No hay bien ni mal que cien años dure

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

No hay bien ni mal que cien años dure
de Antonio Ros de Olano


           
           El corazón es péndulo que advierte,
	golpe tras golpe, en una misma herida,
	¡cuán próxima a la muerte anda la vida!
	¡Cuán cerca de la vida está la muerte!
	 
	   Las empuja el dolor hasta la inerte
	tumba, que en nuestra senda está escondida,
	¡a tan serena sombra, que convida
	a redimir muriendo nuestra suerte!...
	 
	   Mas el dolor no mata en un instante,
	como la fiera daga; y la asemeja
	porque se clava con seguro tino:
	 
	   Y así en el seno, el péndulo oscilante,
	golpe tras golpe advierte al que se queja
	que va la vida andando su camino.