Página:Canciones en la noche.djvu/106

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 104 —

El señor Donoso se equivoca. ¡Claro está! Ogaño y hoy tienen el mismo significado y sin duda que ha querido decir que el antañesco arte retórico ha sido ogaño renovado por el ingenuo y fresco del moderno.

Varios renglones más abajo, dice:

«Espantarán a muchos sus raras locuras verbales».

¡¡¡Nó!!! no espantarán a nadie, cuando más sorprenderán a muchos...

«En fuerza de comenzar a reconocerse en los otros acabará por dar en los propios aledaños de su personalidad».

El autor de «La Gruta del Silencio» no ha imitado a Andrés Chabrillón, Evaristo Carriego o Raúl Mendilaharsu como nos dice el prologador, por el contrario es «una personalidad curiosa, fuerte y original.

Protesta que los versos son escasos de armonía. ¡Lamentable error!... no son rotundos y atronadores como los de Herrera, Núñez de Arce, José Santos Chocano, pero son estrictamente armónicos.

En esto nuestro poeta se ha guiado por estas célebres frases de Verlaine: «La poesía es un perfume» «A la elocuencia torcerle el cuello».

Hay una estrofa que reza:


«Un carnaval veneciano
con algo de «Fetes galantes»
con algo muy verleniano
«avec plusiers des amantes».


Esto ha dado ocasión para que el crítico aludido lo comentara de esta suerte: