Omar Roche Valenzuela. Gran Maestro del Gran Oriente de Chile. Santiago, 9 de Enero de 2011

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Omar Roche Valenzuela.jpg


EXPRESIONES DEL GRAN MAESTRO DEL GRAN ORIENTE DE CHILE. OMAR ROCHE VALENZUELA


Santiago, 9 de Enero de 2011 E.·. V.·.


Muy QQ.·. HH.·.: La Vida para todos nosotros, iniciados o no, se nos presenta cómo un enigma, en realidad es un Laberinto, tal como dice el V.M. Kwen Khan: “Antiguamente los laberintos se colocaban en las entradas de las catedrales góticas, como la de chartes, la de Notredam, en la catedral de Amiens en Francia. A ese laberinto se le llamaba – Absolum – el cual hace alusión a la palabra absoluto es el nivel más alto en que cualquier iniciado puede llegar y para poder a él es menester abandonar el laberinto de la existencia o lo que los maestros de la india llaman la rueda del sámara, una vez esto, libres ya de la ley del retorno y no teniendo karma que pagar puesto que el ego o yo o agregado psíquico ha sido disuelto es decir la piedra bruta ha sido cubicada se puede acceder a la verdadera vida libre en su movimiento, que es la manifestación de aquella realidad que está latente dentro de nosotros y que es parte del sagrado espacio absoluto”.

Pero no… Desgraciadamente estamos demasiado engolosinados con la vida que tenemos en la cual soñamos profundamente, y creemos que estamos viviendo solo para trabajar, gozar o sufrir y finalmente morir, con una apatía espantosa por las cosas del espíritu, creemos que estas cuestiones de tipo espiritual o religiosas son cosas para otros y no para nosotros. Para nosotros en más importante esta vida desenfrenada que atender nuestro mundo interior, porque de esto se trata el trabajo sobre sí mismo, atender los de adentro, lo que somos, estudiar nuestros defectos y darnos cuenta que lo que daña a otros también nos daña a nosotros aun así le damos importancia a aquello que no debiera ser importante, es doloroso ver como hoy día para el ser humano es más satisfactorio ganar y ganar dinero sin importar el daño que le provocamos a otro, olvidando totalmente los principios del alma que engrandecen la dignidad humana.

¿Cuál es el resultado de todo esto?

Esclavitud psicológicas de toda clase, falsos conceptos que nos degeneran el pensar; la pobreza para unos y la opulencia para otros con el consabido valor agregado de vicios y generaciones para todos, es triste que cambiemos el saber vivir en nuestro hogar, en nuestra sociedad, por estar preocupados que nuestro equipo de futbol gane el partido de la semana, como si eso remediara los conflictos que se multiplican día a día y este es el origen de los vicios que confunden el sabio uso de la libertad.

Muchos me preguntan porque mis trabajos son tan llenos de críticas, eso es muy sencillo de contestar: todo aquello que observo en mi alrededor, es un reflejo de lo que tengo interiormente y eso lo observo en cada uno de mis semejantes, por lo tanto no puedo hablar de aquello que no tengo en el fondo, es una crítica al sí mismo. Hay muchos que dicen que viene una época dorada para la humanidad, no sé de dónde han sacado eso. Para que haya una época dorada es menester que exista gente que provoque ese fenómeno, no se puede negar que por efectos de la ley de evolución los primeros tiempos de una era sean dorados, pero que tengamos una época dorada con lo que la humanidad es ¡IMPOSIBLE!

¿Creen ustedes acaso que pueda existir una época dorada con los crímenes que día a día ensucian la historia de éstos tiempos? ¿Creen ustedes que con la prostitución de toda clase, de la pedofilia, drogas, alcohol, fiestas degeneradas, homosexualismo y lesbianismo pueda haber una edad de oro?

Tal vez sea una edad de oro para todos ellos que solo buscan la satisfacción de sus pasiones y de sus vicios, pero no para aquellos que buscan algo dentro de sí mismos.

La masonería es una fraternidad cuya finalidad es la de servir de puente entre el llamado circulo interno de la humanidad y el circulo externo o profano, estamos como masones llamados a darle al hombre libertad, no dolo en relación con los demás, sino en relación con el mismo…


Omar Roche Valenzuela.

Gran Maestro del Gran Oriente de Chile.

Santiago, 9 de Enero de 2011 E.·. V.·.