No hay burlas con el amor/Acto II

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Acto I
​No hay burlas con el amor​ de Pedro Calderón de la Barca
Acto II

Acto II

Salen don JUAN, don ALONSO y MOSCATEL


ALONSO:

          De buena salimos.

MOSCATEL:

          Yo
          soy el que salí de buena
          y entré en mala, pues me vi
          ya de la muerte tan cerca.

JUAN:

          Determinarme yo a entrar,
          viendo la ocasión tan cierta,
          tras don Pedro, fue tu dicha.

MOSCATEL:

          Y aun la tuya, pues si dejas
          de entrar, confieso de plano.

ALONSO:

         ¿Eso dices?

MOSCATEL:

          Y aun lo hiciera
          mejor que lo digo.

ALONSO:

          Mira,
          don Juan, si amando hay quien tema.

JUAN:

          Pues ¿un amante es cobarde?

MOSCATEL:

          Mucho más, por ver que arriesga
          una vida que no es suya,
          sino de su hermosa prenda;
          y si es deuda de un amante
          en su servicio perderla,
          ya es de amor estelionato
          hipotecarla a otra deuda.

ALONSO:

          Ya que por don Juan te sufro
          esta locura, este tema,
          y hemos todo el día tratado
          de tus disgustos y penas,
          este rato que el pesar
          firma, si no paces, treguas,
          hablemos de tus amores
          otro poco; ya que es fuerza
          sufrirlos, hagamos de ellos
          entretenimiento. Cuenta,
          Moscatel, quién es tu dama,
          y en qué estado estás con ella.

MOSCATEL:

          En qué estado diré;
          quién es, no.

ALONSO:

          Pues ¿qué recelas?

MOSCATEL:

          Tu condición.

JUAN:

          ¿No soy yo
          seguro?

MOSCATEL:

          No hay cosa cierta.

ALONSO:

          Verdad es que yo he tenido
          por opinión siempre cuerda
          que, para una vez, no hay
          mujer mala, ni comedia,
          como ni para dos veces
          comedia ni mujer buena.
          Verdad es que, en mi concepto,
          todas, hay por qué quererlas,
          y todas, por qué dejarlas;
          y esto bien claro lo prueba
          el refrán: "no vivirás
          ni con ella ni sin ellas."
          Verdad es que la casada
          por fruta vedada, alegra
          bien, como también por fruta
          agridulce la doncella.
          Y pues que de frutas va,
          la viuda a mí me contenta,
          por fruta sin hueso, como
          me refrena la soltera,
          porque, a dos favores, es
          la soltera fruta injerta;
          la fregona, porque es fruta
          más barata, aunque más puerca;
          y a las demás del rebusco,
          ¡lavarlas para comerlas!
          Pero aunque esta condición
          tras su variedad me lleva,
          no por eso a los amigos
          falta la correspondencia.

MOSCATEL:

          Aunque más digas ni hagas
          de esta fruta culebresca,
          el querubín es mi amor,
          que de ti me la defienda.

ALONSO:

          Pues vaya, ¿en qué estado estás?

MOSCATEL:

          Que venturoso merezca
          alguna esperanza, quiso
          mi amor.

ALONSO:

          ¡Agora te diera
          más de dos mil bofetadas
          de buena gana! ¿Qué quieras,
          don Juan? ¿Que yo sufra un loco
          decir cosas como éstas?
          ¿Qué esperanza ni qué amor
          entre quien almohaza y friega?

JUAN:

          Así se conserva el mundo.

ALONSO:

          Sí, mas con malas conservas.

                Sale INÉS, tapada, con un papel




INÉS:

          ¿Señor don Juan?

JUAN:

          ¿Quién me llama?

INÉS:

          Yo soy.

JUAN:

          Vengas norabuena,
          Inés.

INÉS:

          Para haberte hallado
          he dado en Madrid mil vueltas.

JUAN:

          ¿Qué ha sucedido, que así
          vienes?

MOSCATEL:

          (Inesilla es ésta; Aparte
          quiera el cielo que mi amo
          no la atisbe ni la vea).

INÉS:

          A darte aqueste papel
          he venido. Adiós.

JUAN:

          Espera;
          le leeré.

Lee don JUAN, y entretanto se pone
MOSCATEL en medio de don ALONSO e INÉS

ALONSO:

          (No tiene, a fe,
Aparte
          mala cara la mozuela).

MOSCATEL:

          ¡Vióla! No daré un ochavo
          por mi honra toda entera.

ALONSO:

          Oye, Moscatel.

MOSCATEL:

          ¿Señor?

ALONSO:

          Si como esta moza fuera
          la tuya, te disculpara,
          si hay disculpa que amor tenga.

MOSCATEL:

          (Celos, vamos poco a poco;
Aparte
          no matéis con tanta priesa).
          ¿Ésta te parece bien?

ALONSO:

          Pues ¿no es bien hermosa ésta
          para fregona?

MOSCATEL:

          No es
          sino muy mala y muy fea.
          Si vieras, señor, la mía,
          pondría el alma que dijeras
          que era el pecado nefando,
          si entraba en su competencia.

ALONSO:

          ¡Viven los cielos, que mientes!

JUAN:

          Ya he leído.

ALONSO:

          ¿Y qué hay?

JUAN:

          Mil quejas
          de Leonor, y en fin me avisa
          que bien puedo ir a verla,
          que no hay sospecha de mí
          por una industria--cuál sea
          no dice--. Después de todo,
          yo volveré a daros cuenta.
          Vamos, Inés.

                             Vase don JUAN

ALONSO:

          Moscatel,
          no la dejes ir, deténla.

MOSCATEL:

          (¿Esto más, celos?)
Aparte

ALONSO:

          ¡Ah, hermosa!

INÉS:

          ¿Qué quieres?

ALONSO:

          Veros quisiera
          yo esa buena cara.

MOSCATEL:

          (¡Ay, cielos!)

INÉS:

          Hay mucho que ver en ella,
          y no vengo tan despacio.

ALONSO:

          Yo la sabré ver apriesa.

MOSCATEL:

          (Y aun dejar de verla y todo).
Aparte
                      Salen don LUIS y don DIEGO

DIEGO:

          La criada suya es ésta.

LUIS:

          Desde su casa le he visto
          salir, y vengo tras ella
          por ver si para Beatriz
          darla un recado pudiera.

INÉS:

          (No sé lo que Moscatel
Aparte
          me quiere decir por señas).

DIEGO:

          Con don Alonso de Luna
          habla.

LUIS:

          Cierta es mi sospecha;
          que venir una criada
          de Beatriz de esta manera
          a buscarle, estar él siempre
          en su calle y a sus rejas
          con el otro amigo suyo,
          mirar que cuando se aleja
          se quedan los dos hablando,
          no es posible que no sean
          lances de amor.

DIEGO:

          ¿Qué queréis
          hacer?

LUIS:

          Que aquí no me vean,
          que no tengo yo favores
          para que empeñarme pueda,
          y reñir un desvalido
          es valentía muy necia.

DIEGO:

          Decís bien, y quizá mienten
          los viles celos que os cercan.

LUIS:

          Nunca son viles los celos,
          don Diego.

DIEGO:

          Opinión es nueva.

LUIS:

          ¿Hay más nobleza que hablar
          verdad? Pues esta nobleza
          sólo los celos la tienen,
          porque no hay celos que mientan.

                      Vanse don DIEGO y don LUIS




INÉS:

          Bien está. Adiós, que es muy tarde.

ALONSO:

          Dejas que vaya siquiera
          con vos aquese criado.
          No vais sola.

INÉS:

          Norabuena;
          venga el criado conmigo.

MOSCATEL:

          (¡Que esto escuche! ¡Que esto vea!)

ALONSO:

          Moscatel.

MOSCATEL:

          ¿Señor?

ALONSO:

          Escucha:
          Inés me ha dado licencia
          para que en mi nombre vayas
          hasta su casa con ella;
          ve, y dirásla en el camino
          que como tal vez se venga
          a casa, no faltará
          algún regalo que hacerla.

MOSCATEL:

          ¿Es posible que tal dices?

ALONSO:

          Sí, que si en su amor ya es fuerza
          acompañar a don Juan,
          no es muy mala conveniencia
          tener quien aquel instante
          también a mí me entretenga.

MOSCATEL:

          Yo se lo diré.

ALONSO:

          En los trucos
          te aguardo con la respuesta.

Vase don ALONSO

MOSCATEL:

          (¡Quedamos buenos, honor!)
Aparte

INÉS:

          Vamos, Moscatel, ¿qué esperas?

MOSCATEL:

          Vamos, Inés.

INÉS:

          Pues, ¿tan triste
          conmigo vas, que aun apenas
          alzas a verme la cara?
          ¿Qué es aquesto?

MOSCATEL:

          ¡Ay, Inés bella!
          ¡Ay, dulce hechizo del alma
          qué de cuidados me cuestas!

INÉS:

         ¿Qué tienes?

MOSCATEL:

          Amor y honor.
          Quiero y sirvo, y hoy es fuerza
          entre mi dama y mi amo,
          que no sirva o que no quiera.

INÉS:

          No entiendo tus disparates.

MOSCATEL:

          Pues yo haré que los entiendas.
          Don Alonso, mi señor,
          te vio, Inés, y a Dios pluguiera
          que antes cegase, aunque yo
          el mozo de ciego fuera.
          Vióte, Inés, ¡ay Dios!, y al verte
          fue precisa consecuencia
          quererte; no tanto, Inés,
          por tu infinita belleza,
          como por su amor finito,
          que eres, al fin, cara nueva.
          Conmigo a decirte envía...
          (Aquí se turba mi lengua,
          aquí la voz se suspende,
          y aquí los sentidos tiemblan).
          Con más afectos, que cuando
          Prado hizo al rey de Suecia
          dice que si vas, Inés,
          a verle, tendrás (¡qué pena!),
          si es por la mañana, almuerzo,
          si es por la tarde, merienda.
          Bien veo que es la mayor
          infamia y mayor bajeza
          de un amante ser tercero
          (¡un volcán soy, soy un Etna!)
          de su dama; mas también
          veo que es mayor afrenta
          ser desleal a su dueño.
          Y así, entre una y otra deuda,
          amigo, amante y leal,
          cumplo con que de mí sepas
          que él te quiere, y yo lo lloro,
          porque al fin, de esta manera,
          tu amor digan y mis celos
          tu alegría y mi tristeza.

INÉS:

          ¡Grosero, descortés, loco!
          Detén esa aleve lengua,
          que no sé, no sé que has visto
          en mí para que te atrevas
          a hablar con tal libertad
          a una mujer de mis prendas.
          Dile a tu amo, villano,
          que soy quien soy, y no tenga
          pretensiones para mí;
          que de cualquiera manera
          iré a servirle a su casa,
          porque yo no soy de aquellas
          mujercillas que se pagan
          en almuerzos y meriendas,
          que soy moza de capricho,
          y eso le doy por respuesta.

MOSCATEL:

          ¿Eso dices?

INÉS:

          Eso digo;
          y presto de aquí te ausenta,
          no te vean en mi casa,
          mira que ya estamos cerca.

MOSCATEL:

          En fin, ¿te vas enojada?




INÉS:

          No me sigas, no me veas.

MOSCATEL:

          Obedecerte es forzoso.
          Pues tan triste, Inés, me dejas,
          "Bien podéis, ojos, llorar,
          no lo dejéis de verguenza."

                             Vase MOSCATEL

INÉS:

          Aquésta es mi casa; el manto
          me he de quitar a la puerta,
          que para esto solamente
          creo que en las faldas nuestras
          usamos los guardainfantes.
          Ahora, aunque mi ama la necia
          me haya echado un rato menos,
          no sabrá que he estado fuera.
          Nadie de ustedes lo diga,
          que los cargo la conciencia.

      Vase y salen don JUAN y LEONOR.
      Luego vuelve a salir INES

LEONOR:

          Esta mentira ha sido
          la que nuestro cuidado ha divertido.

JUAN:

          Fue del ingenio tuyo,
          que con eso que fue sutil arguyo.

LEONOR:

          Ya del todo perdida
          la vida, restauré en parte la vida,
          pues lo que era evidencia
          puse con el engaño en contingencia;
          que no es pequeño aviso
          saber hacer dudoso lo preciso.

JUAN:

          Tu padre, en fin, ¿de entrambas sospechoso
          quedó?

LEONOR:

          Tanto, que anda cuidadoso,
          yendo a casa y viniendo,
          escuchando a la una, a la otra oyendo.
          Hasta aquí no ha sabido
          cúyo el papel, ni para quién ha sido,
          porque Inés, que tenía
          sola noticia de la culpa mía,
          sin que a decirlo acuda,
          dejó en su fuerza la primera duda.

INÉS:

          Yo no dije que era
          el papel de Beatriz, porque pudiera
          el papel desmentirme,
          y así en lo que dijiste estuve firme.

JUAN:

          Dicha fue que viniera
          el papel de manera
          que a entrambas convenía,
          que bien se acuerda le memoria mía
          de que no te nombraba
          y de que escrito de otra letra estaba.
          Pero dime, ¿qué ha hecho
          Beatriz al testimonio?

LEONOR:

          Yo sospecho
          que, sujeta al indicio,
          si juicio tiene, ha de perder el juicio,
          pues sobre su melindre y su locura
          tan vana de su ingenio y hermosura,
          verse indiciada tanto
          de una sospecha, la convierte en llanto.
          Y estoy, don Juan, gustosa de manera
          de verla así, que diera
          porque fuera verdad y no fingido
          el amor que en su culpa he introducido
          la vida.

INÉS:

          Piensa tú, señor, qué haremos
          por llevar adelante sus extremos.

LEONOR:

          De nuestro amor industria lisonjera
          el divertirla y el culparla fuera,
          pues con eso dejara
          de perseguirme a mí, y ella callara.

JUAN:

          Ahora bien: pues yo quiero
          de esta venganza tuya ser tercero,
          y trayendo conmigo
          para que la entretenga un cierto amigo,
          haré... pero ella viene
          después lo oirás, que aquí callar conviene.

LEONOR:

          Pues vete, no te vea;
          que aunque aquesta sospecha en ti no sea
          a toda ley, bien creo
          que es mejor desvelar nuestro deseo.

JUAN:

          Pues adiós, Leonor bella.

INÉS:

          ¡Santiago y cierra, España! ¡A ella, a ella!

              Vanse INÉS y don JUAN y sale BEATRIZ

BEATRIZ:

          Aquí, que Fénix estoy
          --porque en fin la fantasía
          hace y no hace compañía--
          soliloquiar quiero hoy
          en qué infelice soy
          y en qué horóscopo nací;
          pues siendo mi honor en mí
          sol que el día iluminó,
          el eclipse padeció,
          y yo el efecto sentí.
             Entre mi nombre y mi ardor,
          con epiciclo confuso,
          el cuerpo opaco me puso
          la mentira de Leonor.

LEONOR:

          ¿Qué me quieres?


BEATRIZ:

          Es error,
          aunque a solas te he nombrado,
          fantasear que te he llamado;
          que si el nombrar es llamar,
          hoy desvía con nombrar
          al contrario mi cuidado.

LEONOR:

          Pues ¿por qué cruel conmigo
          tu voz a solas se emplea?

BEATRIZ:

          ¿Por qué? ¿Me interrogas? Sea
          tu mendacio tu castigo.
          ¿Tú no fuiste, amor testigo,
          la escrita?

LEONOR:

          Sí.

BEATRIZ:

          ¿Tú no fuiste
          la que al paterno dijiste,
          al fin, que era para mí
          el lineado papel?

LEONOR:

          Sí.

BEATRIZ:

          ¿Tú no fuiste quien hiciste
          tan valida la mentira
          que embelecó a la verdad,
          acuado su puridad?

LEONOR:

          Sí, Beatriz.

BEATRIZ:

          Pues, ¿qué te admira
          lamentar tu fraude?

LEONOR:

          Mira
          lo que tu enfado causó;
          que no lo inventara, no,
          si tú ayudaras mi engaño;
          mas ya sucedido el daño,
          Beatriz, primero era yo.
          Negarte a solas no quiero
          que mía la culpa fue,
          pero tampoco querré
          confesársela a un tercero.
          Yo amo, yo adoro, yo muero
          de amor... (¡Mi padre, ay de mí!)
Aparte

Sale al paño don PEDRO
por las espaldas de BEATRIZ, y cara a cara
de LEONOR; ella le ve, y él se encubre

PEDRO:

          "Yo muero de amor" oí
Aparte
          a Leonor.

LEONOR:

          (Cure mi error
Aparte
          mi vos). ¡"Yo muero de amor"
          dices delante de mí!
             ¡"Yo quiero"!

PEDRO:

           (¿Esto llego a ver?)
Aparte

LEONOR:

          ¡"Yo amor"!

BEATRIZ:

          ¿Aquesto llego a oír?

LEONOR:

          ¿"De amor muero" ha de decir
          una principal mujer?
          Mi padre lo ha de saber;
          que aunque tú me has dicho aquí
          que a él no, pero a mí sí
          lo confiesas, brevemente
          lo sabrá.

BEATRIZ:

          ¿Qué dices?

LEONOR:

          Tente;
          no te apropincues a mí.

BEATRIZ:

          El concepto dificulto
          de tus extremos, Leonor.

LEONOR:

          No me empañes el candor
          de mi castísimo bulto.

BEATRIZ:

         ¡Qué mudanza!

LEONOR:

          ¿Tal insulto
          pronunciar tu lengua osa?

PEDRO:

          (Leonor es la virtuosa).
Aparte

BEATRIZ:

          Oye, hermana.

LEONOR:

          Aqueso no,
          que tener no puedo yo
          hermana libidinosa.

                              Vase LEONOR

BEATRIZ:

          ¿Quién tales extremos vio?
          ¿Quién vio tales sentimientos?
          ¿Quién vio tales fingimientos
          de un instante a otro?

PEDRO:

          Yo.
          Yo los vi, Beatriz, y no
          en vano el cuidado ha sido
          que con las dos he tenido.

BEATRIZ:

          Señor, ¿tú estabas aquí?

PEDRO:

          Sí, sí, Beatriz, aquí estaba.

BEATRIZ:

          ¿Oíste a Leonor lo que hablaba?

PEDRO:

          Lo que hablaba a Leonor oí.

BEATRIZ:

          Luego, ¿ya estarás de mí
          desengañado?

PEDRO:

          Sí estoy,
          pues he llegado a ver hoy
          que una hermana menor pueda
          reñirte.

BEATRIZ:

         ¡Que tal suceda!
          Infausta y crinita soy.

PEDRO:

          ¿Qué crinita, ni qué "infasta"?

BEATRIZ:

          Señor...




PEDRO:

          Beatriz, bueno está;
          basta lo afectado ya,
          lo enfadoso, Beatriz, basta;
          que es lo que más te contrasta
          para que vencida quede
          tu opinión. Bien verse puede,
          si a hablar así te acomodas,
          que quien no habla como todas,
          como todas no procede.
          Yo sé que el cuidado ha sido
          y el papel de un caballero
          bachiller y chocarrero,
          leve y mal entretenido,
          y que le quieres he oído
          cuando Leonor te reñía.
          Culpa ha sido tuya y mía,
          mas remediarélo yo;
          aquí el estudio acabó,
          aquí dio fin la poesía.
          Libro en casa no ha de haber
          de latín, que yo no alcance;
          unas Horas de romance
          le bastan a una mujer.
          Bordar, labrar y coser
          sepa sólo; deje al hombre
          el estudio, y no te asombre
          esto; que te he de matar
          si algo te escucho nombrar
          que no sea por su nombre.

BEATRIZ:

          Subordinada al respeto,
          girasol de tu semblante,
          en estilo relevante
          no frasificar prometo.
          Deja, empero, a tu conceto
          desvanecer la apariencia
          que el engaño hizo evidencia,
          que hizo caso la malicia,
          queriendo con su injusticia
          captar su benevolencia.

PEDRO:

          ¡Perdiendo, Beatriz, el vicio,
          bien enmendada te veo!

BEATRIZ:

          ¡Por tu anticipata...!

PEDRO:

          Creo
          que hoy me has de quitar el juicio.

                  Vanse. Salen don ALONSO y MOSCATEL

ALONSO:

          ¿Eso la pícara dijo?

MOSCATEL:

          De tu amor tan ofendida,
          como si fuera hija Inés
          del Preste Juan de las Indias,
          "Decid" dijo, "a vuestro dueño
          que de mi valor no vista,
          que soy grande para dama,
          y para esposa soy chica."

ALONSO:

          Eso a reyes de comedia
          no hay condesa que no diga
          de Amalfi, Mantua o Milán,
          mas no las de Picardía.
          Si a mí se me diera algo,
          fuera la historia muy linda,
          porque no hay cosa que tanto
          me canse y me dé mohina
          como ver una fregona
          que a lo dama se resista.
          ¡Válgate el diablo, picaña!
          ¿Cómo no tienes a dicha
          que te hable un hombre que al fin
          trae una camisa limpia?

MOSCATEL:

          Señor, cada ropa blanca
          su semejante codicia.

ALONSO:

          Y ¿qué te pasó con Celia?

MOSCATEL:

          Estaba a su celosía
          asomada, y aun borracha,
          pues dijo por qué no ibas
          a verla, y esto, señor,
          en juicio no lo diría,
          porque ¿cómo has de ir a verla,
          si ya la viste ha tres días?

ALONSO:

          Mi firmeza me destruye,
          porque todas imaginan,
          siendo galán al quitar,
          que lo he de ser de por vida.
          Pues mejor es lo que a mí
          me ha pasado; como iba
          en un coche doña Clara,
          llamóme, lleguéme a oírla,
          y díjome que a la tarde
          (¡ahí es una niñería!)
          le enviase veinte varas
          de lama, porque quería
          hacer en mi nombre una
          pollera, y a media risa
          pregunté de qué color.
          Respondió que de la mía,
          y así al propósito hice
          de repente esta quintilla:

         "De mi color, bien mi amor
          dar la pollera quisiera;
          mas es tanto mi temor
          que no me dejas color
          de qué hacerte la pollera."

          Con esto me descarté
          de la lama.

MOSCATEL:

          Linda finca
          es un desenfado.

ALONSO:

          ¿Cómo?

MOSCATEL:

          Como paga a chanza vista.




ALONSO:

          ¿No sabes lo que en aquesto
          más me mata, más me admira?
          Que usándose hombre que nieguen,
          se usen mujeres que pidan.

MOSCATEL:

          Piden por su devoción.
          (¡Qué presto de Inés se olvida! Aparte
          Celos, adiós).

ALONSO:

          Moscatel.

MOSCATEL:

          ¿Señor?

ALONSO:

          ¿Quieres que te diga
          una verdad?

MOSCATEL:

          Si contigo
          lo puedes acabar, dila.

ALONSO:

          La Inesilla me ha picado.

MOSCATEL:

          ¿Tan aguda es la Inesilla?

ALONSO:

          Y por hacer burla de ella
          solamente, he de rendirla.
          Allá has de volver.

MOSCATEL:

          ¿Yo?

ALONSO:

          Sí.

MOSCATEL:

          (Celos no adiós tan aprisa).
Aparte
                             Sale don JUAN

ALONSO:

          Y dirás...

JUAN:

          ¡Gracias al cielo
          que os traigo nuevas un día
          de contento, porque amor
          no siempre ha de ser desdichas!
          Ya cesaron sus disgustos,
          sus pesares, sus rencillas,
          que, como es niño, el semblante
          que ayer fue llanto, hoy es risa.
          Ayer de vuestro valor
          me valí, cuando tenía
          empeños de honor, y agora
          que han mejorado de dicha,
          me he de valer, don Alonso,
          de vuestra cortesanía,
          buen gusto y sutil ingenio,
          porque en dos iguales líneas
          los dos extremos toquéis
          del pesar y la alegría.

ALONSO:

          Pues bien, ¿qué os ha sucedido?

JUAN:

          De cuanta culpa tenía,
          Leonor hizo a Beatriz dueño,
          cautelosa y prevenida;
          dudó el padre entre las dos
          cúya fuese la malicia,
          y quedó por fe dudosa
          la que era culpa precisa.
          Para ayudar este engaño
          con Beatriz y divertida,
          que si hay envidia entre hermanos,
          es la más cruel envidia,
          me ha pedido que con ella
          algún nuevo amante finja,
          porque la importa en extremo
          o culparla o divertirla.
          Y aquéste habéis de ser vos,
          ayudándoos ella misma
          a la entrada de su casa.
          Y así, desde aqueste día
          la habéis de asistir, pasear,
          adorar su celosía,
          solicitar sus criadas,
          donde saliere, seguirla,
          escribirla...

ALONSO:

          Deteneos,
          que ni hablarla, ni servirla,
          ni pasearla, ni mirarla
          sabré yo hacer en mi vida.
          ¿Yo mirar a una ventana
          embobado todo el día,
          haciendo el amor ardiente
          a un cántaro de agua fría?
          ¿Yo sobornar a una moza,
          porque mis penas la diga?
          ¿Yo abrazar un escudero
          con la barba hasta la cinta?
          ¿Yo seguir a una mujer
          ni saber dónde va a misa,
          ni si la oye?, que al fin, yo,
          don Juan, en toda mi vida
          la he averiguado a mi dama
          si tiene o no tiene crisma;
          y ellas se huelgan, pues todas
          niegan dónde se bautizan.
          ¿Yo escribir papel tan cuerdo
          que mil locuras no diga,
          donde el retozar no ande
          entre el afecto y la dicha?
          ¿Yo parlar a una ventana
          después de una noche fría,
          para pedir una mano?
          ¿Yo sufrir que muy esquiva
          me responda "es de mi esposo,"
          y con aquesta porfía
          me ande con su doncellez
          dando en cara cada día?
          ¡Vive Dios, que antes me deje
          morir, que a una mujer siga,
          ni solicite, ni ronde,
          ni mire, ni hable, ni escriba!
          Porque en no teniendo yo
          libre entrada a mis visitas
          donde tome mi despejo
          a la primera vez silla,
          la segunda taburete
          y al tercera tarima,
          siendo mi lecho el estrado
          y mi almohada una rodilla,
          y haciéndola que me rasque
          la cabeza si me pida,
          no daré por cuanto amor
          hay en el mundo dos higas.
          Y mirad, pues, qué mujer
          tan chistosa y entendida
          me traéis; una mujer
          que habla siempre algarabía,
          y sin Calepino no
          puede un hombre entrar a oírla.
          Y así, mirad si traéis
          algún disgusto en que os sirva,
          que voto a Dios que primero
          con diez hombre legos riña
          que con una mujer culta
          que ha de ser la dama mía,
          como fianza, abonada,
          sobre lega, llana y lisa.




JUAN:

          En la corta, don Alonso,
          ¿cada día no se mira,
          por hacer tercio a un amigo,
          enamorar a una amiga?

ALONSO:

          También se mira, don Juan,
          en la corte cada día
          perder uno su dinero
          por hacer tercio a una rifa.

JUAN:

          Yo no quiero que tu amor
          sea, sino que le finjas,
          que esto todo ha de ser burla.

ALONSO:

          Mucho el ser fingido obliga,
          y hacer burla de una loca
          tan vana y tan presumida...

MOSCATEL:

          (¡Qué presto hizo la razón
Aparte
          a la ocasión que le brinda!
          Tan loco nos venga el año.

ALONSO:

          Cuanto sea engaño y mentira,
          vaya; mas pensar que tengo
          de obligarla ni sufrirla,
          es pensar un imposible.

JUAN:

          Ni nadie a aqueso os obliga.

ALONSO:

          Pues desde aquí empiezo a amarla.

JUAN:

          Vamos a su casa misma,
          y en el camino os diré
          de ella cosas conocidas
          que importan, y haré que entréis
          a hablarla.

ALONSO:

          Vamos aprisa,
          que ya, de pensar, don Juan,
          lo que hoy a las burlas mías
          han de responder sus veras,
          me estoy muriendo de risa.

MOSCATEL:

          Quiera amor no pare en llanto.

ALONSO:

          ¿Qué llanto, necio, si miras
          que todo es burla?, pues sólo
          mi libertad solicita
          hacer buen tercio a don Juan,
          vengar a Leonor divina,
          burlar a Beatriz hermosa
          y retozar a Inesilla.

MOSCATEL:

          (No será, no, sino echarse Aparte
          con la carga de mis dichas).

                  Vanse. Salen BEATRIZ e INÉS

INÉS:

          Grande es, señora tu melancolía.

BEATRIZ:

          ¿Cómo no ha de ser grande, y más si es mía?
          (Y harta razón no tengo,
          pues por Leonor con mi ascendiente vengo
          a padecer calumnias de que amo,
          cuando la misma ingratitud me llamo?
          ¿Yo, pensar que he escuchado a un hombre amores,
          que admití un papel, que di favores,
          que entró en mi cuarto abriendo una fenestra,
          que fue el tacto la nube de mi diestra?
          Cosas son que el escrúpulo más leve
          dentro de mí, ni aun a pensar se atreve.
          Y así, aqueste retiro,
          donde la luz del sol apenas miro,
          lúgubre será esfera
          en que, engañando lo que vivo, muera.
          Estancia será esquiva
          en que, burlando lo que muero viva.
          El sol, Narciso de carmín y grana,
          desde el primer fulgor de la mañana
          al paroxismo de la noche fría
          adonde espera el parangón del día,
          no me ha de ver la cara,
          si ya con luz no se penetra avara
          a esta mansión adonde
          mi profanado pundonor me esconde.
          Lloren aquí mis ojos
          sinónimos neutrales, digo, enojos
          de torpes desvaríos,
          que son ajenos, y parecen míos.
          Inés, ¿no me he quejado
          en bien humilde estilo, en bien templado?
          Si mi padre me oyera,
          ¡Oh, cuánta enmienda en mis discursos viera!




INÉS:

          Mucha, aunque del tema reformado
          algunas palabrillas te han sobrado.

BEATRIZ:

          Dime cuáles han sido.

INÉS:

          "Lúgubres" y "crepúsculos" he oído,
          "equívocos", "sinónimos neutrales",
          "fenestras", "paroxismos" y otros tales
          de que yo no me acuerdo.

BEATRIZ:

          ¡Con la estulticica que hay, el juicio pierdo!
          Pues ¿ésas no son voces de cartilla,
          que un portero las sabe de la villa?
          Mas desde aquí prometo
          que calce mi conceto
          a pesar de Saturno,
          vil zueco, en vez de trágico coturno.

INÉS:

          (Enmendándose va).
Aparte

BEATRIZ:

          Y tú, si me oyeres
          frase negada a bárbaras mujeres,
          por ver si en esto topa,
          tírame de la manga de la ropa.

INÉS:

          La concesión aceto,
          y ser fiscala de tu voz prometo.

                  Salen LEONOR, don ALONSO y MOSCATEL

LEONOR:

          Ésta es Beatriz, y puesto que has venido
          a divertirla, su galán fingido,
          hablar aquí podrás seguramente;
          yo, atenta a que no haya inconveniente,
          con don Juan allí hablando,
          hoy las espaldas te estaré guardando.

                              Vase LEONOR

ALONSO:

          (¿Quién creerá que he tenido
          mudo el amor, aun siendo amor fingido?

INÉS:

          Moscatel, ¿qué es aquesto?

MOSCATEL:

          La droga introducir que se ha dispuesto.

INÉS:

          ¿Para qué entras tú acá?

MOSCATEL:

          ¿Para qué? Amo,
          y no has de estar a tiro de mi amo
          sin escucha.

BEATRIZ:

          Inés, ¿qué es esto?

INÉS:

          Un hombre, señora, es
          que hasta aquí se ha entrado.

BEATRIZ:

          ¡Un hombre en mi cubículo! ¿Qué haces?

INÉS:

          Tirarte de la manga.

BEATRIZ:

          ¡Necio intento!
          Detén, que sólo digo en mi aposento.

ALONSO:

          Hermosa Beatriz, la voz
          no des al aire, no des
          al cielo quejas, huidas
          de la prisión del clavel.
          Oye piadosa mis ansias
          sin enojarte, porque
          no siempre fue de lo hermoso
          patrimonio lo cruel.

BEATRIZ:

          ¿Andáis por antonomasias?

INÉS:

          Dos veces tiro.

BEATRIZ:

          ¡Está bien!
          Atrevido caballero,
          --que te has osado a romper
          la clausura donde el sol,
          que fénix y hoguera es,
          si tal vez entra atrevido,
          sale cobarde tal vez;
          y a no traer por disculpa
          que me viene el día a traer,
          no osara donde estoy yo
          a entrar en átomos él--,
          ¿qué atrevimiento, qué audacia
          rige tu alevoso pie?
          ¿Qué osadía, qué ardimiento
          te ha conducido, bajel
          derrotado, a investigar
          enjutos piélagos, que
          surcó tarde, mal o nunca
          racional piloto? Pues
          en Sirtes de mi recato,
          Escilas de mi desdén,
          en Caríbdis de mi honor,
          sólo has de hallar, has de ver
          o para que a fondo vayas,
          o para dar al través
          cuatro o seis desnudos troncos
          de dos escollos o tres.

INÉS:

          (Aquí empiezan sus engaños).
Aparte

MOSCATEL:

          (Él mismo vaya con él)
Aparte

ALONSO:

          Peritísima Beatriz,
          Beatriz, dulce enigma en quien
          vive de más el hablar
          o de más el parecer,
          pues a una deidad le sobra
          que hermosa en extremo es
          ser en extremo entendida;
          no admires de salto que
          golfo navegue, ignorando
          --naufragio mi aliento, pues--
          tu discreción, tu belleza;
          entre el mirar y el saber
          hurtar pude sitio al mar,
          y mucho agradable en él.

INÉS:

          (También ha menester éste
Aparte
          que le tire Moscatel).


ALONSO:

          Yo soy aquel que dos años
          viviente girasol fue
          de la luz de tu beldad;
          fragrante al llegarte a ver
          cuanto mustio al ausentarse,
          que entre el morir y el nacer
          no hubo más distancia que entre
          si se ve o si no se ve.

INÉS:

          (Atención, señoras mías;
Aparte
          entre mentir o querer,
          ¿cuál será lo verdadero,
          si esto lo fingido es?)

ALONSO:

          La causa hoy de este alboroto
          es haber hallado ayer
          tu padre el criado mío
          que te traía un papel;
          y viendo la obligación
          que tengo a quien soy, osé,
          temeroso de tu riesgo,
          agora que ocasión halle,
          entrar hasta aquí.

BEATRIZ:

          Deténte,
          que ya me incumbre saber,
          aunque mi riesgo derogue
          la más inviolable ley,
          qué papel o qué criado
          aquése que dices fue.

ALONSO:

          El criado, este criado;
          el papel, aquel papel
          que abrió Leonor, siendo tuyo,
          porque a ella se le dio Inés.

INÉS:

          Yo no se le di, que ella
          me le quitó sin querer.

BEATRIZ:

          ¿Tuyo era el criado?

ALONSO:

          Sí.

BEATRIZ:

          ¿Y tuyo el papel?

ALONSO:

          También.

BEATRIZ:

          ¿Y para mí?

ALONSO:

          Pues, ¿qué dudas?

BEATRIZ:

          Antes no dudo, pues sé
          que mi muerte y mi homicida
          fuiste de mi paz, cruel
          tirano, que introdujiste
          enscrúpulos en mi fe.
          Vuelve, vuelve las espaldas
          de piadoso, o de cortés,
          que solicitas mi muerte
          si aquí mi hermana te ve,
          porque hará verdades hoy
          los fingimientos de ayer.

INÉS:

          (¡Qué fácilmente creyó
          lo que él contó y yo afirmé!)
Aparte

MOSCATEL:

          (En fin, no hay cosa más fácil Aparte
          que engañar a una mujer.)

BEATRIZ:

          Y no quieras más victoria,
          de mi vanidad, que ver
          que por ti lloran mis ojos,
          que puede, en efecto, hacer
          costar lágrimas un hombre
          sin quererle una mujer,
          que no las lágrimas siempre
          señas son de querer bien.
          Vete.

ALONSO:

          (Más lo deseo yo,
Aparte
          que estoy ya para perder
          el juicio, pensando modos
          para responderte).

BEATRIZ:

          No des
          más escándalo en mi casa,
          que basta el primero ser
          que concupiscible oí.

                 Tírale de la manga INÉS

          No tires más, déjame,
          que tienes traza, por Dios,
          de dejarme muda.

ALONSO:

          En fe,
          diámetro al menos serte
          no rehusa aquesta vez
          mi opuesto planeta; quiero
          obedeceros cortés,
          pero en sabiendo mi amor.

BEATRIZ:

          Pues adiós, que ya lo sé.

ALONSO:

          No se ha empezado muy mal.

MOSCATEL:

          Ni se ha acabado muy bien;
          que viene gente.

INÉS:

          ¡Ay, señora,
          ir no le dejes!

BEATRIZ:

          ¿Por qué?

INÉS:

          Porque al paso están hablando
          Leonor, don Juan, y también
          tu padre.

MOSCATEL:

          El padre es el diablo
          de estos enemigos tres.

BEATRIZ:

          Mi climatérico día
          es hoy, ¡ay de mí!, si os ven,
          porque contra mí los cielos
          han sabido disponer
          evidencias que acreditan
          culpas que no imaginé.
          Para el cuarto de mi padre
          el paso esta cuadra es;
          no podéis salir de aquí,
          ni allá dentro entrar podéis;
          y así, antes que aquí entren,
          fuerza el esconderos es.


ALONSO:

          ¿Es comedia de don Pedro
          Calderón, donde ha de haber
          por fuerza amante escondido
          o rebozada mujer?

BEATRIZ:

          Esto conviene a mi honor.

ALONSO:

          ¿Yo me tengo de esconder:

MOSCATEL:

          Inés, mala burla es ésta.

INÉS:

          Y muy mala, Moscatel.

BEATRIZ:

          Esto he de deberos.

ALONSO:

          (Cielos
Aparte
          considerad que no es bien
          darme tan fino el pesar,
          siendo tan falso el placer).

BEATRIZ:

          ¿Qué esperáis?

ALONSO:

          ¿Qué he de esperar?
          Saber adónde ha de ser
          donde tengo de esconderme.

INÉS:

          Donde estar mejor podréis
          es en aquella alacena
          de vidrios.

BEATRIZ:

          Has dicho bien.

ALONSO:

          ¡Lindo búcaro del duque
          o de La Maya seré!
          ¿Yo en alacena de vidrios?
          ¡Voto a Dios!

BEATRIZ:

          Preciso es.

INÉS:

          Entrad.

ALONSO:

          Sin un calzador
          no es posible.

INÉS:

          Entra también.

MOSCATEL:

          ¿Es alacena de dos
          como mula de alquiler?

Éntranse en una alacena, québranse vidrios
y salen don PEDRO, LEONOR y don JUAN

INÉS:

          Mirad que quebráis los vidrios.

PEDRO:

          Hola, unas luces traed
          a esta sala.

JUAN:

          (¡Vive Dios,
Aparte
          que no sé lo que he de hacer
          si halla a don Alonso aquí
          don Pedro! Que yo bien sé
          que no tiene el cuarto puerta
          por donde salir, y en fe
          de haberle empeñado yo,
          y ser mi amigo también,
          no sé, como llegue a verle,
          qué remedio puede haber).

LEONOR:

          (¡Oh, nunca hubiera inventado
Aparte
          la venganza que busqué,
          pues empezando de burlas,
          tan de veras viene a ser!)

PEDRO:

          Aquestas noches, don Juan,
          ¿a qué hora os recogéis?

JUAN:

          Temprano. (Aquesto es decirme
          que me vaya, y fuerza es.
          En grande peligro dejo
          a don Alonso, por ser
          mi amigo; el estarme aquí
          no es posible; lo que haré
          será estar siempre a la mira
          de lo que ha de suceder).
          Quedá a Dios.

PEDRO:

          Adiós. Alumbra
          al señor don Juan, Inés.

JUAN:

          No habéis de salir de aquí.

              Va INÉS alumbrando, y vase don JUAN

PEDRO:

          Yo sé bien lo que he de hacer.

                             Vase don JUAN

LEONOR:

          (¿Adónde Beatriz habrá,
Aparte
          pues yo no lo puedo ver,
          a don Alonso escondido?)

BEATRIZ:

          (¡Que tantos sustos me dé
Aparte
          un hombre que no conozco!)

Vuelven don PEDRO e INÉS con la luz;
a tiempo que se quiebra un vidrio,
déjase INÉS caer la luz

PEDRO:

          Entra aquesa luz, Inés,
          en mi cuarto.

LEONOR:

          (Ahora sin duda Aparte
          da en su aposento con él).

PEDRO:

          Entrad conmigo las dos,
          que os tengo que hablar...mas ¿qué
          es aquello?

              Déjase caer el candelero INÉS




INÉS:

          El candelero
          se me cayó.

PEDRO:

          ¡Que no estés
          nunca, Inés, en lo que haces!

INÉS:

          Sí estoy, señor.

                       Vanse don PEDRO y LEONOR

BEATRIZ:

          Oye, Inés;
          pues mi padre se recoge
          tan presto, haz al punto que
          salgan de ahí aquestos hombres
          sin que lo llegue a entender
          Leonor.

INÉS:

          No lo entenderá.
          Mas dime cómo ha de ser,
          que mi señor no bajó
          con don Juan por ser cortés
          tanto como por cerrar
          las puertas.

BEATRIZ:

          Procura hacer
          que salgan como pudieren.

                             Vase BEATRIZ

INÉS:

          Ya por donde salgan sé.
          --Mis aprensados señores,
          bien desdoblaros podéis.

ALONSO:

          ¡Vive Dios, que si no fuera,
          pícaro, por no sé qué,
          que te matara!

MOSCATEL:

          No pude
          más, si los vidrios quebré,
          que eran vidrios, en efecto.

INÉS:

          Venid conmigo.

ALONSO:

          ¡Ay, Inés!
          Si fuera por ti el secreto,
          fuera empleado más bien.

MOSCATEL:

          No fuera sino es más mal.

ALONSO:

          ¿Qué ahora de temor estés?
          Vamos.
A INÉS
          Mas, por no perder
          ocasión, toma un abrazo.

MOSCATEL:

          (Cordero en brazos de Inés,
Aparte
          el hombre le vio mil veces,
          pero sola aquesta vez
          es el abrazado el hombre
          y el cordero el que lo ve.

INÉS:

          Salgamos presto de aquí.

ALONSO:

          ¿Quién dice que no?

INÉS:

          Que aunque
          mi señor cerró las puertas,
          bien salir los dos podréis;
          arrojaos sin que os sientan
          por este balcón. Ea, pues.

ALONSO:

          ¿Eso tenemos agora,
          Inés? ¿Balconear, después
          de una alacena?

INÉS:

          Esto es fuerza.

MOSCATEL:

          Y digas, la tal Inés,
          ¿es muy alto?

INÉS:

          Del segundo
          cuarto no más; no aguardéis.

ALONSO:

          ¿Mas que me quiebro una pierna?
          Hombres que enamoráis, ved;
          si estos lances en quien ama
          se dejan aborrecer,
          en quien no ama, ¿qué será?
          ¡Mal haya quien quiere bien!

                                 Vanse


FIN DEL ACTO SEGUNDO