Noticias de descubridores: 02

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.



I.[editar]

Navegando en su segundo viaje el Almirante D. Cristóbal Colon por el golfo mejicano, en el año de 1493, descubrió una isla apacible y fértil, distante como 16 leguas españolas de la de Santo Domingo y 136 del continente de la América meridional, á la cual daban sus naturales el nombre de Boriquen, que él cambió en el de Puerto-Rico, por la excelencia de su puerto, en el cual los mayores buques gozan de toda seguridad. Ningún establecimiento hicieron en ella los Españoles, hasta el año de 1509, en que Juan Ponce de León solicitó su conquista, que le fué concedida por el Comendador mayor de Alcántara, Nicolás de Ubando, que habia sucedido á Colon en el Gobierno general de las posesiones españolas de la India.

Aseguran algunos autores, que el referido Juan Ponce apellidóse de León, no por su alcurnia, sino por ser natural de la provincia de esté nombre, con cuya opinion no estamos conformes, por parecemos dirigida á él una octava del canto II, elegía 6.ª de los Varones ilustres de Indias de Juan Castellanos, que dice:

"Y un hombre de Alanis, natural mio,
Del fuerte Boriquen pesada peste,
Dicho Joan de León, con cuyo brío
Aquí cobró valor cristiana hueste, &."

y á ser fundada esta nuestra congetura, que adquiere mayor fuerza por saberse de cierto que en sus primeros años fué page de un Guzman, de la casa de Medinasidonia, poderosa en Andalucía, resultará que fué natural de la villa de Alanis, en la provincia de Sevilla, y que debia proceder de alguna rama de la ilustre familia de los Ponce de León Andaluces. Pero sea de esto lo que fuera, es lo cierto que marchó á América con Colon en su segundo viaje, que se distinguió mucho en la conquista de Santo Domingo, y que mereció por ello el ser nombrado Justicia Mayor de la villa de Higuey, cuyo cargo ejercia cuando se le confirió la conquista del Boriquen. Partió para la isla en seguimiento de su empresa, y arribó á ella con toda felicidad el dia de San Juan, por lo cual puso el nombre de San Juan de Puerto-Rico, que hoy conserva, á la capital de la isla fundada por él. Pudo llevar á cabo dicha fundacion felizmente, asi como tambien la de otros pueblos y rancherías en lo interior de la isla, porque sus naturales lo recibieron amistosamente, y en los mismos términos continuaron las relaciones de unos y otros por más de un año, hasta que de resultas de un altercado que tuvo un mozo sevillano llamado Juan Suarez con el cacique Aimanio, alteráronse los Boriquenes sublevándose contra los invasores. Vióse precisado entónces Ponce de León á emprender en toda regla la conquista de la isla, en cuyas acciones no le seguiremos, bastándonos consignar que la llevó á cabo cumplidamente, y que cuando esperaba el galardón de aquel servicio, recibió órden separándole del mando de ia isla, que se confirió á Juan Ceron.

Viéndose sin cargo, armó dos carabelas, y dióse á buscar la isla de Boyaca, de cuyas riquezas se contaban maravillas. Anduvo seis meses navegando, y descubrió en Pascua Florida de 1512 una tierra, que poco ántes habia sido visitada por Sebastian Caboto, y á la cual puso el nombre de la Florida. Vino entónces á la corte de España, donde mediante el favor de Pero Nuñez de Guzman, ayo del infante D. Fernando, obtuvo la conquista de aquellos países, con titulo de Adelantado de Binimí, y Gobernador de la Florida. Salió con una respetable armada costeada por él, con grandes deseos de terminar cuanto ántes aquella empresa. Apénas desembarcó su gente, cuando fueron atacados por los Indios del pais, que eran en extremo feroces y belicosos, con tal furia, que rotos y deshechos hubieron de retirarse á las naves, año de 1515, herido de gravedad Juan Ponce, que tenía un muslo atravesado por una flecha envenenada. Dirigióse la flota á la isla Fernandina, hoy Cuba, donde empeorándose su herida, falleció á los pocos días de su llegada. Según Juan de Castellanos, que le acompañó en la conquista de Puerto Rico,

"Algo fué rojo, de gracioso gesto,
Afable, bien querido de su gente,
En todas proporciones bien compuesto,
Sufridor de trabajos grandemente,
En cualesquier peligros el más presto,
No sin extremos grandes de valiente,
Enemigo de amigos de regalos,
Pero muy envidiado de los malos."


◄   Introducción
- II -   ►