal - amor paternal y maternal - amor filial - amor fraternal - cariño a los parientes - deberes de los amos - deberes de los criados -


igualdad - libertad - propiedad - justicia natural humanidad - caridad - perdon de las injurias - beneficencia - piedad de la desgracia - indulgencia - probidad





Buscar otra palabra en el índice


Ver este tema en otros proyectos: En Wikipedia | En Wikcionario