Observaciones del Presidente Barack Obama del 12 de junio del 2016

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


<< Discurso pronunciado por Barack Obama



MENSAJE SEMANAL: OBSERVACIONES DEL PRESIDENTE ACERCA DEL TIROTEO MASIVO EN ORLANDO ​
Sala de Prensa James S. Brady


EL PRESIDENTE: Hoy, como estadounidenses, acompañamos en duelo el homicidio brutal -- una horrenda masacre -- de decenas de personas inocentes. Oramos por sus familias, quienes están buscando respuestas con corazones rotos. Nos mantenemos unidos en solidaridad con las personas de Orlando quienes han sufrido un ataque terrible en su ciudad. Aunque todavía es temprano en la investigación, sabemos lo suficiente para decir que esto fue un acto de terror y un acto de odio. Como estadounidenses, nos unimos en el profundo dolor, en la indignación y en la determinación de defender a nuestra gente.

Acabo de salir de una reunión con el Director Comey del FBI y mis asesores del departamento de seguridad nacional. El FBI está trabajando en el lugar de los hechos dirigiendo la investigación junto con la policía local. He dado dirección de que todos los recursos del gobierno federal necesarios sean proveídos para ésta investigación.

Todavía estamos descubriendo todos los hechos. Ésta es una investigación abierta. No hemos definido las motivaciones precisas del asesino. El FBI está investigando esto apropiadamente como un acto de terrorismo. He dado órdenes de no escatimar esfuerzos para determinar la inspiración o asociación -- si hay alguna -- que este asesino haya podido tener con grupos terroristas. Lo que sí está claro es que él era una persona llena de odio. En los días venideros, descubriremos por qué y cómo sucedió esto e iremos a dónde nos lleven los hechos.

Esta mañana hablé con mi buen amigo Buddy Dyer, el Alcalde de Orlando, y le comuniqué las condolencias de todo el pueblo estadounidense. Ésta pudo haber sido cualquiera de nuestras comunidades. Así que le dije al Alcalde Dyer que cualquier ayuda que él y la gente de Orlando necesite -- ellos van a recibirla. Como país estaremos allí para la gente de Orlando, hoy, mañana y en todos los días por venir.

También expresamos nuestra gratitud profunda a todo el cuerpo policial y al personal de respuesta inmediata que se apresuraron al área de peligro. Su valentía y profesionalismo salvó vidas y evitó que la matanza fuera aún peor. Éste el tipo de sacrificio que nuestros profesionales de las fuerzas policiacas hacen cada día por todos nosotros, y nunca podemos agradecerles lo suficientemente.

Éste es un día particularmente devastador para todos nuestros amigos -- nuestros conciudadanos estadounidenses -- que son lesbianas, homosexuales, bisexuales e transexuales. El asesino eligió específicamente un club nocturno en el que personas se reunían para estar con amigos con el fín de bailar, cantar y vivir. El lugar donde fueron atacados es más que un club nocturno -- es un lugar de solidaridad y empoderamiento donde personas se han reunido para incrementar conciencia, para decir lo que piensan y para defender sus derechos civiles.

Así que este es un duro recordatorio de que ataques a cualquier estadounidense -- sin importar raza, étnia u orientación sexual -- es un ataque a todos nosotros y a los valores fundamentales de equidad y dignidad que nos definen como país. Y ningún acto de terror jamás cambiará quienes somos o los valores que nos hacen estadounidenses.

Hoy ha ocurrido el tiroteo mas fatal en la historia estadounidense. El asesino aparentemente estaba armado con una pistola y un rifle de asalto muy poderoso. Por lo tanto, esta masacre es un recordatorio más de lo fácil que es para que una persona obtenga un arma que le permita dispararle a personas en una escuela o en una casa de adoración o en un cine o en un club nocturno. Tenemos que decidir si ese es el tipo de país que queremos ser. El no hacer nada también es una decisión.

En las horas y días venideros aprenderemos acerca de las víctimas de ésta tragedia. Sus nombres. Sus caras. Quiénes eran. La felicidad que les traían a sus familiares y amigos y la diferencia que hicieron en este mundo. Les invito a decir una oración por ellos y por sus familias -- que Dios les de la fuerza para sobrellevar ésta tragedia. Y que Él nos de a todos la fuerza para estar allí por ellos, y la fortaleza y valentía de cambiar. Necesitamos demostrar que estamos mejor definidos -- como país -- por la forma en la que ellos vivieron sus vidas que por el odio del hombre que nos los robó.

A medida de que avanzamos juntos, seremos inspirados por actos heroicos y desinteresados -- amigos que ayudaron a amigos, cuidaron los unos de los otros y salvaron vidas. En la cara del odio y la violencia, nos amaremos los unos a los otros. No podemos ceder al miedo ni permitir que esto nos divida. En su lugar, estaremos unidos como estadounidenses, para proteger a nuestra gente y defender a nuestra nación, y para tomar acción contra aquellos que nos amenazan.

Dios bendiga a los estadounidenses que perdimos esta mañana. Que Él consuele a sus familias. Que Dios continúe cuidando a este país al que amamos. Gracias.

FIN
Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.