Página:Acústica elemental (1892).pdf/9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
7
PRÓLOGO.

guramos, sin embargo, por la concordancia entre los hechos de experiencia y la teoría que los supone el efecto de una vibración y sus ondas llevada hasta sus más remotos límites. Quien haya llegado á formar juicio exacto de las diversas manifestaciones del movimiento sonoro, fácilmente acomodará el conocimiento adquirido al estudio de las vibraciones etéreas; sin aquella base, la imaginación se halla falta de los elementos necesarios para la representación completa del fenómeno, y no llega á ver sino quiméricas hipótesis en las teorías admitidas.

Las precedentes consideraciones nos han inducido á publicar esta monografía, iniciando al propio tiempo un camino que seguramente puede resultar provechoso. Basta para convencerse de esto último, tener en cuenta que la publicación de un tratadito especial es empresa más asequible á los escasos medios con que solemos contar los que nos dedicamos al magisterio, que la de una obra completa, y que si éste se juzga útil para la enseñanza, su adopción no implica la necesidad de sustituir un libro por otro, lo que puede ofrecer verdaderas dificultades, pues si en alguna de sus partes resulta uno de ellos deficiente, comparado con otro de la misma clase, puede el primero ser preferible al segundo bajo otros conceptos; y que, después de todo, no habría inconveniente alguno en estudiar la asignatura sirviéndose de tratados especiales de cada una de sus partes, y aun podría suceder que se hallara en esto indudables ventajas, por adaptarse cada uno de ellos al programa del profesor mucho mejor que pudiera hacerlo un tratado completo.

Cuatro palabras sobre el plan de nuestro libro. Hemos dividido éste en tres partes atendiendo á la mejor distribución de su contenido: en la primera, se hace el estudio de la naturaleza, cualidades y propagación del sonido, sin preocuparse del cuerpo sonoro; en la segunda, la del sonido, tomando en cuenta las modificaciones del cuerpo que lo produce, de donde se deriva el conocimiento de la naturaleza compleja de la casi totalidad de los sonidos, así como el del análisis y la síntesis de los mismos; y la tercera se destina á estudiar la composición de los movimientos vibratorios con la extensión indispensable para el conocimiento del importante fenómeno de las interferencias y las novísimas teorías de las consonancias y disonancias. Del contenido y método de exposición de cada una de ellas, poco hemos de decir; sólo queremos dejar consignado que nuestro objeto no ha sido el de hacer un tratado completísimo, sino un libro metódico y sencillo, en el que, dentro de los límites de la enseñanza elemental, se halle todo lo necesario á los fines de que queda hecho