Página:2 Víctimas del Chic-Primera Edición.pdf/101

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

VÍCTIMAS DEL CHIC. 85


asco en la gente de bien, — para la que no había ni moral, ni respeto humano, ni Dios, ni eternidad.

¡Y esa era la mujer en cuyas manos había caído Yolande, de la que iba á sacar todo provecho para divertirse en las fiestas que la haría dar en la vida chic! ¡Y esa era la mujer por quien la santa madre de Yolande pedía al cielo la trajese al buen camino desde que oyó horrorizada que había dicho que nada la divertía más que el pecado mortal!!!

X

La Baronesa no perdió tiempo y quiso que Yolande diera un baile en seguida, yendo á la casa para visitarla y dar sus órdenes. Todo lo encontró de muy buen gusto, y comprendió que no era el de una ricacha de provincia, sino de un entendido parisiense; pero fingió mil cumplidos á Yolande, que aceptó ufana, olvidando al buen primo á quien lo debía. La Baronesa indicó en donde debían ponerse las plantas y flores, la orquesta, el aparador y mesitas para cenar después del cotillón, calcu-