Página:2 Víctimas del Chic-Primera Edición.pdf/126

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
110                       JOSÉ MANUEL HIDALGO.


                              CÚARTA PARTE.
                                   I

Yolande tuvo que resignarse á no hacerse ver con sus primos, en lo que ganaron todos, pues les habria. primeado los oídos con su parentesco y títulos, y sus nobles alianzas que hinchaban su vanidad. Se consoló en ese círculo chic de que era la Baronesa directora espiritual y de placeres, y aun pudiera decirse de enredos y chismes, tomando como entretenimiento iniciar y dirigir á Yolande en esa vida de que no sería digna a no obrase como ese conáculo retozón y mal sano. También le convenía explotarla pues siendo rica y dócil sus consejos ó mandatos, daria comidas, veladas, tés y tomaria palcos, de que ella aprovecharía sin tocar a su propio bolsillo. -¡Amiguita mia!- empezó por decirle- ya que usted es de las nuestras, preciso es hacer lo que nosotras, y deje esos hábitos que tanto se critican y la ponen en ridículo, si, en ridículo. ¿Por qué va