Página:Canciones Surianas.djvu/26

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
27

todos los insectos que á su paso encuentran,
vampiros aleves, los tornan cadáveres.
¡Oh los traicioneros, oh los malhechores,
 oh los criminales!
Doré á los dragones que grabó en las páginas
 del libro de Dante,
no les dio el aspecto que tenéis vosotros,
 viles alacranes....
 
¿Qué loco poeta, qué astrónomo iluso
 en sus ideales,
entre las miriadas de rubias estrellas
pudo distinguiros bellos y radiantes?
¿Por qué formáis parte de los misteriosos
 signos zodiacales?
¡Cómo tiemblas, niña; tal parece al verte,
 pálida y cobarde,
que en el seno llevas un grueso puñado
 de esos alacranes!

¡Oh criolla, mi criolla de ojos negros, como
dos lagos que asombran lúgubres frondajes;
la que tiene fina vellazón dorada
 en la tez suave;
la que muestra labios frescos y purpúreos