Página:Canciones Surianas.djvu/44

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
45

y sus ojos por brillantes,
por serenos é impolutos
se parecen á los fintos
del agreste capulín.
 
Es del Sur: de esa comarca
de productos tropicales,
la de vastos cafetales
que fecunda el ígneo Sol;
de esos campos donde cruza
Atoyac el altanero,
y donde abre el bananero
su chinesco parasol.

No bien llueve en los alcores
rosas pálidas la aurora,
cuando vase la pastora
á un estanque entre el juncal;
y allí baña con deleite
de la linfa en los cristales,
los hechizos sensüales
de su cuerpo escultural.

Y comienza su trabajo:
se dirige á la majada,
y entre toda la vacada