Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/290

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
279

por todas aquellas torres y mezquitas, fué cosa de tanta lástima, que nos renovó todas nuestras tribu- laciones pasadas. E los traidores de aquel pueblo y de otros á él comarcanos, al tiempo que aquellos cristianos por allí pasaron, hiciéronles buen recibi- miento, para los asegurar y hacer en ellos la mayor crueldad que nunca se hizo, porque abajando por una cuesta y mal paso, todos á, pie, trayendo los caballos de diestro, de manera que no se podian aprovechar dellos, puestos los enemigos en celada de una parte y de otra del mal paso, los tomaron en medio, y dellos mataron, y dellos tomaron á vi- da para traer á Tesáico á sacrificar y sacarles los corazones delante de sus ídolos (1); y esto parece que fué así, porque cuando el dicho alguacil mayor por allí pasó, ciertos españoles (2) que iban con él, en una casa de un pueblo que está entre Tesáico, y aquel donde mataron y prendieron los cristianos, hallaron en una pared blanca escritas con carbón estas palabras: «Aquí estuvo preso el sin ventura de Juan Yuste.» Que era un hidalgo de los cinco de caballo; que sin duda fué cosa para quebrar el corazón a los que lo vieron. Y llegando el dicho alguacil mayor á este pueblo, como los naturales


(1) Los ídolos se emasaban con sangre humana ó se ro- ciaban con ella (2) Es el pueblo de Zultepec, antes del que estaba es- crito con carbon: “ Aquí estuvo preso el sin ventura de Juan de Yuste," que es el que aconsejó á Narvaez que prandiese

á Juan Velazquez.