Oficio del Comandante del navío de S. M. B. Standard, Mr. Fleming al Congreso Nacional

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


Oficio del Comandante del navío de S. M. B. Standard, Mr. Fleming al Congreso Nacional 27 de julio de 1811 Excelentísimo señor:

Tengo el honor de anunciar a V. E. mi arribo a este puerto en el navío de guerra Standard de S. M. Británica, comisionado por el Gobierno español e inglés para conducir pliegos del Real Servicio y Público; y siendo extensivo este encargo a la capital de Lima, sólo me detendré aquí el precisó término para que V. E. pueda contestarme sobre los dos principales objetos a que es terminante mi misión, a saber:

Si este reino tiene elegidos y dispuestos a partir a la Península los diputados propietarios que le han de representar en el Congreso General de Cortes[1], en cuyo caso los conduciré a bordo del navío de mi mando; y en el de que no se halle aún realizada la elección, y pueda verificarse durante mi permanencia en Lima, regresaré a recibirlos, y tendré la mayor satisfacción de conducirlos a España, porque su reunión a los demás de la monarquía española de ambos hemisferios, es la confianza del pueblo español, de ellos y el deseo constante de las naciones aliadas que lo consideran el único remedio de restablecer la tranquilidad y oponerse vigorosamente al enemigo común.

El otro de mis principales encargos es la conducción de los caudales que deben remitirse a la Península, de estos dominios; objeto tan interesante en el día, que sin él no es posible auxiliar los esfuerzos que la nación española y sus aliados hacen por sacudir el [al] enemigo, quien experimenta a su pesar el poder que tiene una verdadera alianza, y un tesón constante en la defensa de la más justa causa.

La resistencia que ha opuesto la nación española al tirano le ha hecho conocer que sus intentos si tuvieron algún éxito en un principio, son desgraciados desde el momento [en] que consolidó su Gobierno en el Congreso de Cortes, estableciendo principios liberales y reformando sus antiguos abusos.

Yo mismo le vi igualar confianza al Gobierno español: pasé a Nueva España, y conduje los ingentes caudales que aquel reino remitió para la defensa de la patria, y también los señores que se hallaron en disposición de trasladarse a España nombrados para el Congreso de Cortes: recibiendo los caudales que los particulares quieran registrar para España, cuyo anuncio espero que V. E. se servirá comunicar al público.

Tengo el honor de ser atento servidor de V. E.

Carlos Elfinstone Fleming

Excelentísimo señor Presidente Gobernador del reino de Chile.

A bordo del navío de s. M. B. el Standard al ancla en Valparaíso, a 27 de julio de 1811.

Fleming.