Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/91

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


80

farán para siempre, por lo que adelante vuestra majestad verá.

Y así estuve sin salir de aquel aposento y real que allí tenia seis ó siete dias, porque no me osaba fiar dellos, puesto que me rogaban que me viniese á una ciudad (1) grande que tenian, donde todos los señores desta provincia residian y residen, hasta tanto que todos los señores me vinieron á rogar que me fuese á la ciudad, porque allí seria bien recibido y proveido de las cosas necesarias, que no en el campo. Y porque ellos tenian vergüenza en que yo estuviese tan mal aposentado, pues me tentan por su amigo, y ellos y yo éramos vasallos de vuestra alteza; y por su ruego me vine á la ciudad, que estás seis leguas del aposento y real que yo tenia. La cual ciudad es tan grande y de tanta admiración, que aunque mucho de lo que della podria decir deje, lo poco que diré creo que es casi increible, porque es muy mayor que Granada (2) y muy más fuerte, y de tan buenos edificios y de muy mucha más gente que granada tenia al tiempo que se ganó, y muy mejor abastecida de las cosas de la tierra, que es de pan y de aves y caza y pescados de los rios, y de otras legumbres y cosas que ellos comen muy buenas. Hay en esta ciudad un mercado

(1) Hoy llamada Tlaxcala. (2) En las ruinas, que uan hoy se ven en Tlaxcala, se conoce que no es ponderación. La abundancia de trigo ó de maiz es notoria y eso quiere decir Tlaxcala, tierra de pan.