Página:Castro Cambon Cajita de musica.djvu/20

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada

Aspiro suave fragancia:
la madreselva está en flor.
Las flores de madreselva...
¡cuánto me dice su olor!
Pero esta vez, madreselva,
no me detienes. ¡Perdón!

A mi izquierda tengo el patio
de donde viene e1 rumor
persistente de la lluvia
que mucho he pedido a Dios.
Tampoco esta lluvia, objeto
de tanta, tanta oración,
detiene mi pensamiento
que, caprichoso y veloz,
vuela del libro a la lluvia
y de la lluvia a la flor.
¿Por qué fijarlo no puedo?
¿Tendré yo la culpa? No.

18 —