Página:Canciones en la noche.djvu/118

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 116 —

compatriotas antecesores o contemporáneos. Si a un caso han recibido la influencia de toda una escuela, no de uno que otro poeta aislado.

Algo hemos adivinado de las ideas de este poeta por los artículos de prosa insertos en la revista «Azul» que tuvo a bien enviar a nuestra reducción junto con su libro «La Gruta del Silencio».

En la prosa se parece a Vargas Vila, me decía un amigo leyendo sus artículos. En realidad no es así, porque si bien es cierto que tiene el mismo estilo cortado del colombiano, también es innegable que sus frases no son pomposas, ni azucaradas, ni llenas de floreos inútiles como las de Vargas Vila. Tiene el estilo cortante y sentencioso que todos han bebido en la biblia, tanto Nietzsche como Hugo como Whitman.

Es lamentable que críticos estudiosos se dejen influenciar por el primer golpe de vista.

¿Qué diría de esto mi amigo González Blanco que tanto medita sobre cada cosa? Ya ha prometido tocar este punto y seguramente dirá cuatro palabras muy acertadas y justas.

El señor García tiene una manera propia de fabricar las frase, haciendo a veces saltar la idea repentinamente y otras valiéndose de raras dislocaciones de magníficos resultados en el conjunto.

Lo mismo en el verso tiene ideas finísimas que apenas apuntan vagamente y dicen un mundo a los cerebros cultos y prontos.

Sin duda alguna «La Gruta del Silencio» al ser conocida de toda América y España, causará una verdadera revolución y creemos que en su país no se le ha dado la debida importancia a juzgar por los diarios y revistas.

Yo le aplicaría a este poeta las palabras de Manuel Cardia sobre el que fué admirable artista, Vi-